Las Doce Casas Astrológicas

“La Astrología representa la suma de toda la sabiduría psicológica de la antigüedad”.

Carl G. Jung, “The Red Book”.


Manuscrito del siglo XVIII – las doce Casas del Cielo

Las doce Casas astrológicas son el resultado de las divisiones del ciclo diario que hace la Tierra en el movimiento de rotación sobre su eje que dura 23 horas 56 minutos y 4 segundos, y se llama día sidéreo.

Los componentes básicos de una Carta Astral son los planetas, los signos zodiacales y las Casas astrológicas, por lo tanto son las doce partes iguales en las que está dividida una Carta Astral y empieza a interpretarse partiendo de la Casa I, el Ascendente, y después siguiendo el orden inverso a las manecillas del reloj hasta llegar a la Casa XII.  Los planetas pasan por todas estas Casas cada veinticuatro horas y cada planeta tiene un significado diferente de acuerdo a la posición del Sol en la fecha de tu nacimiento (tu signo solar). Esas doce divisiones indican las áreas de nuestras vidas donde se manifiestan, en mayor o menor medida, las diferentes energías planetarias.

Las Casas astrológicas son en realidad áreas donde pasan cosas puesto que en ellas están debidamente planificadas las áreas generales de la vida de cada persona y son las estancias por las que te sientes más atraído, o centrado, durante tu trayectoria vital. Es como si fuera una gran casa donde hay doce habitaciones completamente diferentes unas de otras y tuvieras predilección por pasar más tiemo en unas estancias y menos en otras.

Los objetivos de la Casa I son similares a la energía que aporta Aries.

Los objetivos de la Casa II son similares a la energía que aporta Tauro y así sucesivamente.

Así nos encontramos con que:

Aries está en la Casa I

Tauro está en la Casa II

Géminis en la Casa III

Cáncer en la Casa IIII

Leo en la Casa V

Virgo en la Casa VI

Libra en la Casa VII

Escorpio en la Casa VIII

Sagitario en la Casa VIIII

Capricornio en la Casa X

Acuario en la Casa XI

Piscis en la Casa XII

La Casa I – (Horoscopus, Gubernaculum)

Aries regido por Marte:”Yo soy”. Persona, constitución, la vida y el cuerpo. Personalidad, apariencia física, competición y cómo somos vistos por los demás, temperamento, actitudes, la forma en que nos enfrentamos a la vida. Identidad, máscara, imagen pública. Emerge la conciencia personal. Representa a uno mismo.

Anatomía humana:

Gobierna el cerebro, la cara y la cabeza.

Significado astrológico:

La Casa I, o Ascendente, representa la apariencia física, o la imagen, además de los planetas que hay en la Casa y que nos indican el grado de individualidad de la persona. También representa el cerebro y el puente que hay entre el subconsciente y el consciente del individuo. Nos indica la forma de llegar a niveles más eficaces con el fin de poner en marcha las habilidades del indivio lo que le hace diferente a los demás.

La Casa II (Ditis ianua)

Tauro regido por Venus: “Yo poseo”. Posesiones personales, autoesima, lo que se valora, creatividad interna, finanzas, recursos, ganancias, medios de subsistencia. Definición de sí mismo. Vínculos. Experiencias. Actitud de cada uno hacia las  posesiones.

Manuscrito Zacut – año 1464

Anatomía humana:

Gobierna el cuello, los oídos y los dientes de la mandíbula inferior.

Significado astrológico:

Casi todos se aferran a algún privilegio, que suele ser el aspecto negativo de las posesiones materiales, ya que se basa en el pasado y normalmente en la inseguridad, además del orgullo o la soberbia. El lado positivo es canalizar esas energías de forma constructiva con el fin de sacarle mayor partido a las propiedades, no sólo en beneficio propio, sino también en beneficio del conjunto de la sociedad. En esta Casa se encuentra todo lo relacionado con bienes materiales, poder adquisitivo y ganancias, o pérdidas, gracias al propio esfuerzo, pero también nos encontramos con las deudas. Después del “Yo soy” la persona se da cuenta de que “necesita” cosas materiales con el fin de salir adelante. En esta Casa están todas esas necesidades. Los beneficios materiales están muy unidos a la ética personal del individuo y a la capacidad que se tiene para utilizar y conservar esas posesiones. También se refiere a la autoestima y el valor que da el individuo a no apoyarse en cosas únicamente materiales, sino que también se apoya en sí mismo.

La Casa III (Dea)

Géminis regido por Mercurio: “Yo comunico”. Actividad mental, necesidad de conocimiento, viajes cortos, participación en la comunicación, relación con los hermanos, vecinos, entorno inmediato, educación primaria, pensar, escribir, conexión.

Anatomía humana:

Gobierna los hombros, los brazos, el oído derecho, las manos, la garganta, el sistema nervioso, los omóplatos, las costillas y la glándula tiroides.

Significado astrológico:

En esta Casa encontramos el entorno en el que se desenvuelve esa persona, hermanos, familia, y también la forma que tiene de comunicarse con ese entorno. Indica medios de transporte, especialmente si se trata de viajes cortos. Aquí encontramos la forma que tiene la mente para adaptarse a las nuevas ideas, a los avances, y también el talento de cada persona. Están reflejados sus primeros estudios. Sus experiencias y facilidad mental durante el aprendizaje. Los primeros años de escuela, la infancia, sus hermanos, también el vecindario o lugar donde transcurrió su infancia.

La Casa IV (Imum caeli)

Cáncer regido por la Luna: “Yo siento”. Padre del sexo opuesto, país, raíces, casa y familia, historia, tradición, recuerdos, nostalgia, bienes inmuebles, padre, dependencia y la dependencia, seguridad.

Significado astrológico:

En esta Casa encontramos el hogar, los padres, la familia, las raíces y también el hogar que formará en el futuro. También está incluído su patrimonio, las herencias (biológicas y materiales) y su vida privada. Aquí se muestran sus propiedades y todo lo que esté bien guardado. Los últimos años de la vida de las personas y lo que deja detrás. Sus raíces psicológicas. Seguridad. Las tradiciones transmitidas de generación en generación, las vidas pasadas. Los comportamientos y valores adquiridos en la infancia. El mantenimiento de lo aprendido para poder perpetuarlo en su futuro.

La Casa V (Bona fortuna)

Leo regido por el Sol: “Yo brillo”. Expresión, creatividad, romance, temas sentimentales, juegos de azar, especulación, diversión, fiestas, niños, forma de expresarse, relaciones casuales. La exteriorización y liberación de la creatividad del yo interno.

Anatomía humana:

Gobierna el hígado, el corazón, el vientre, la vesícula, el bazo y el estómago.

Significado astrológico:

En esta Casa nos encontramos a nuestros hijos, nuestros amores, diversiones y placeres, juegos y aficiones. También nuestra actitud emocional y el amor que damos a los demás. Iniciativa, originalidad, creatividad. Habilidad tanto para desarrollar dramas como para escribir o ejercer alguna de las artes. La política, embarazos, educación de los hijos, asociaciones culturales y de ocio. Sentido de la indentidad y de la seguridad, confianza en uno mismo. Espontaneidad y exhibir la identidad real. Correr riesgos con aventuras. Aquí experimentamos con nuestra habilidad en sociedad a través de las relaciones con nuestros amigos y amantes. Aprendemos sobre nosotros mismos observando las reacciones de los demás hacia nuestro comportamiento. No queremos perder ni la espontaneidad ni la necesidad de seguir jugando, nuestro lado infantil tiene que sobrevivir. Los hobbies, aficiones, pasatiempos. Abortos.

La Casa VI (Mala fortuna)

Virgo regido por Mercurio: “Yo analizo”. Sirvientes, empleados, comercio, salud, dietas, autoservicio, interacción con el entorno, atención al detalle, perfección, trabajo, rutina, conflicto personal, accidentes, inercia, limitaciones, conflictos tanto propios como con los demás, introspección, nuestras mascotas, responsabilidades.

Anatomía humana:

Gobierna los riñones, el intestino y el ano.

Significado astrológico:

Esta Casa está relacionada con la integración del individuo en su entorno. En cómo se desenvuelve en el trabajo; las rutinas y todas esas tareas necesarias de la vida diaria. Aquí se encuentran los tipos de trabajo que puede hacer y la gente con la que puede relacionarse. La burocracia, los empleados, todo está aquí. También está el servicio a la comunidad. Nos indica la forma en que podemos ser parte de la sociedad y cómo aportar nuestras experiencias y conocimientos al bien común. También están la salud y la curación, así como nuestra propia capacidad para mantener el equilibrio físico de forma coherente. El lugar de trabajo se convierte entonces en un Macrocosmos y nuestro cuerpo en un Microcosmos.

La Casa VII (Occasus)

Libra regido por Venus: “Yo equilibro”. Uno mismo en una asociación, el matrimonio, la vida de casados, los negocios, los compromisos con los demás, aprecio a las artes, lo que buscamos en los demás, enemigos abiertos, el juego limpio, la armonía. Divorcios, contradicciones, intimidad, contratos. Relaciones humanas e intercambio de ideas. Representa a las otras personas.

