Las cuatro velas

Las cuatro velas ardían lentamente.

Sus llamas  eran tan chispeantes que parecían hablar  entre ellas.

La primera vela dijo: “Yo soy la Paz, pero estos días nadie quiere tenerme encendida”.

Entonces la llama de la vela de la Paz empezó a apagarse lentamente hasta que no quedó nada de ella.

La segunda vela dijo: “Yo soy la Fe, pero creo que por ahora no soy indispensable”.

La llama de la Fe empezó a apagarse lentamente hasta que se extinguió del todo.

Con tristeza la tercera vela dijo: “Yo soy el Amor y no tengo fuerzas para seguir estando encendida por más tiempo.

La gente me dió de lado, no entiende la importancia que tengo y se olvidan a menudo de querer a los que tienen más cerca“.

Y sin esperar más, la llama del Amor se extinguió.


Pero de pronto………

Entró un niño en la habitación y vió las tres velas apagadas………

El niño empezó a llorar y preguntó:

“¿Por qué no estáis encendidas?, se supone que tenéis que estar encendidas hasta el final”.

Entonces la cuarta vela le dijo al niño:

“No tengas miedo porque yo soy la Esperanza y mientras yo alumbre

podremos encender las otras velas”.

Con ojos brillantes el niño cogió la vela de la Esperanza y encendió las otras tres velas.

Nunca dejes la llama de la Esperanza apagarse.

Con Esperanza en la vida, no importa cuantas cosas malas haya.

Paz, Fe y Amor deben brillar una vez más y para siempre.

Maria de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Cuentos y leyendas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *