Alquimia y proyección astral

“Hay tres puertas a las cuales el cazador de almas (animarum venator) se aventura a unir: “Visión,  audición, e imaginación”. Si ocurriera que alguien pasara a través de esas tres puertas, las  uniría con más fuerza, y las sujetaría más firmemente” – (“Theses de Magia”, Vol. LVI:91 – Giordano Bruno)

La proyección astral, o viaje astral, es una experiencia fuera del cuerpo, tanto si se consigue en estado de vigilia, como mediante el sueño, o también bajo la meditación profunda. Algunas teorías mantienen que la proyección astral es el espíritu, o cuerpo astral, que ha abandonado el cuerpo físico y empieza a moverse en otra dimensión, también conocido como el plano astral, o mundo de los espíritus. El concepto de proyección astral se lleva practicando desde hace miles de años y hay constancia de que también se llevaba a cabo en la antigua China.

La relación de la alquimia con la proyección astral se encuentra en los experimentos, y estudios, llevados a cabo por los alquimistas renacentistas, así como por los magos, además de por los cabalistas, y especialistas, en algunas ramas de las ciencias ocultas. Hay mucha información acerca de estos temas gracias a los estudios hechos por Johannes Thrithemius (Alemania, 1.462-1.516), Paracelso, (Suiza, 1.493-1.541), Cornelius Agrippa, (Alemania, 1.486-1.535) etc., que, entre otros, mantenían que la alquimia era, en gran parte, un sistema que también servía para llevar a cabo el viaje astral. Se tienen noticias de que sus predecesores en la Grecia antigua mantenían discrepancias sobre las proyecciones astrales, y todas las experiencias relacionadas con ellas. Se decía entonces, y se sigue diciendo ahora en ciertos círculos, que las técnicas y las nuevas formas de interpretar los símbolos tradicionales, la alquimia, y la proyección astral, establecen todo un proceso para llevar a efecto las experiencias fuera del cuerpo.

En algunos de estos antiguos tratados sobre alquimia y proyección astral, podemos encontrarnos con la teoría de las Siete Puertas, y la forma en que se exploran las siete etapas de la transmutación alquímica y sus símbolos correspondientes, y que son utilizadas por los alquimistas místicos para acceder al Macrocosmos (considerado como plano astral).

La teoría desarrollada por los alquimistas, y cabalistas, mantiene que dentro de nuestro cuerpo físico hay varios órganos de percepción psíquica conocidos como centros-psico-espirituales en el lenguaje moderno esotérico, y como chakras en sánscrito. Estos centros corresponden a varios niveles de la fisiología del cuerpo humano, que es una sola base, es decir: el sistema nervioso y el plexo solar.

Según esta teoría la proyección astral se provoca, a menudo, a través del plexo solar, pero para muchos estudiosos esto puede resultar una experiencia tan desconcertante como inquietante. Otras experiencias, y experimentos, son únicamente visuales, como el aumento del propio cuerpo como si se tratara de una masa neblinosa, o como tener un segundo cuerpo de luz al lado del cuerpo físico. Se dice que los más experimentados pueden proyectar su propia consciencia a través de los centros superiores en el mismo momento de su fallecimiento, por lo que se entiende que pueden morir conscientemente.

Otras teorías

Otras teorías, y diferentes estudios, mantienen que el subconsciente (soñando) contiene el cuerpo espiritual, o astral, lo cual significa que al caer en el sueño, o al despertar, tenemos la sensación de ser sacudidos de forma violenta. La mayoría de nuestros sueños no son recordados por la mente consciente, lo cual indica que se estaría convirtiendo la experiencia astral en algo demasiado abstracto como para ser entendido, y analizado. Sin embargo, algunos otros estudios señalan que en la mayoría de los viajes astrales se pueden ver fantasmas, o espíritus, como una aparición lúcida que recorre la tierra.

Algunas religiones prohiben la práctica de las proyecciones astrales porque mantienen que el alma contiene la razón, el pensamiento, los recuerdos, las emociones, las actitudes, las creencias, y que al dejar el cuerpo durante un estado de letargo, indefenso, puede provocar que se desarrollen creencias extrañas y que la realidad se interprete de forma diferente a la normal. Esas religiones mantienen que el alma humana, cuando se separa del cuerpo durante el sueño está desprotegida de la Iglesia, y entonces se convertiría en vulnerable y los demonios podrían abusar de ella.

La realidad es creada por la proyección del conocimiento (pensamiento) al mundo físico. En la proyección astral hay cinco cuerpos sutiles, y la mente consciente es la que cuando abandona el cuerpo físico se mueve por el cuerpo astral. Todas las tradiciones coinciden en que el espíritu en su proyección permanece unido al cuerpo mediante un cordón umbilical de plata, o plateado. Algunas personas pueden ver el cable que los une en su propio viaje astral. Es importante estar muy relajado cuando se hace uno de estos viajes, pero también hay que tener en cuenta que fuera del cuerpo físico, en la proyección astral, puede hacer mucho frío. En el viaje astral somos conscientes de todo lo que uno se encuentra en el camino, pero siempre y cuando estemos totalmente fuera del cuerpo físico.

Conviene recordar que la proyección astral también está asociada con la muerte física y lo que sucede después de la vida. En este sentido hay dos formas de pensamiento: una es la mística y la otra es la física. Sin embargo, otros estudiosos, y algunos científicos, indican que es del todo imposible que el espíritu deje el cuerpo, y que el plano astral es un viaje dentro de uno mismo, es decir: la introspección. Una de las señales iniciales representa un alejamiento de la realidad, lo cual da por hecho que este punto de vista puede tratarse de una progresión lógica de que la realidad externa es, en realidad, un estado creado internamente.

El sistema místico incluye gran variedad de creencias y mapas astrales que están ligados entre si por el convencimiento de que la proyección astral tiene lugar fuera del cuerpo físico. En esta filosofía se cree que el espíritu tiene una energía más sutil y puede volar fácilmente fuera del cuerpo físico. Se mantiene la teoría de que la consciencia se transfiere a un cuerpo secundario, cuerpo etérico, para permitir los viajes astrales. El cuerpo sutil está unido al cuerpo físico por medio de una conexión de energía que normalmente tiene la forma de un cordón umbilical de plata.

Proyección astral etérea

Las personas que han llevado a cabo los viajes astrales cuentan sus experiencias y no suelen variar de unas a otras, incluso sin conocerse entre sí. Estos viajes se han hecho durante siglos por la curiosidad innata del ser humano de conocer otros mundos diferentes a los que ya conocemos. Los entornos de los viajes pueden variar desde un sitio muy poblado, o ruidoso, a un sitio muy tranquilo, o sitios abstractos, o terribles, dependiendo del viajero. Sin embargo, todos los viajeros coinciden a la hora de decir que las leyes físicas no se aplican porque pueden volar, o flotar. Los colores son vivos, y algunos los describen como fascinantes. Los viajeros pueden ir de un sitio a otro, o de un reino a otro. Pueden ver cosas del pasado, y también del futuro. La teoría de que el tiempo no existe se puede comprobar en el plano astral, también en los planos superiores, pero no hay relatos de secuencias de eventos puesto que no hay tiempo, ya que no existe. Algunos eruditos mantienen que todas las personas que sueñan, en realidad están viajando fuera de su cuerpo hacia el mundo astral experimentando movimientos comunes como en la vida real: caminar, caerse, hablar, pero sin espacio de tiempo, puesto que la zona astral carece de él.

Esta proyección astral se considera etérea ya que puede moverse fuera del cuerpo del forma invisible como si se tratara de un fantasma. Pero los viajeros han experimentado poco control de la mente en sus viajes, excepto cuando quieren alcanzar esa zona, o permanecer en ella, y ser testigo de los acontecimientos en tiempo real. En los círculos teosóficos occidentales mantienen que cada cuerpo sutil funciona de forma diferente. Puesto que el cuerpo etérico, y el astral, no son los mismos, no pueden participar en el mismo tipo de actividad. Algunos eruditos varían en sus teorías considerablemente.

Para algunos el cuerpo etérico es en realidad un vehículo utilizado en un viaje astral. Algunas logias masónicas han publicado estudios sobre la región etérica y el cuerpo etérico, así como la relación que tienen con el estado físico del ser humano. Para éstos, y para las sociedades teosóficas, el estado etérico y astral son, en realidad, lo mismo que el físico, sin embargo “descansa” a una frecuencia ligeramente diferente de la material normal. Algunos psiquiatras mantienen que el viajero alcanza la habilidad psíquica de un vidente. Y otros mantienen que el cuerpo etérico es un órgano que funciona de forma independiente del plano físico.

Algunos autores han explicado que el doble etérico puede ser separado del cuerpo físico. Este doble etérico es la parte duplicada, o exacta, del cuerpo (físico) a la que pertenece y es separable de ella. Cuando se separa, el cuerpo se convierte en invisible para el clarividente como si fuera una réplica exacta del mismo, unido a ella por un hilo muy delgado.

Otros eruditos mantienen que el cuerpo etérico, no astral, es el verdadero individuo, y que su función es permitir que las capacidades psíquicas salgan a la superficie real, y que la proyección astral no es en absoluto parte de las acciones del cuerpo etérico, ya que es mas bien un estado mental, es decir: de ensoñación.

Proyección mental

Es la proyección del cuerpo astral al plano mental a través del uso de la energía mental, mientras que en la proyección astral, o etérica, la fase mental es un proceso diferente utilizado para proyectar directamente en el plano mental. El cuerpo sutil que activa el plano mental es el cuerpo mental que está compuesto por la conciencia intelectual en general. El medio ambiente en el que se encuentra el viajero es generalmente muy colorido, y forma un caleidoscopio de la naturaleza, igual que el astral, y el cambio se hace de forma consciente. La diferencia entre uno y otro es que incluso las funciones matemáticas, y los pensamientos del viajero, se manifestarían en apariencia física y no abstracta. La zona que separa los planos astrales y mentales se la conoce como “Registros Akásicos”, y se trata de una biblioteca de conocimiento del pasado, del presente, y del futuro. Hay muchas teorías sobre las percepciones de estos Registros, y el plano mental difiere a la hora de proyectarse al viajero, pero mantiene que los Akásicos van a aparecer de forma diferente como si fuera una biblioteca con variedad de personas en momentos distintos, y que el futuro nunca es completo ni claro, pero también se puede cambiar con cierta frecuencia la visualización para el viajero.

De la clarividencia y el cuerpo de la luz

Otras teorías mantienen que dentro del cuerpo humano hay otro cuerpo de aproximadamente el mismo tamaño y forma, es decir: como una regla general, pero puede ser alterado en muchos aspectos. Sin embargo, no es solo importante que el cuerpo de la luz salga fuera del cuerpo físico, sino que hay que hacer que el cuerpo de la luz coincida en el espacio con el cuerpo físico, y asuma la forma divina, y vibre con la energía para, a continuación, recuperar la unidad de la consciencia. Las técnicas para llevar a cabo este experimento son muy concretas y si no se siguen a rajatabla se corre el riesgo de que ese cuerpo de luz vague por el plano astral de forma incontrolada.

En un viaje de proyección astral hay que seguir las normas indicadas por los especialistas, y evitar correr aventuras de consecuencias imprevisibles. Hay que proceder con mucha cautela y seguir las indicaciones recibidas por los entendidos en la materia. Con el tiempo, el cuerpo de luz será tan fuerte contra los espíritus, como su anterior cuerpo lo era contra los vientos del cielo. Todo dependerá del desarrollo que haga cada uno de ese cuerpo de luz. Pero para ello, el viajero debe estar provisto de un organismo tan equilibrado como su hermano, es decir: el cuerpo material.

La proyección astral es una interpretación de la experiencia fuera del cuerpo (OBE) que asume la existencia de un cuerpo astral separado del cuerpo físico que es capaz de viajar fuera del mismo. Este sale del cuerpo y viaja en el plano astral. La idea del viaje astral tiene su origen en el conocimiento de la vida futura en todas las religiones y las civilizaciones en la que  la consciencia, o viaje del alma, o ascenso, es descrito como: “experiencia extracorporal en la que el viajero espiritual abandona el cuerpo físico y viaja en su cuerpo sutil a los reinos superiores”, y que ha sido asociado con frecuencia con los sueños y algunas formas de meditación profunda.

Pero a pesar de todas las experiencias vividas, no hay evidencia científica de que una persona puede dejar conscientemente su cuerpo y llevar a cabo un viaje astral. Todo lo relacionado con estos temas está considerado como pseudocientífico. También se sabe que algunos pacientes han tenido experiencias similares a los viajes astrales, pero inducidas con medicamentos alucinógenos, o hipnosis, pero nunca estando relajados y sin medicación.

María de Gracia

www.lectura-tarot.com

www.lecturatarot.com

http://blog.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía:

– “Theses de Magia”, Vol. LVI – Giordano Bruno

– Gold: Israel Regardie’s Lost Book of Alchemy

 – “The Alchemist’s Handbook” – Frater Albertus

– “El cuerpo etérico del hombre” – Editorial Teosófica

“Psychic Self Defens” – Dion Fortune

Fotos de:

http://www.deviantart.com/browse/all/?section=&global=1&q=augusto+peixoto

www.deviantart.com

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>