El poder oculto de los números

“La Escuela de Atenas” – Rafael Sanzio (año 1.509) Ciudad del Vaticano

Pitágoras de Samos (580 a.C. 495 a.C) fue el filósofo y matemático griego que contribuyó de manera muy significativa en el desarrollo de las matemáticas, la geometría, la aritmética, los pesos y medidas, la música y también a la astronomía. No se conserva ningún escrito de Pitágoras de Samos y todas las referencias que se tienen son a través de sus alumnos y de su Hermandad Pitagórica, una sociedad que él fundó y que fué en un principio de naturaleza religiosa aunque también se interesaba por la medicina, la cosmología, la filosofía, la política y una gran variedd de diferentes doctrinas. A Pitágoras se le atribuyen numerosas teorías, pero al no haber pruebas directa se supone que también podrían haber sido desarrolladas por sus alumnos.

Cosmogonía pitagórica

La Hermandad Pitagórica tenía varias características muy peculiares: cada nuevo miembro se veía obligado a pasar por un período de cinco años en contemplación y silencio perfectos. Existía un afecto intenso entre los miembros y su máxima era: “mi amigo es mi otro yo”, la cual sigue todavía vigente en algunas hermandades. La enseñanza que se impartía en la Hermandad era un secreto y ciertos estudios y conocimientos fueron asignados a cada alumno, o grupo, dependiendo de los grados de instrucción. Los alumnos tenían que hacer méritos y también poseer capacidad suficiente como para pasar a las clases más elevadas y adentrarse en el conocimiento de los misterios más profundos y a ninguno de ellos les estaba permitido reproducir las enseñanzas por escrito. Cuando Pitágoras (año 495 a.C.) falleció la escuela se dispersó y desapareció.

La Cábala en números

Algunas naciones de la antigüedad empezaron a usar las letras de sus correspondientes alfabetos como sustitutos de los números. El antiguo alfabeto caldeo-hebrero es el que más nos interesa en ese sentido y también, pero en menor medida, el alfabeto griego. Mientras los griegos usaban los números casi exclusivamente para el día a día, los judíos habían añadido a sus números valores peculiares y efectos especiales lo que les proporcionaba visiones más profundas de la naturaleza, de la existencia y de sus doctrinas. Los antiguos egipcios también eran conscientes de los misterios que encerraban los números y de los secretos que se podrían encontrar en ellos tal y como hacían los demás Pueblos del Mar.

Los sacerdotes judíos dieron mucha importancia al valor, aparentemente superficial, de los números y de las palabras lo que les llevó a desarrollar una ciencia completa aparte de las matemáticas, que empezaron a llamar Cábala, QBLH, la doctrina recibida, de la raíz: QBL; es decir: recibir.

En la Cábala están incluídas las doctrinas hebreas de la Cosmogonía y la Teología así como la ciencia de los números. La Cábala es la unión de los misterios tradicionales de los números con las letras del alfabeto, además de los planetas, las estrellas, los signos zodiacales y otros términos astronómicos que era practicados por los magos como forma de adivinación para predecir el futuro, la vida, la muerte, el bien, la fortuna, el mal, la detección de robos, etc. Este sistema de adivinación también estaba asociado con la astrología para poder conocer el destino tanto de los hombres como de las naciones por medio de los cuerpos celestes y en especial gracias a los llamados horóscopos ya que dependiendo de la disposición de los planetas en el momento del nacimiento de la persona se podrían deducir con mucha exactitud todas las fases importantes de sus vidas. La Cábala se convirtió entonces en un medio para aprender las verdades ocultas, las nociones religiosas, los secretos de la naturaleza y los hechos de la historia de una forma que era incomprensible para los no iniciados, y la revelación de los secretos y los métodos de interpretación fueron mantenidos ocultos y sólo podrían ser abordados a través de la religión.

Significado de los números en la Cábala


 Flor de la vida – Leonardo DaVinci – cubo de Metatrón

El número uno (mónada: unidad)

Dios, el Primero de todo, el Hacedor de todas las cosas.

Este número simboliza el principio del principio o iniciación. Su energía es masculina. Es la unidad, los principios, Dios, lo masculino, el símbolo de la creatividad, la actividad tanto física como mental. Este número expresa el liderazgo, la individualiad. Hay tendencia a ser organizado y ambicioso. Es precursor y pensador. El liderazgo o una posición de poder es donde se siente más cómodo. Es solitario y puede ser agresivo. Su ambición por el éxito puede eclipsar su buen juicio. Le gusta ser el centro de atención. También suele reconocer y apreciar la luz que desprenden los demás.

Cualidades: la autosuficiencia, la inventiva, el dominio, la franqueza, la ambición, el liderazgo y la independencia.

Desafíos: Debe aprender a vivir solo, a ser asertivo, a lograr el reconocimiento de sus talentos, hacer frente a la terquedad, al egoísmo y a la impulsividad.

Miedos: no usar sus habilidades y pasar por alto las oportunidades.

Su éxito radica como: Guionista, director, inventor, presidente, figura pública, empresario y diseñador.

Numero dos (díada: dualidad, pareja)

Su energía es femenina y magnética. El número dos simboliza el principio de reunirse con otros y el interés por las asociaciones. Significa que una de las personas es generalmente de apoyo. El número dos es muy consciente de las necesidades de los demás, así como de las suyas propias, y se esfuerza por demostrar amabilidad, comprensión y tacto.

Las creencias dualistas, el gnosticismo. Este es un número de significado femenino con rasgos como el rendimiento, la receptividad, la aceptación, el perdonar, sin complicaciones, pasivo y estable. Las parejas o grupos hacen que las cosas funcionen de manera más eficiente. La inclinación a la verdad y la sencillez es de gran importancia en este número. Dos son la personalidad opuesta a “uno”. Son seguidores, buenos subordinados y miembros del equipo. Son a menudo demasiado serviles y otros podrían percibirlo como débiles o tímidos a causa de su dulzura natural. Debido a sus tendencias hacia la paz y la diplomacia tienen facilidad para apreciar los dos lados de un argumento y son buenos mediadores. Su camino en la vida es cuidar y hacer que las ideas de los demás brillen. El dos tiene necesidad de reafirmarse en su pacifismo y hace que su vida se mueva de forma muy suave, mientras que otros números pueden tener más obstáculos en sus caminos.

Cualidades: encanto natural, comprensión, apoyo, amor, las relaciones recíprocas, la seguridad, compañero y amigo.

Desafíos: la conciencia, el miedo, la duda, el exceso de escrupulosidad y los detalles.

Miedos: el cambio, lo desconocido, la improvisación, la soledad y cometer errores.

Su éxito radica como: artista, técnico, psicólogo, cónyuge, sanador, contable y coordinador.


Arbol de la vida celta

En astronomía se habla de dos nodos: Caput Draconis y Cauda, y en astrología de dos aspectos de los planetas: benéficos y maléficos.

Los seguidores de Pitágoras hablaban de dos tipos de diversiones: la lasciva y la indulgente, como las canciones de las sirenas, que no sienten ningún arrepentimiento. Un antiguo jeroglífico egipcio estaba formado por dos serpientes en conexión con un globo, o huevo, lo que representaba al mundo. Adán y Eva están asociados con un árbol y una serpiente. Algunas teorías sostienen que la serpiente fue condenada a arrastrarse en la tierra de por vida.

Solo hay dos leyes judías: la Ley escrita de Moisés y la ley oral de la Cábala.

La dualidad nos introduce en la alternativa fatal de la unidad del bien y del mal, así como en los contrastes entre los humanos; el día y la noche; la luz y la oscuridad; la salud y la enfermedad. También en los Humores: Húmedo y Seco; Caliente y Frío; en la verdad y el error; en lo masculino y lo femenino. El hombre había caído de su estado más alto, del espíritu, a la materia. Dos es el número del luto y de la muerte.

El número tres (tríada: triángulo)

Masculino. La Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). El número tres es activo, armonioso, amante de los placeres y llevan la alegría a los demás como lo indica su significado. Muchos políticos forman grupos de tres; tienen excelentes habilidades para la conversación, pero a menudo pueden ser superficiales. Dan esperanza a otros que ven el lado oscuro de las cosas. El tres es mediador nacido entre el uno y el dos para unirlos.

Este número simboliza el principio del crecimiento. Cuando la fuerza inicial de uno se une con la energía de germinación de dos hay fecundidad: el tres. Significa que hay un derroche de energía y entra en acción.

Cualidades: Optimismo, imaginación, versatilidad, alegría, se esfuerza en dar alegría a su alrededor, su energía es contagiosa, es entusiasta, disfruta de la vida, juega y le gusta mantenerse joven.

Desafíos: la exageración, falta de dirección, proyectos ambiguos, la sensibilidad a la crítica y la pereza.

Miedos: pérdida de la juventud, la restricción y el aburrimiento.

Su éxito radica como: motivador, entrenador, director, escritor, músico, artista, padre, vendedor, comunicador, mediador en todos los conflictos.

También es la causa del buen consejo, la inteligencia y el conocimiento; es un amante de la música, también de la geometría, posee autoridad en lo que se refiere a astronomía y la naturaleza, así como el conocimiento de los cuerpos celestes a los que conecta y desarrolla. Con respecto a los cuerpos celestes el número tres es importante puesto que hay tres cuaterniones de los signos celestes: el fijo, el movible y el común.


Las Parcas (o Moiras)

Había tres Parcas: Cloto, Láquesis y Atropos.

Tres Furias: Tisífone, Alecto y Meguera.

Tres Gracias: Eufrosina, Aglaia y Talía.

Tres Jueces en el Hades: Minos, Eaco y Radamantis.

Tres Horas: Eunomia (el Orden), Dike (la Justicia) y Eirene (la Paz).

Tres cabezas tenía el Cancerbero que guardaba las puertas del Hades.

Los druidas también prestaban mucha atención a este número y en sus poemas podemos observar sus trabajos con las tríadas. En las antiguas trinidades cristianas podemos ver a Jesús con Juan y María. Platón en el Timeo dice que la Tríada Divina se llama “Theos, Dios, Logos, el Verbo, y Psique, el alma”. De hecho es imposible estudiar cualquier sistema de culto en el mundo sin que aparezca el número tres, triple en cuanto a divinidad, ya sea por las divinidades encabezadas por un Dios o trinidad misteriosa, o una deidad y tres poderes, o una relación de familia de tres personas, como Padre, Madre y el Hijo de los egipcios: Osiris, Isis y Horus.

El número Cuatro (tétrada)

“Los Cuatro Elementos”. D. Stolcius von Stolcenberg, “Viridarium chymicum”.

Cuatro es femenino. El cuatro refleja la geometría mágica y los edificios. Son estables, rígidos, tienen el paso paso seguro, están decididos a alcanzar sus objetivos siempre en línea recta. Cuando las cosas vienen sin esfuerzo se siente inquieto y se pregunta si es bueno algo que viene sin haber trabajado duramente. A menudo están tan centrados en su meta que se pierden los pequeños placeres de la vida. Estas personas estables y amantes de la seguridad son a menudo estáticas y carecen de carisma. Trabajan muy duro; sobre todo los encargados de planificación, organización y administración.

Cualidades: concentración, valores realistas, tradición, prudencia, constructivo, trabajador productivo, pone sus ideas en marcha, el orden, la gestión, es práctico, aplicado, serio y determinado.

Desafíos: Demasiado cauteloso, la rigidez, puntos de vista limitados, la seguridad y la realización.

Miedos: Cambios repentinos, la privación y las pérdidas.

Su éxito radica como: científico, empresario, promotor, abogado, administrador, empleado, masajista y traumatólogo.

Cuatro estaciones tiene el año: Primavera, Verano, Otoño e Invierno

Cuatro elementos: Aire, Agua, Tierra y Fuego

Cuatro ríos hay en el Edén: Eúfrates, Guijón, Tigris y Pisón

Cuatro ríos en las regiones infernales, según los griegos: Flegetonte, Cocito, Estigia y Aqueronte.

Cuatro elementos de la metafísica: el ser, la esencia, la virtud y la acción.

Cuatro direcciones: Norte, Sur, Este y Oeste.

Cuatro lados tiene un cubo.

Cuatro cualidades: Frío, Caliente, Seco y Húmedo.

Cuatro Humores: Flemático, Sanguíneo, Colérico y Melancólico.

Cuatro Evangelistas y Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Todas las cosas están asociadas a los números. También tenemos cuatro alimentos para el alma: la Prudencia, la Templanza, la Fortaleza, la Justicia y el Consejo; y otros cuatro para el cuerpo: la agudeza de los sentidos, la salud, la fuerza y la belleza.

Cuatro es el número de las lunas o satélites de Júpiter y de Urano. Los gnósticos decían que todo su edificio se apoyaba en una base de cuatro pilares: la Verdad, la Inteligencia, el Silencio y la Trivialidad.

Uno de los dogmas de la cábala se refiere a los Cuatro mundos de emanación: Atziluth, Briah, Yetzirah y Assiah, los cuales no son mundos en el sentido ordinario, sino más bien planos de la existencia.

Hay cuatro tipos de alumnos en las ciencias ocultas: el que aprende y no enseña; el que quiere enseñar y no aprende; el que aprende y enseña y por último el que escucha, no aprende y luego puede enseñar. En algunos trabajos hechos por los astrónomos persas se dice que cuatro estrellas brillantes fueron colocadas como guardianes de los cuatro puntos cardinales.

El paquete de cartas comunes tiene cuatro palos: diamantes, corazones, tréboles y picas; y el antiguo Tarot Tarocchi tenía cuatro palos; Bastos, Copas, Espadas y Oros, y las ciencias ocultas los relacionan con la Yod, Heh, Vau y Heh del Tetragramaton. El Arcano Menor tiene cuatro palos diferentes: paje, caballero, reina y rey.

El número cinco (penta: grupo de cinco)

El número cinco es masculino. Es común que actuar primero y pensar después, lo que hace tropezar a lo largo de la ruta. La numerología del cinco muestra que son de pensamiento progresista, libre, emocionante, divertido, amoroso y sexual. La vida cotidiana simple es poco atractiva para los cinco. A los cinco les gusta hacer cambios inesperados y también aceptar desafíos. Su objetivo es ser siempre joven y tener mucho sentido del humor. Estas características los hacen felices y siempre son una compañía agradable. La libertad es importante para los cinco.

Cualidades: Ingenioso, magnético, competitivo, motivado, inquieto, alegre, aventurero, de pensamiento y genio rápidos. Le gusta el cambio y los desafíos, es pragmático e impredecible, también es oportunista.

Desafíos: Inquietud, dilación o una actividad sin sentido, falta de seguimiento, incoherencia, corren demasiados riesgos y ser fiable.

Miedos: Envejecer sin ver el mundo, el aburrimiento.

Su éxito radica como: figura pública, especulador, diseñador, trabajo en los medios, intérprete, agente de cambio y bolsa.

Entre los romanos presenciar cinco bujías ardiendo (teas) indicaba que se estaba celebrando un matrimonio. También se hacían cinco oraciones para casos especiales a Júpiter, Juno, Venus y Diana. En la Región Infernal hay cinco terrores y tormentos: la amargura mortal, el horrible aullar, la terrible oscuridad, el calor y la sed irresistibles y un hedor penetrante, según la Iglesia medieval. La Casa V es de la buena suerte, según algunos astrólogos, y se refiere a la descendencia y al éxito tanto en lo material como en el placer. Los antiguos chinos hablaban de cinco elementos: tierra, madera, fuego, metal y agua; y de cinco colores principales: amarillo, rojo, blanco, verde y negro.

El Quinto Elemento, la quintaesencia de la Alquimia era la derivación de los otros cuatro por progresión: separar lo puro de lo impuro, suavemente y con mucho cuidado, y así se obtiene la Quintaesencia.

El número seis (hexágono: que tiene seis lados)

Femenino. La combinación del triángulo hacia arriba macho y el triángulo hembra hacia abajo para formar las seis puntas de la estrella. El significado del seis en numerología es que posee el lado positivo de la feminidad: es seguro, estable, cálido, doméstico y maternal. Es el apoyo, la armonía; es sociable, responsable, solucionan los problemas. A veces son petulantes y adoptan una actitud de autocomplaciencia convencidos de que saben todo.

Cualidades: capacidad de compromiso, confiabilidad, proporcionar a los demás bienestar, seguridad y armonía.

Desafíos: la ansiedad, ser excesivamente controladores, codependendientes emocionalmente y vencer los sentimientos de culpabilidad.

Miedos: la falta de recursos y de amor.

Su éxito radica como: padres, educadores, restauradores, enfermeros, consultores, profesionales de la salud, artesano tradicional, consejero y entrenador de equipos.

Los druidas tenían preferencia por el número seis. Realizaban sus ceremonias principales a los seis días de la Luna nueva. Iban seis de ellos juntos a recoger muérdago sagrado y en los monumentos y placas que todavía existen encontramos a sus sacerdotes agrupados de seis en seis.

La circunferencia de un globo se ha fijado en 360 grados, la hora seha dividido en 60 minutos y cada una de ellas en 60 segundos. Beroso el caldeo menciona tres períodos de tiempo: un Sossus de 60 años, Naros de 600 años, y los Saros 3.600 años. Los Bramanes usaron los número 60 y 3.600 para sus cálculos de tiempo. Los tártaros y los chinos también utilizan un período de 60 años en sus cálculos de tiempo.

El número siete (Heptágono)

Masculino. Este es el más sagrado y el más mágico de todos los números porque posee la fuerza y la capacidad psíquica. La creación y el resto de lo que existe fué hecho en siete días. La sabiduría se apoya en siete pilares; los chakras son siete; las estrellas del Osa Mayor son siete. Los número siete tienen tendencia hacia el misticismo y también hacia el ocultismo. Este número es independiente, altamente intelectual y materialista, pero no busca el dinero, sino que el dinero lo encuentra a él. El siete no es una mariposa social y las parejas de siete se perciben como frías y distantes. No se ven afectados por las opiniones de los demás. Los siete son disciplinados y trabajan bien sin necesidad de supervisión; aunque prefieren los esfuerzos del equipo. A menudo tienden a soñar despiertos y necesitarían descansar más y relajarse a menudo. Su reto en la vida es buscar y entender la Verdad. El número siete simboliza la humanidad, la profunda necesidad interior de encontrar la esencia. Es la conexión entre el cuerpo y el espíritu.

Cualidades: Investigador, especialista, inventor, solitario, excéntrico, reflexivo, espiritual, encontrar un propósito, encontrar la soledad para escuchar la voz interior; se siente diferente, es muy exigente, el análisis, la perfección, la comprensión mental.

Desafíos: el orgullo, la estrechez, la distancia, la rigidez, la conexión con el pasado, el temperamento, el exceso de silencio; el mantener el control sobre las cosas para poder comprender.

Miedos: el temor al fracaso a la hora de alcanzar los objetivos y cometer errores.

Su éxito radica como: consultor, profesor, analista, ocupaciones en tierra/mar; individualista, observador y ciencias ocultas en general.

Hay siete tonos en la voz de los humanos, y también en los instrumentos (notas musicales), porque esos tonos son emitidos por los siete planetas y forman la Música de las Esferas.

El cuerpo tiene siete partes: la cabeza, el pecho, el abdomen, dos piernas y dos brazos.

Hay siete órganos internos: estómago, hígado, corazón, pulmones, bazo y dos riñones.

La parte dominante, la cabeza, tiene siete piezas para uso externo: dos ojos, dos oídos, dos fosas nasales y una boca.

Hay siete cosas que se ven:el cuerpo, el intervalo, la magnitud, el color, el movimiento y la permanencia.

Las tablillas asirias también están repletas de grupos de sietes: siete dioses del cielo; siete dioses de la tierra; siete dioses de las esferas de fuego; siete dioses maléficos; siete fantasmas; espíritus de los siete cielos; siete espíritus de la tierra.

Hay siete aperturas en el cráneo que corresponden a los siete planetas. Siete fases tiene la Luna.

La Cábala divide en cuatro planos el alma, que están subdivididas en: Chiah, Neshamá, Rúaj y Nefesh, y que corresponden a los mundos simbólicos de Atziluth, Briah, Yetzirah y Assiah.

Hay una referencia oculta en las siete estrellas en la cabeza de Tauro llamadas las Pléyades: seis y una. Son hijas de Atlas, quien, perseguido por Orión, fueron convertidas por Zeus en palomas (peleia). La que falta es Merope, que se casó con el Sísifo mortal y esconde a sí misma por la vergüenza.

Las Pléyades – Constelación Taurus

Las Pléyades es un grupo de siete estrellas en la constelación de Tauro y los antiguos astrónomos decían que ejercían un gran poder sobre el destino de todo ser viviente sobre la tierra; también eran siete las hijas de Atlas, las Híades, y siete eran las estrellas que guiaban a los marineros.

En China siete es el número de la muerte y sus días de luto son siete veces siete.

Los hindúes hablan de siete tatwas, los principios abstractos de la existencia, metafísicas y físicas, los elementos sutiles y los sentidos humanos correspondientes de los cuales solo cinco están todavía desarrollados. Por lo tanto hay cinco exotéricos: Akasa, Vayu, Tejas, Apas y Prithwi, los dos primeros esotéricos aún desconocidos son Ani y Anupadaka. El primer nombre significa Uno, la Unidad, el Atomn, y es uno de los nombres de Brahma.

Los Septentriones se refieren al norte y son llamados así por su referencia a las siete estrellas de la Osa Mayor, tal y como puede verse en el Zodíaco de Dendera.


Zodíaco Dendera – Egipto

Los cabalistas describen siete clases de ángeles: Ishim, Arelim, Chasmalim, Melakim, Auphanim, Seraphim y Kerubim.

El Talmud en “Chagijah”, nombra a siete cielos, y los ocultistas reconocen siete cielos planetarios: Raquie, Zebul, Makum, Maon, Sagun, Ghereboth y Shamaim.

En el Sabbat, 152. 2, del Talmud se dice que el alma de un hombre mira por encima de su cadáver durante siete días. Compare esto con la enseñanza teosófica que el Linga Sarira” se cierne sobre el cuerpo durante una semana después de la muerte.

Los siete Pecados Capitales son: la soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, envidia y la pereza.

Los siete dones del Espíritu Santo son: la Sabiduría, el Entendimiento, el Consejo, la Fortaleza, la Ciencia, la Piedad y el Temor de Dios, que son siete de los Sephiroth cabalístico.

El número ocho (octágono: ocho lados)

Femenino. El ocho es un número muy poderoso y misterioso que gobierna la vida, la riqueza y a Saturno. El tiempo es el factor más importante que determina no sólo su crecimiento, sino también el de todo el Universo. El tiempo es todo. Este es el número de los asuntos materiales y de la funcionalidad. El ocho debe aprender cómo el dinero puede ser usado para el bien común. Es el símbolo de lo infinito, el que lleva a la otra vida.

Cualidades: ejecutivo, profesional, fuerza, ganar dinero, solucionador de problemas, organizador, cumplidor, toma de decisiones, coraje y buen enfoque de los asuntos; es mundano, muy trabajador y protector de sus seres queridos.

Desafíos: agresividad, la manipulación, la ira, el juicio, falta de paciencia y flexibilidad; ejercer el control sobre su entorno y alcanzar el poder y estatus social y profesional.
Miedos: Pérdida de prestigio, estar a merced de las circunstancias o de otros menos capacitados.

Su éxito radica en: Cualquier tipo de profesional, empresario, editor, empresario, ingeniero, analista financiero e incluso juez.

Ocho es el número de las lunas de Saturno.

El número nueve (Enéada: Se dice de cada una de las nueve partes iguales en que se divide un todo)

Masculino. Un producto de 3 x 3 hace del nueve un número poderoso. Nueve representa el logro y la realización. Hay nueve meses de embarazo. En numerología los números nueve son triunfadores, poseen ideas brillantes, ideales altos y habilidades innatas. Tienen una visión general de los problemas del universo y un pensamiento global. Su objetivo es culminar, completar y terminar todas las actividades. El nueve siempre está buscando la forma de mejorar en cualquier situación o proyecto; le gusta viajar a lugares lejanos e incluso tener un cónyuge extranjero es parte de su forma de vivir la vida. Estas personas con tanta energía son a menudo creativos artísticos, pero pueden volverse egoístas cuando se trata de sus logros. El reconocimiento de los demás es importante para los nueve, pero nunca hacen alarde de sus triunfos.

Cubo de Metatrón

Cualidades: generalista, multitalentos, maestro, la comprensión y la comunicación.

Desafíos: ir a la deriva, la tolerancia, la pérdida de concentración, los malos hábitos y la expansión.

Miedos: las restricciones y perder el control de las emociones.

Su éxito radica como: político, ocultista, consejero, artista, artesano y líder de grupo.

La Enéada es el primer cuadrado de un número impar; se dice que es como el océano que fluye alrededor de los otros números dentro de la Década sin número más elemental, por lo que es como el horizonte puesto que todos los números están limitados por ella.

Hay nueve órdenes de ángeles: Serafines, Querubines, Tronos, Dominaciones, Virtudes, Potestades, Principados, Arcángeles y Ángeles.

Las nueve musas de la antigua Grecia fueron llamados hijas de Zeus y Mnemosine (Memoria), y fueron: Calíope, la poesía; Clio, la historia; Melpómene, la tragedia; Euterpe, la música; Erato, el amor, la inspiración y la pantomima; Terpsícore, la danza; Urania, la astronomía; Talia, la comedia; y Polimnia, la elocuencia y la poesía.

Apolo y las Musas

Los antiguos tenían un miedo del número nueve y sus múltiplos, especialmente 81, sino que les pareció de mal presagio, indicando el cambio y fragilidad.

El número diez: (década-decenio)

Diez es el receptáculo de todos los números y se llama Década; se recibe del cielo y fue creado para que los hombres recibieran en la tierra. Uno es principio y cero es fin. El principio y el fin de todas las cosas. Es un número sagrado. Contiene todos los números en sí mismo y el número es infinito.

Las manos tienen diez dedos. Los pies también tienen diez dedos. Son diez los sephiroth que forman la esencia de la cábala.

El número once

Masculino / Femenino. En número de numerología el once es el significado de la revelación y del discernimiento espiritual. Los número once son intuitivos, prácticos, poco convencionales, pero sensibles. El once se reduce a 1 + 1= 2. Este número tiene muchos atributos de tipo 2, así como de 1 debido a su composición. Estas cualidades de la personalidad hacen más equilibrado tanto lo masculino como lo femenino. Tenemos mucho de once dentro de nosotros mismos.

El número once simboliza el principio de la iluminación. Tiene una perspectiva visionaria y una sensibilidad artística. No es realmente práctico, pero su contribución es única y su filosofía insta a una nueva conciencia.

Cualidades: revelar las verdades más elevadas, la transformación, la interpretación poetica y el romance.

Desafíos: la ilusión, el aislamiento, las alergías, la sobre-estimulación y vivir su sueño.

Miedos: el trabajo pesado, la restricción, la fealdad y el aburrimiento.

Su éxito radica como: poeta, inventor, psicólogo, político, diseñador, figura de sociedad, reina/rey de belleza y ocultista.

Los número once parecen haber tenido muy mala reputación entre algunas sociedades. Los cabalistas consideraban al diez (década) la esencia de la perfección y la forma de todas las cosas buenas, y en cambio el once es para ellos la esencia de todo lo dañino, pecaminoso e imperfecto, símbolo de destrucción, la violencia, la derrota y la muerte. Se le llama el número de los pecadores y el del penitente porque supera el número de los Mandamientos y es menos que doce, que es el número de la Gracia y la Perfección.

El número doce

Este número tiene un carácter perfecto y notable, y fue muy apreciado por la mayoría de los sabios de la antigüedad. Casi todos los doces están relacionados, ya sea directa o indirectamente, con los signos del Zodíaco, doce signos o particiones del gran círculo de los cielos; doce horas treinta grados que forman el ciclo perfecto de 360 ​​grados aritméticos del círculo; cada signo se subdivide en tres decanatos. Algunos eruditos creen que los doce hijos de Jacob y los doce fundadores de las tribus de Israel son solamente una alegoría.

Los astrólogos asocian los colores con los doce signos del zodíaco:

Con Piscis: blanco – Acuario: azul – Capricornio: negro o marrón – Sagitario: amarillo o verde – Escorpio: marrón – Libra: negro y carmesí – Virgo: negro y azul – Leo: rojo y verde – Cáncer: verde y marrón – Géminis: rojo – Aries: blanco – Tauro: blanco y amarillo.

Los signos zodiacales también se asocian con el contraste que hay entre el Día y la Noche.

Los signos zodiacales tienen asignados sus planetas así como sus Casas:

Piscis: Casa de noche de Júpiter
Acuario: Casa de día de Saturno (Urano)
Capricornio: Casa de noche de Saturno
Sagitario: Casa de noche de Marte
Libra: Casa de día de Venus
Virgo: Casa de noche de Mercurio
Leo: la única casa de Sol
Cáncer : Casa exclusiva de Luna
Geminis: Casa de día de Mercurio
Tauro: Casa de noche de Venus
Aries: Casa de día de Marte.


Nyx,  la Noche – Hemera, el Día – W.A. Bouguereau,  año 1.844

Según cuenta Heródoto los egipcios crearon su propia teología donde estaban incluídos doce dioses. Los hebreos adoraban al Sol, a la Luna y a los siete planetas, así como a los doce signos zodiacales. Los nombres de los meses del año que tenían los hebreos son iguales a los de sus dioses, como Tammuz, Ab, Bul, etc. En el resto de pueblos del Mediterráneo, caldeos, etruscos, romanos, etc., también podemos encontrar grupos de doce dioses en sus religiones.

En la mitología escandinava el Gran Odín tenía doce nombres y también doce atributos.

Las 12 piedras que tenía el peto del Sumo Sacerdote hebreo eran: rubí, topacio, carbunclo, esmeralda, zafiro, diamante, o jacinto, ágata, amatista, berilo, ónice y jaspe.

Los 12 Meses Hebreos eran Abib o Nizan (marzo-abril); Iyar o Zif, Sivan, Thammuz, Ab, Elul, Tisri, Bul, Chisleu, Tebet, Sebat, Adar, Calary y Ve-Adar.

Los 12 Meses egipcios eran Pachón, Paoni, Epiphi, Mesori, Thoth, Phaophi, Athyr, Choiak, Tobi, Mechir, Phamenoth y Pharmuthi.


Odín y los cuervos

Los 12 Signos del Zodíaco son llamados en hebreo, empezando por Aries; Taleh, Shur, Thaumim, sartán, Ariah, Bethuleh, Mazanaim, Akrab, Kesith, Gedi, Deli y Dagim.

En árabe: Al Hamal, Thaur Al, Al Tauman, sartán Al, Al Asad, Sunbul, Zubena Al, Akrab Al, Kaus Al, Al Gedi, Debi y Haut-Al.

En chino: Pe yaugh, las ovejas; Kin Nieu, dorado toro; Shang huing, dos hermanos; Kin hiai, el cangrejo, el pecado, el león; Sha niu, la muchacha casa; tchingh Tien, las garras de un escorpión; Kie Tien, el escorpión; Ma Gun, el caballo del hombre; Thien Mu, la oveja; pingh Pao, vaso precioso, y Yu Shang, dos peces.

Rueda de zodíaco hebrea – Siglo XIII

Los trabajos de Hércules eran doce; se dice que son emblemas de el Sol a su paso por los doce signos zodiacales y han sido asignados de la siguiente forma:

-A Aries, robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides.

-A Tauro, capturar al toro de Creta.

-A Géminis, y su hermano gemelo, estrangular las serpientes.

-A Cáncer, el robo de los rebaños de Gerión.

-A Leo, la muerte del León de Nemea.

-A Virgo, robar el cinturón de Hipólita, reina de las amazonas.

-A Libra, capturar al Jabalí de Erimanto.

-A Escorpio, matar a la Hidra de Lerna.

-A Sagitario, matar a los pájaros de Estínfalo.

-A Capricornio, capturar a la cierva de Cerinea

-A Acuario, limpiar los establos de Augías en un día.

-A Piscis, robar los caballos de Diomedes.

El número trece

Este número está asociado con la muerte y el renacimiento. Esto significa que en alguna vida pasada se puede haber estado limitado por las circunstancias externas (por ejemplo, la pobreza, la enfermedad, la falta de libertad, o la ignorancia), y a través de esas dificultades estarías aprendiendo a que tu vida fuera mucho mejor. Vas a aprender y a aplicar tu propio talento para gestionar tu vida de modo muy productivo. También vas a aprender a romper con la terquedad, la rigidez y la mezquindad. Este número está asociado a la adicción al trabajo y a la tendencia a ver problemas continuamente. También puede ser muy crítico consigo mismo y es difícil vivir con este número porque espera mucho de sí mismo y también de los demás.

El número catorce

Este número está asociado con la construcción de la libertad. Está centrado en cada uno de los cinco sentidos. Hay una tendencia a comer en exceso, a beber en exceso y a cruzar los límites normales de la exploración sexual. Este número aprende a estar en el mundo terrenal y sensual, pero sin perder el contacto con la conexión espiritual. El trece aprende a disfrutar de la vida y también a hacer frente a los desafíos que le presenta la libertad de elección sin quedarse atrapado ni en los excesos ni en el despilfarro. El trece enseña a cumplir las promesas sin sentir que está malgastando su tiempo y energía. Hay mucha pasión en este número y también se encuentra el conflicto y la resistencia a la hora de controlar.

El número dieciséis

La agitación, los acontecimientos inusuales y las relaciones difíciles.

Este número trae unos cambios repentinos que suelen perjudicar en un principio pero que tienen el objetivo de despertar al espíritu. Este número anima a la persona a ser fiel a sí mismo y a dejar salir a su auténtico yo, y también a poner en marcha sus aspiraciones. Los misterios son revelados y las emociones se agitan en lo más profundo.

El número diecinueve

La identidad, el coraje, la independencia.

Este número se asocia con algunas dolorosas experiencias en las vidas pasadas en relación con el liderazgo, la autoestima, el coraje o las nuevas ideas. Este número indica que hay una tendencia a ser demasiado dominante y agresivo o por el contrario de voluntad débil y temeroso. Hay impulsos internos que animan a desarrollar la ambición de trabajar por cuenta propia. Sin embargo los temores escondidos experimentados en las vidas pasadas pueden hacer que una persona tenga miedo de ser demasiado popular. Por ejemplo; si en una vida anterior esa persona mostró cobardía o puso en peligro las vidas de otros, esta persona volverá a retroceder de nuevo ante estos mismos desafíos. Lo más positivo de este número es el esfuerzo que hace para desarrollar algunos de sus talentos ya que es un gran inventor y creador. Una reacción muy negativa de este número puede dar lugar a malas decisiones o incluso a llevar una vida poco ejemplar.

El número veintidos

Femenino. En numerología este número tiene un significado de especial importancia en la Cábala. El Arbol de la Vida está unido por 22 canales de comunicación. Hay 22 letras en el alfabeto hebreo y las cartas del Arcano Mayor son 22. Este número se reduce a 2+ 2 = 4 y tiene los aspectos más positivos del número cuatro.

El número 22 simboliza el principio de la aplicación de una conciencia más elevada a problemas prácticos que afectan a un área grande o grupo de la población. La capacidad natural de planificar, dirigir y mantener un alto nivel de competencia se incrementa con la doble dígito debido a que la persona está trabajando con la inspiración de una fuente superior. Su energía es orientada a objetivos, es inagotable y muy potente.

Cualidades: visión, estrategia, entusiasmo, perseverancia y seguir un proyecto.

Desafíos: adicción al trabajo, el fracaso, la sobrecarga, los pequeños detalles, estar adelantado a su tiempo.

Miedos: limitación, lucha y no ser capaz de alcanzar sus ideales.

Su éxito radica como: planificador global, la política, el desarrollo en general y el liderazgo.

Número treinta y tres


Arbol de la vida azteca

Este número simboliza el principio del auto-sacrificio, el amor y el compromiso. Está muy preocupado por las tradiciones de la familia, por el bienestar de un gran número de personas, y es también muy responsable. El número treinta y tres es a menudo llamado el número Cristo debido a su capacidad de amar sin condiciones (y porque Cristo murió con esa edad). Su energía es explosiva si no se entiende y se canaliza bien, y siempre será mejor utilizada si hay una profesión espiritual de por medio.

Cualidades: sacrificio, el cuidado de los demás y la armonía en los conflictos.

Desafíos: dejar a un lado su ambición personal, la salud y llevar el cambio a todos los niveles de la sociedad.

Miedos: Perder la fe o el compromiso con los demás

Su éxito radica como: líder en todas las áreas de servicio al prójimo.

Desde un punto de vista cristiano los números representan:

1. Unidad de la Divinidad.
2. La unión hipostática de Cristo.
3. Trinidad.

4. Evangelistas.

5. Las heridas de Jesús.
6. Es el número de pecado.
7. Los dones del espíritu.
8. Bienaventuranzas.
9. Las órdenes de los ángeles.

10. Mandamientos.

11. Apóstoles, además de Judas.
12. Colegio Apostólico original
13. Colegio completado por San Pablo.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(prohibida su reproducción-derechos reservados)

bibliografía:

-“The Magus”, Francis Barrett

-“Guía Sagrada”, John Heydon.

-“Occult Philosophy”, C. Agrippa

-(versión hebrea antigua) Exodo, XXVIII

-“Timeo”, Platón

– El Talmud

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Numerología. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El poder oculto de los números

  1. F. Ángel C. dijo:

    Un escrito muy completo; me ha gustado mucho porque has hablado desde una perspectiva amplia. Felicidades :)

  2. laura dijo:

    la mejor interpretación que se allá publicado en la pagina yo buscaba la interpretación del numero cinco que en el tarot egipcio me salieron tres cartas de los arcanos 68 14 =5 la vedad felicitaciones!!!!!!!es si es aplicar lo aprendido

  3. Ketsalkuautli dijo:

    Y saber de que los MAYAS fueron los educadores de estas civilizaciones, me llena mas de orgullo.

  4. anónimo dijo:

    Me gustó, pero y el número 44? también es un numero maestro y realmente me interesaba leerlo.

    • Hola, Anónimo:

      En guematria todo se reduce a un solo dígito, y por lo tanto el número 44 se convertiría en un ocho (8) y el ocho se convertiría en dos treses (3-3) si divides el número en dos partes iguales. Luego el 3-3 se convertiría en 6.

      Las combinaciones numéricas son infinitas, así como las que se pueden hacer con las letras de algunos alfabetos, como el hebrero, griego o romano. Sólo tienes que pensar en la cantidad de conciertos y canciones que han salido de siete notas musicales para hacerte una idea de la cantidad de combinaciones que se pueden hacer con los números y sus letras, o las letras y sus números.

      Un saludo muy cordial,
      Feliz Año Nuevo

  5. Rafael Luis jimene dijo:

    Por favor si algùn compañero tiene la Rueda Mística de Pitágoras, le agradecería mucho si me lo enviara.

    • Hola, Rafael Luis:

      Le copio la Rueda Mística de Pitágoras, aunque le advierto que hay algunas diferentes a otras, pero todas suyas, o también podrían estar hechas en la Academia por sus estudiantes.


      Y esta última es la Rueda (la Visión) de Ezequiel – que está en el Museo de San Marcos en Florencia, Italia

      Un saludo muy cordial,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>