El Angel del Pavo Real (Yazidismo)

“Cuando matas a alguien, te matas a ti mismo”. Yezidi Faqir

Algunos eruditos mantienen que la religión Yezidi (o Yazidi) es la más antigua del mundo, y sus leyendas dicen: “Dios vino a la tierra y trajo a cuatro de sus ángeles con El, y los seguidores se llamaban: “viento, agua, tierra y fuego”, y Dios empezó a dar vida a la tierra, pero también a los mares”. La palabra “merkava” (el carro) aparece por primera vez en los escritos de esta religión, y según ésta:”Dios estudió bien la creación que había hecho y decidió crear también a Adán, mientras daba vida a otros siete planetas”.

Los orígenes de esta religión son algo confusos ya que algunos estudiosos dicen que empezó en la India, pero, sin embargo, otros indican que nació en la antigua Mesopotamia donde todavía se sigue practicando. Y de acuerdo a los primeros registros escritos que se tienen de ella, y que datan del siglo doce (XII) de nuestra era, sabemos que esta religión tiene 5.000 años de antigüedad, y que fue creada 3.000 años antes de la llegada de Jesucristo. También se sabe, por estos mismos escritos, que el rey persa Darío I, en el año 529 a.C., trató de borrar las huellas de esta religión obligando a sus seguidores a adoptar la nueva de Zoroastro, que ya estaba extendida por todo el imperio persa.

Según algunos historiadores la palabra Yazidi, o Yezidi, tiene sus raíces en la lengua farsi (persa) antigua: “ez Xwede”, que significa: “fuí creado por Dios”, aunque otros la traducen como: “seguidores del camino verdadero”. Y otros mantienen que esa palabra es una derivación de la palabra persa: “yazdan”, que significa: “Dios, y “yazata”, que significa: “divino”, o “ser angélico. Sin embargo, otros eruditos han asociado la palabra con un califa musulmán de la dinastía Omeya llamado Yazid, que potenció esa religión y obligó a sus súbditos a seguirla.

En la teología Yazidi (o Yezidi), un Dios trascendental absoluto (Hâk o Haq) abarca todo el universo, así como el “heptad”, o “siete misterios”, o “siete ángeles”, que sostienen la vida en el universo y pueden encarnar a siete personas, o siete emanaciones comparables a los siete aspectos del Anunnaki, del dios Anu, de la antigua religión mesopotámica en la que se incluyen a Melek Taus (el ángel del pavo real, o rey) que es el mismo que el dios Dumuzi, hijo del dios sumerio Enki, también divinidad principal en los escritos Yazidi, y en la cual también aparece el dios sol de la fe, que es conocido como Mitra en algunas antiguas religiones. Por lo tanto se cree que la religión Yazidi continúa las tradiciones y teologías mesopotámicas, pero bajo la influencia de la religión de Zoroastro.

Y según la Enciclopedia de Oriente, la razón de la reputación de los Yazidíes de ser “adoradores del diablo” se debe al nombre de “Melek Taus”, y “Shaytan” (Satanás), que es el mismo nombre que el Corán da a Satanás (Melek Taus). El resto de países de la antigüedad ha mantenido durante muchos siglos que los creyentes yezidíes han seguido al pie de la letra el: “kitab-al-Jilwa”, también conocido como “El Libro del Apocalipsis”, para honrar a su símbolo y su imagen, y calificaban ya entonces a los yazidíes como: “seguidores del diablo”, sin embargo, otras religiones de la zona donde habitan actualmente (Irak, Irán, Turquía) consideran que son herejes musulmanes, o herejes cristianos, pero herejes en cualquier caso. Y los seguidores de Zoroastro persas mantienen que los yazidíes son una rama de su religión, y tan antigua como la suya.

Melek Taus

En la religión Sumeria se encuentra también el Angel del Pavo Real representando al dios de la tierra, Enki, quien también era de la Sabiduría, así como la serpiente del Arbol de Dilman, el Edén para los sumerios. Los sumerios podrían haber adoptado estas creencias de los yezidi hindúes, aunque también podría ser al contrario.

Su ídolo principal era un ángel-demonio llamado “Melek Taus”, que en un principio era un ángel benéfico, luego rebelde, y, después redimido, ya que al poco de rebelarse, y llorar durante mas de siete mil años, sus lágrimas llenaron siete jarrones con los que se pudieron apagar los fuegos del infierno. En el arte y la escultura, Melek Taus es representado como un pavo real.

