Historia del año nuevo chino

Las celebraciones del año nuevo chino duran quince días y son las fiestas más relevantes en las culturas orientales ya que la tradición recomienda que hay que pasarlas en compañía de la familia y amigos, si se quiere tener la buena suerte que traerá el nuevo año y dejar de seguir cargando con las malas influencias del año que está a punto de acabar. El año nuevo empieza el primer día del calendario lunar chino, conocido como el Año Nuevo Lunar, pero al estar señalando el comienzo de la primavera significa que también se celebra el Festival de la Primavera.

Según la tradición estas celebraciones, junto con el nuevo calendario chino, empezaron durante la dinastía Han (206 aC-220 AD) y se crearon con el fin de dar un significado oficial al final de la época de las cosechas, y que era justamente cuando los campesinos empezaban a transmitir su agradecimiento a los dioses en los templos debido a los buenos resultados obtenidos, y de paso también pedían favores para que la cosecha del año siguiente fuera tan buena como la anterior. A pesar de que a través de los años los calendarios chinos que se utilizaban variaron mucho, las costumbres se mantuvieron y se convirtieron en oficiales bajo el gobierno de algunas de las dinastías reinantes.

Emperador Li-shi-min (dinastía Tang – años 618-907)

Los festivales relacionados con el final de las cosechas eran variados y todos giraban en torno a la adoración del dios protector de las cosechas cuyas celebraciones siempre tenían lugar al final del invierno y al comienzo de la primavera, y que fue cuando los gobernantes de la dinastía Han consolidaron las celebraciones con la adopción de la fecha legal de “taichi”, para el primer día del primer mes lunar. Mientras se mantuvo la prosperidad tanto económica como política gracias a la estabilidad que ofrecía la dinastía Tang, florecieron las celebraciones del nuevo año chino. Las costumbres y tradiciones relacionadas con las supersticiones, las leyendas, y la veneración a los dioses, se convirtieron muy pronto en un medio para que la gente celebrara esos días disfrutando de la compañía de sus seres queridos.

Las fechas para el año nuevo chino cambian cada año porque el festival de la primavera se basa en el calendario lunisolar chino en lugar del calendario gregoriano occidental. En cualquier caso se puede esperar que las celebraciones comiencen en torno a finales del mes de Enero o a principios de Febrero.

Teniendo en cuenta el calendario lunisolar, nos encontramos con que cada año nuevo chino coincide con un signo animal del zodíaco ya que cada uno de estos animales gira en ciclos de doce años. La celebración del nuevo año corresponde con un nuevo animal en el calendario y se considera que el día en que cambia el animal es el mejor momento para emprender todo tipo de cosas nuevas. Las celebraciones del año nuevo chino duran quince días consecutivos y terminan con el Festival de los Faroles.

Teniendo en cuenta lo anterior las fechas de inicio para el año nuevo chino serían:

• 2012: 23 de enero (Año del Dragón)

• 2013: 10 de febrero (año de la Serpiente)

• 2014: 31 de enero (Año del Caballo)

• 2015: 19 de febrero (año de la Cabra)

• 2016: 08 de febrero (año del Mono)

Este año empezará entonces el día 19 de Febrero del 2.015 y corresponderá por lo tanto al año de la Cabra de Madera (verde), y acabará el día 7 de Febrero del año 2.016.

Las tradiciones chinas, a la hora de celebrar el año nuevo, varían de una región a otra, e incluso también varían dentro de los diferentes grupos étnicos que pueblan ese gran país. Mientras que algunas tradiciones se han perdido, sin embargo, otras todavía siguen vivas y se celebran tanto si todavía siguen considerándolas propias de las supersticiones del pasado como si no.

Las celebraciones se componen de todo tipo de fiestas, incluyendo los fuegos artificiales, los desfiles, la música, el baile, y por lo tanto las danzas de los animales del zodíaco con los que se disfrazarán los bailarines, sino que hay muchas cosas más que son las que no vemos, pero que también tienen su gran importancia.

La víspera del Año Nuevo las familias recorren miles de kilómetros para reunirse con su familia en su lugar de origen con el propósito de celebrar una cena todos juntos, compuesta principalmente de pescado y albóndigas (las cuales simbolizan la riqueza debido a su forma). En el sur de China la cena se compone de un pastel conocido con el nombre de “nian gao”, en la que suelen ofrecer pequeños trozos del mismo a todos los invitados a la cena, y que también suelen ser los miembros de la familia y los amigos.

Después de la cena los grupos de familiares acuden a los templos a rezar por el año nuevo, aunque otros se quedan en casa toda la noche. Mientras tanto en la calle podemos ver los fuegos artificiales, los petardos y las cintas rojas colgando de todas las puertas para asustar a los malos espíritus. A los malos espíritus no les gusta el ruido que hacen, ni el color rojo, y como en esa fecha, según la tradición, un monstruo llamado Nian (que significa año) y vive en el fondo del mar, tiene la costumbre de dirigirse a las aldeas con el fin de devorar todo lo que encontraba a su paso, pero los aldeanos descubrieron que tenía miedo al color rojo y también al ruido de los petardos, y desde entonces colgaron cintas rojas, farolillos y todo tipo de telas tanto en los marcos de las puertas como en las ventanas para impedir que el monstruo Nian entrara a robarles la comida o las cosechas.

Durante los quince días que duran las celebraciones, tanto las empresas como las escuelas cierran durante al menos los dos primeros días del año nuevo. Los miembros de las familias más jóvenes reciben dinero de los más mayores, así como dulces y pequeños regalos en sobres rojos. El color rojo es el dominante porque es el que aleja a los malos espíritus. En algunas partes de China, y en algunas etnias, los comensales no comen carne ni sacrifican animales.

El dios de la abundancia – Cai Shen

El Segundo día del año nuevo chino se considera el inicio oficial del año, así como también celebran el cumpleaños de Cai Shen (el dios de la riqueza). Algunas etnias consideran que este día es importante para los animales y les ofrecen comida especial. También las familias aprovechan las fiestas para visitar a los vecinos y amigos, ya que consideran que hay que mantener muy buenas relaciones con los vecinos. Algunos grupos, o etnias, se dirigen a los templos dedicados al dios de la riqueza para dar las gracias y hacer sus propias peticiones para el nuevo año que acaba de empezar.

El tercero y cuarto días, aunque persisten las celebraciones, los negocios y las escuelas vuelven a la normalidad, aunque lo más habitual sea celebrar todos los trabajadores juntos, comidas, o cenas, tal y como manda la tradición.

Guan Yu – el dios de la guerra

El quinto día algunos grupos de jóvenes encienden petardos para llamar la atención del espíritu de Guan Yu (años 160-219 AD), uno de los mejores y más famosos guerreros de los Tres Reinos. Fue un gran maestro en la caballería y también es conocido como el dios de la guerra, o como el Buda de la guerra.

Otro de los días se celebra una de las tradiciones mas románticas del año nuevo chino en la cual las mujeres solteras escriben sus peticiones en las naranjas para conseguir maridos y luego las arrojan al río. Los hombres recogen las naranjas desde el otro lado y deciden si tienen alguna oportunidad dependiendo de la dulzura, o acidez, de la naranja que se están comiendo.

Después de varios días de celebraciones diferentes, dependiendo de la etnia o el lugar geográfico de China ya que varían mucho las formas de celebrarlo y de seguir unas tradiciones u otras, los quince días acaban con el Festival de las Linternas, conocido también como el Festival de los Faroles.

Durante el Festival de los Faroles, la tradición dice que los niños deben salir por la noche a visitar los templos llevando consigo linternas de papel y en el camino tienen que resolver los acertijos que haya escritos en los faroles. Antiguamente los faroles eran muy sencillos y solamente el Emperador y los nobles los tenían con muchos adornos. Actualmente los faroles se decoran de muchas formas, e incluso con diseños muy vanguardistas. A veces los faroles están hechos con forma de animales. La traidición dice que los faroles simbolizan lo que la gente deja marchar del pasado, porque de esa forma podrán conseguir un futuro mejor, y que es justamente lo que piden para el nuevo año en el momento en que sueltan las linternas y las dejan volar hacia el cielo.

María de Gracia

www.lectura-tarot.com

www.lecturatarot.com

http://blog.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía

www.culturalchina.com

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Horóscopo chino para el año 2.018. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>