Significado astrológico:

En esta Casa están todas las relaciones sociales del día a día. Aquí se encuentra el tipo de personas con quien se relacionará con frecuencia, y muy especialmente en sus relaciones sentimentales y/o matrimonios. Están las cualidades que se niegan a uno mismo y se imponen a los demás. Los amigos y enemigos están aquí puesto que en ambos proyectamos nuestro yo. Aquí también se encuentran las relaciones a largo plazo. Equilibra las necesidades de las personas con las que nos relacionamos con frecuencia. Aquí también están las asociaciones empresariales y los enemigos abiertos.

La Casa VIII (Typhonis sedes)

Escorpio regido por Plutón: “Yo deseo”. Muerte, renacimiento y transformación, recursos de otras personas, misterios ocultos, secretos, sexualidad, misticismo, tabúes, encantamientos, entendimientos intuitivos, crisis, el dinero no ganado, pérdidas, bienes, moralidad, purificación, legados, regeneración, dinero.

Anatomía humana:

La pelvis, los huesos, los testículos, los genitales femeninos y la vesícula.

Significado astrológico:

Las limitaciones humanas y su importancia en las relaciones con su entorno. Expansión de la visión del mundo. A esta Casa se la conoce como la Casa del trauma. Su característica principal es la experiencia que adquirimos a la hora de encontrarnos en situaciones límites y que nos ayudan a conocer nuestra resistencia. Realmente es una puerta que nos transporta del mundo familiar hacia otro mundo nuevo y desconocido. Las heridas, las operaciones quirúrgicas, el dolor, las rehabilitaciones, las convalecencias pueden hacernos ver la vida de otra forma y enseñarnos a ir creando mecanismos de defensa. Tenemos que encontrar nuestro valor real y aprender a resistir controlando tanto los miedos como la impaciencia. Hay que cruzar la puerta y entrar en un territorio donde asumiremos que estas experiencias marcarán nuestro futuro para siempre.

Esta Casa nos recuerda que sólo hay una cosa que tenemos cierta y que ésta es la muerte. Es la Casa de la transformación, de los finales, de los principios y de la habilidad que poseemos para la auto-regeneración usando también nuestra sexualidad para ello. Está asociada con las herencias, el dinero de nuestras parejas y las finanzas en general. Nuestras deudas con la sociedad aparecen en esta Casa mediante los impuestos y nos enseña a vivir dentro de las reglas sociales aceptando las consecuencias que esto conlleva.

La Casa VIIII (Deus)

Sagitario regido por Júpiter: “Yo enseño”. Educación superior, filosofía, religión, ley, la visión del conjunto, viajes de larga distancia, optimismo, buena suerte, desarrollo psíquico, expansión de la conciencia, entendimiento.

Anatomía humana:

Gobierna las caderas, los muslos, las arterias y la zona sacra.

Significado astrológico:

Esta Casa está relacionada con la necesidad de adquirir conocimientos y comprender el mundo en el que vivimos. Se refiere también al desarrollo espiritual de cada individuo con respecto a Dios. Las convicciones intelectuales y la enseñanza superior influyen tanto en el intelecto como en el espíritu de la persona. Aquí se encuentra la necesidad de ampliar conocimientos también a través de los viajes. Nos encontramos con la religión, las diferentes filosofías de vida y las creencias. Es donde formulamos nuestro código para la vida, bien sea a través de nuestro aprendizaje personal y experiencias, o adoptando normas de otras culturas. Expansión es la palabra que gobierna esta Casa.

La Casa X (Medium caeli)

Capricornio regido por Saturno: “Yo construyo”. Padre del mismo sexo, carrera, la realidad física (el mundo), la forma en que podemos recorrer nuestro camino en el mundo, persona social, cómo queremos ser percibidos en sociedad, profesión, posición, ganancias, ocupación, negocios, ambiciones, reputación, estatus, vocación, padre o madre dominante, honor. La posición de cada persona en las relaciones con los demás; las bases con el mundo exterior, participación en sociedad, el poder, la identidad de cada uno.

Anatomía humana:

Gobierna las articulaciones de las rodillas, los huesos, las uñas y el esqueleto en general, los huesos de los oídos.

Significado astrológico:

La Casa X está relacionada directamente con los éxitos profesionales conseguidos con el propio esfuerzo. Aquí estarán los planetas que nos indican el tipo de relaciones que se tiene con los superiores y el talento que tiene cada uno. Esta Casa se encuentra en la parte superior de la Carta Astral y se refiere a las más altas ambiciones, tanto personales como profesionales. Es la culminación del trabajo y las experiencias adquiridas para lograr los objetivos que nos habíamos marcado, además de la autoridad que otras personas tienen sobre nosotros. Es el logro mediante trabajo muy duro. Esta persona ha llegado a la cima y la sociedad en general se lo reconoce.

La Casa XI (Bonus daemon)

Acuario regido por Urano: “Yo pienso”. Los amigos, el humanitarismo, los ideales, las esperanzas, la amistad, el amor que recibimos, los sucesos repentinos, la rebelión, los escándalos, las ambiciones, las aspiraciones, las asociaciones, las metas, los sueños, todo lo oculto, las visiones, los secretos, las aspiraciones, la vida social.

Anatomía humana:

Gobierna las piernas, el oído izquierdo, la circulación sanguínea, los dientes del maxilar superior y los tobillos.

Significado astrológico:

Las nuevas formas de expresión; la posición social de cada uno y la influencia que se tiene desde esa posición sobre los demás. Nos indica la necesidad que tiene de crear una vida social segura. También hay compromisos de grupo. Aquí están las esperanzas y los sueños que cada uno tiene para el futuro, y no sólo para uno mismo, sino también para todos los demás. Los planetas alojados en esta Casa mostrarán la dificultad, o facilidad, de integración social, primero en la edad infantil y luego en los círculos sociales que vaya frecuentando a lo largo de su trayectoria vital. Aquí encontramos a nuestros amigos o grupos de personas (no familia) con quienes nos unen lazos, cosas comunes o asociaciones. Otras personas comparten nuestros ideales y metas, quizá a través de algún tipo de asociación caritativa o política. En esta Casa es donde podemos crear la sociedad que queremos y no tener miedo de los cambios ni tampoco de desafiar a las tradiciones.

La Casa XII (Malus daemon)

Piscis regido por Neptuno: “Me importa”, limitaciones, iluminación, el subconsciente colectivo, la fantasía, el karma, el engaño a sí mismo, los enemigos ocultos, hospitales, instituciones, servicio a los demás a través de la compasión, capacidad psíquica, sensibilidad, persecución, engaños, lamentos, materias ocultas, el subconsciente, relaciones clandestinas, destino, obstáculos, confinamiento, animales de gran tamaño, al dolor, las tribulaciones, la aflicción, la auto-destrucción, la viudedad, los entierros, el destierro, el aislamiento, la detención, el soborno, la subversión, el asesinato, el secuestro, el suicicio, las brujas, los delatores.

Anatomía humana:

Gobierna los pies y las piernas.

Significado astrológico:

Aquí se encuentran los conflictos entre el individuo y la sociedad en la que vive. La inercia social y los límites de la conciencia colectiva. El subconsciente tanto individual como colectivo. El proceso de transformación y de renacimiento. Los recursos acumulados tanto si son positivos como si son negativos. Las experiencias. La energía planetaria en esta Casa se expresará de forma invisible. Lo más importante que hay en esta Casa es el mundo interno de la psique humana. Los planetas se mostrarán a un nivel muy espiritual creando un mundo de fantasía, sueños e imaginación sin límites. Hay conexión con Dios y con la naturaleza. Los planetas cambiantes toman el color apropiado a cada situación. Aquí todo se diluye y los intereses terrenales desaparecen de la vista. Esta Casa es la disolución de todo lo material y la comunión con el Cosmos. Aquí se encuentran las deudas que tenemos pendientes con el destino, nuestras limitaciones, las instituciones para cuidar a los desafortunados.

En la Casa XII se encuentra nuestro mundo interior. Es donde podemos reconocer a nuestro auténtico y verdadero yo. También hay dudas y preguntas sobre quienes somos. Cuando nos alejamos del mundo terrenal y encontramos un sitio donde hay paz y soledad entonces es cuando estamos en perfecta disposición para contactar con nuestros seres superiores y los planetas de esta Casa nos recuerdan la necesidad de reflexionar. También están nuestros peores enemigos, que normalmente somos nosotros mismos, al no saber satisfacer nuestras necesidades más básicas. Aquí regresamos después de vivir en un mundo estresado y aquí encontramos una gran fuerza interior y mucha paz.

Para simplificar podemos decir que la Luna simboliza “donde hemos estado”.

El Sol simboliza: “dónde vamos”

Y el Ascendente simboliza la manera en que vamos a llegar.

María de Gracia

www.lectura-tarot.com

www.lecturatarot.com

http://blog.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net

(prohibida su reproducción total o parcial)

Bibliografía:

– “A Vision”, W. B. Yeats

– “Occult Philosophy”, Cornelius Agrippa

– “The Red Book”, Carl G. Jung

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Cartas Astrales. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>