Algunos antiguos cristianos, y musulmanes, asocian a Melek Taus con Lucifer o Shaytán (Satanás). Sin embargo, los yazidíes dicen que su Dios es el demonio para otras religiones, pero no para la suya. Y según sus tradiciones veneran al ángel del pavo real, “Melek Taws”, que se supone que es Lucifer, ya que según sus leyendas, éste se rebeló contra Dios por haber dado a la humanidad la sabiduría. Dios lo perdonó y lo convirtió en su ángel predilecto.

Estatua de Pazuzu – Museo del Louvre – París

Uno de los ídolos venerados en la antigua Mesopotamia era un ángel rebelde llamado: Pazuzu, considerado como el rey de los demonios del viento, hijo del dios Hanbi, en la mitología Sumeria, Asiria y Acadia. Para los sumerios, Pazuzu también representaba el viento del suroeste que traía las tormentas, y era el portador de la peste y las plagas, además del delirio y de la fiebre.

Y los yazidíes también rinden pleitesía a un ángel-rey de los demonios llamado Pazuzu al que se representa con cuerpo de hombre, cabeza de león o perro, cuernos de cabra en la frente, garras de ave en vez de pies, dos pares de alas de águila, cola de escorpión y pene con forma de serpiente. También se le representa con la palma de la mano derecha hacia arriba, y la izquierda hacia abajo. Esta posición de las manos simboliza la vida y la muerte, o la creación y la destrucción.

En la antigua civilización Sumeria, Pazuzu era uno de los Siete Demonios Malvados, y era invocado para que hiciera volver a los infiernos a otros demonios malvados. A pesar de ser Pazuzu en principio un ser maligno, no era del todo hostil al hombre, pues su imagen se usaba en amuletos para rechazar a su consorte y enemiga, Lamashtu, un demonio femenino que se alimentaba de recién nacidos y de sus madres. Este amuleto se colocaba en la madre, colgado de su cuello, y en el niño, mientras que otros más grandes se colocaban en una pared como protección para ambos.

La gran mayoría de los yezidíes vive en la región montañosa de Kurdistán, en las fronteras de Turquía, Siria e Irak. Como grupo étnico, los yezidíes son kurdos: viven en Kurdistán y hablan kurdo. Sin embargo, sus creencias religiosas son distintas de las de sus compañeros kurdos.

Los historiadores, antropólogos y sociólogos, clasifican a los Yezidi como un grupo religioso. Los mismos Yezidi ven a su identidad religiosa como el único factor determinante más importante del Yezidismo. Para ser Yezidi, uno debe nacer en la fe – ninguna conversión por un forastero es posible.

Los Yazidi mantienen que son descendientes de Adán, una vez que Adán y Eva se hubieran separado y viajaran a lugares distintos, y en la ciudad de Ladish, el Paraíso, Adán, por si mismo, dio a luz a un hijo. Muy apenada por este incidente, Eva pidió a Dios ponerse a la altura de su marido, y dar a luz, por si misma, a una niña. Atraído por su belleza, Adán entonces unió a su hijo con la hija de Eva, y los Yezidi consideran que ellos son sus descendientes.

La tradición Yazidi indica que el ángel pavo real, “Melek Taus”, envió a sus siervos a la tierra, es decir, a los Yazidi, pero aquí la tradición oral, y escrita, se mezclan con la superstición y la ignorancia, lo cual hace imposible llegar a ninguna conclusión sobre la verdadera historia de los orígenes de este pueblo. Otras ramas de los Yazidi mantienen que solo descienden de Adán, y no de la unión con la hija de Eva, y por eso ellos son mas nobles que todos los demás, y establecieron castas (cuyo sistema social y religioso se extendió por Oriente). Otros mantienen que fué Eva la que creó la raza sin ayuda de Adán, y cada una de las ramas mantiene que eran los únicos sobre todas las demás religiones de la zona, y para no discutir acordaron poner sus semillas en jarrones separados y sellarlos, y a los nueve meses, cuando los abrieron, pudieron ver que en el frasco en el que habían puesto las semillas de Adán se encontraron dos niños, un varón y una hembra. Y de estos dos descendientes nacieron los Yazidi.

Sus tradiciones orales mantienen que los Yazidi eran ya una raza sobre la tierra antes de que existiera cualquier otra raza, y que vivieron en el Jardín del Edén en una gran área cerca de la ciudad de Lalish, en Irak. Y que durante, y después del Diluvio Universal, alrededor del año 4.000 antes de C., los Yezidi se dispersaron por diferentes países del norte de Africa, Asia, India, pero volvieron nuevamente hacia el año 2.000 antes de C., a su lugar de origen y desempeñaron un papel importante en las civilizaciones mesopotámicas y de Oriente Medio en general. Las tradiciones dicen que éstos colaboraron en todas las antiguas civilizaciones aportando su sabiduría y conocimientos, ya que eran muy extensos. Ellos mantienen todavía que su religión es la mas antigua del mundo y que son unos seres superiores, o privilegiados de acuerdo con su sagrado origen, y su calendario es 4.750 años mas antiguo que el calendario cristiano, 990 años mas que el calendario juliano, y 5.329 años mas antiguo que el calendario musulmán.

La tradición escrita dice que todo comenzó con el hecho de que: “Dios se creó a sí mismo. Entonces se creó el Universo. Allí, Dios estaba en medio de un espacio sin tiempo. Dios lo llenó de agua y todo lo que se necesita para construir el mundo material. Se crearon las religiones. Dios las dio varios colores”.

“Dios separa la explosión resultante, y el universo emergió.”

Cada mes de abril, los Yazidis celebran su fiesta ese día. Hay huevos de colores brillantes y las casas están decoradas con flores. Todos los miércoles de la semana es un día santo para ellos.

“Dios creó a partir de sus siete ángeles de luz. Estos guiarán a los planetas en la dirección correcta y ayudarán en la formación de la Tierra. Además, los diversos ángeles simbolizan las leyes de la naturaleza. Los siete ángeles, y los planetas, también están asociados al sistema solar”.

Los yazidíes son adoradores del sol, ya que el sol es una prueba visible de Dios para ellos.

Taws-i Melek

“El más importante de los siete ángeles es: Tawsi Melek (Melek Tausi). El primer y más importante mandamiento de Dios era que los ángeles son capaces de someterse a nadie más que a Dios.

“Dios ordenó a todos inclinarse ante El. Todos lo hicieron excepto Tawsi Melek. Era una prueba, y este angel no ha olvidado el primer mandamiento. Así que este ángel se convirtió en el supremo de todos los ángeles.”

 

Entrada al templo de Lalish – Norte de Irak

En el Islam, existe una historia similar: “Iblis se negó a inclinarse ante Dios. Sin embargo, él no hizo esto por arrogancia. Dios lo envió al infierno, y es lo que simboliza el diablo”.

En el yazidismo no existe el infierno, ni tampoco el demonio. El yazidismo es por lo tanto una religión monoteísta. “El mal existe solamente en el hombre mismo. Hay que entender que uno debe liberarse del patrón clásico del bien y del mal (el cielo y el infierno). Dios no intervendrá en este mundo. Él nos ha dado los sentidos y el don de la acción. Y sólo el hombre mismo puede guiarse de forma correcta en su vida”.

Los yazidíes creen en el renacimiento (reencarnación). Creen que hay una especie de círculo de la vida. Después de la muerte, todos deben responder por sus actos ante Dios y los ángeles. Si el hombre había sido bueno en su trayectoria vital, conseguirá el acceso al Paraíso y terminará su vida real. De lo contrario, no volverá a nacer de nuevo, y recibirá un nuevo estado, y en función de las acciones que haya hecho en su vida anterior, en la nueva vida recibirá un nuevo karma.

Para los yazidíes existe Jesucristo, el que fué la luz de Dios. Pero para ellos JC no es hijo de Dios, porque El es supremo sobre todo y todos. De ahí que algunos eruditos mantengan que en estas antiguas religiones, y especialmente en Oriente, se hubiera establecido, y siguiera vigente, el sistema de Castas, seres superiores desde su nacimiento, e inferiores.

Y la actitud de aislamiento de los yazidíes no ha ayudado a saber la verdad de sus orígenes ya que se mantienen escondidos, e incluso sus creencias son herméticas, ya que rezan y veneran a Malak Taus, un ángel caído rebelde, muy déspota, según las otras antiguas religiones pre-cristianas, e incluso se le consideraba un tirano en ellas.

La creencia mas  destacada que existe sobre los Yezidi es el convencimiento de que son adoradores del Diablo. El principal mito Yezidi sobre la creación del mundo, está en la raíz de esta creencia.

Después de su adoración en otras religiones, el Angel del Pavo Real se introdujo en la nueva religión cristiana como líder de los Siete Arcángeles, San Miguel, o también San Jorge. Y el ángel yazidi, Tawsi Melek, es de color azul, como el San Miguel cristiano y ambos cumplen una misión muy similar.

Y desde los primeros cristianos el símbolo del pavo real ha estado dentro del cristianismo. Este pájaro era el primer símbolo de la iglesia católica, ya que significaba que la iglesia tenía muchos ojos, como la cola del pavo real, y era el símbolo de Jesucristo con vistas a la resurrección e inmortalidad. Mientras Jesucristo estuvo en la tierra era el símbolo de la inmortalidad también en Egipto y en todo Oriente Medio.

Ilustración Islamista

Las asociaciones entre las antiguas religiones y las cristianas, parecen indicar alguna conexión entre el yezidismo y el cristianismo. Ciertamente los dos sistemas de creencias comparten algunas costumbres. Como casi todos los cristianos, los Yezidi practican el rito del bautismo: Inmersión en el agua con fines de limpieza ritual, y como signo de pertenencia al grupo. En abril, ningún Yezidi puede casarse. Los cristianos ortodoxos no suelen casarse en primavera ya que ningún matrimonio se puede realizar en los cincuenta días de Cuaresma que preceden a la celebración de Pascua. Las mujeres Yezidi decoran huevos con diferentes colores primarios y brillantes, para celebrar el festival de Año Nuevo de la primavera, al igual que muchos cristianos de Oriente para la fiesta de primavera de “Pasha”.

Al mismo tiempo, algunos aspectos del yezidismo parecen derivarse del judaísmo y del islam. Al igual que los judíos y los musulmanes, los yezidi no comen cerdo, ni usan piel de cerdo. Las leyes alimentarias son comunes en muchas religiones, pero es interesante observar los paralelos con las costumbres, yezidi, judías y musulmanas.

Los Yezidi no son judíos ni musulmanes ni cristianos, sin embargo sus prácticas religiosas reflejan la influencia de todas esas creencias. Al mismo tiempo, la religión yezidi contienen elementos de creencias religiosas provenientes de los sumerios, acadios, babilonios y de toda la zona de la antigua Mesopotamia.

Cada mes de Octubre, todos los Yezidi que pueden, viajan a la ciudad santa de Lalish en el norte de Irak, donde celebran la Fiesta de los Siete Días. Cada día tiene sus celebraciones y prácticas particulares. En el quinto día de la fiesta, un toro es liberado en las puertas del santuario religioso y recorre las calles de la ciudad. Los creyentes persiguen al toro y lo conducen cuesta arriba al santuario de “Sheik Shem” donde es atrapado, sacrificado y después cocinado. La carne del toro se reparte entre los peregrinos. Esta práctica extremadamente antigua tiene similitudes con el mitraísmo romano. Al dios Mitra se le representa a menudo sacrificando un toro y compartiendo su carne con el Sol. Los arqueólogos han descubierto varias cabezas de toro enterradas en una zona del este de Turquía con una antigüedad de data de alrededor de 7.500  a 5.700 años.

Los Yezidi veneran a las serpientes, y a algunas aves que podrían simbolizar las reminiscencias de creencias religiosas mucho más antiguas. Los dioses de Oriente Medio aparecían a menudo bajo el disfraz de estos animales, o como una combinación de estos animales y seres humanos: el dios Horus, uno de los más antiguos del panteón egipcio, fue retratado como un hombre con la cabeza de un halcón. Algunos estudiosos sostienen que el sistema de castas yezidi, así como la creencia en la reencarnación, pueden reflejar su influencia en el hinduísmo.

Después de la aparición del Islam en el año 700 de nuestra era, muchos yazidi fueron víctimas de los radicales y obligados a adoptar la nueva religión, y hoy en día los que la practican siguen siendo perseguidos y obligados a convertirse al islamismo. Sus creencias desde entonces son por vía oral con las canciones conocidas como: “Qewl” que pasaron de generación a generación.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía:

-“Enciclopedia de Oriente”

-“Sacred Books and Traditions of the Yezidiz”, I. Joseph

-“Al-Masrik, Vol. II, pag. 33”

-“Niniveh, & Babylon, Vol, II, pags. 254 y ss”. Layard

-“Mesopotamia y Persia, páginas 287 y ss”. J.F. Fraser

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a El Angel del Pavo Real (Yazidismo)

  1. Ignacio Hyland dijo:

    Excelente post.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *