Los Espíritus Guardianes (Angeles de la Guarda)

“Boliche, inesperado compañero perruno, sorprendente ángel de mi guarda. Boliche, siempre.” I.A.R.C.

Los Espíritus Guardianes (Angeles de la Guarda)

En algunas partes de Siberia, China, y Mongolia siempre han existido personas que, según la tradición, manejan las fuerzas de la naturaleza, son capaces de domar caballos, de curar epidemias, y hacer magia, además de comunicarse con los dioses, a las cuales se las conoce como: “shaman”, palabra de origen tungú, lengua predominante en esa zona del mundo, y utilizada también para referirse a un médico, o brujo, y que significa: “el, o la, que sabe”; palabra que, según los eruditos, viene del sánscrito: “shramana”.

La existencia de los espíritus guardianes, o guías, es tan antigua como la vida en la tierra, y empieza con las primeras civilizaciones conocidas alrededor del mundo, desde el lejano Oriente hasta el cercano Occidente. Según las tradiciones, esos espíritus llegaban a la tierra enviados por los dioses con forma de animal, y protegían a todos aquellos seres humanos que estaban en peligro, o se habían perdido, y se limitaban a guiarles por el camino correcto, o a curar sus enfermedades. Las tradiciones dicen que estos espíritus solo podían comunicarse con sus protegidos a través de los sueños. Pero cuando empezaron las guerras, y las grandes migraciones de un lado a otro de la tierra, los espíritus guardianes decidieron elegir a un “mensajero” entre sus protegidos, con el fin de transmitirle poderes mágicos para que éste ayudara a su pueblo.

Máscara de chamán (Canadá) – máscara de chamán (USA)

Y eligieron a un mensajero, (chamán) con el fin de que transmitiera las peticiones de los hombres, o los pueblos, a los dioses. Desde entonces, los elegidos, chamanes, se cubrían con las pieles, o las plumas, del animal que les hubiera elegido como “intermediario”, el cual representaba el gran poder de toda esa especie de animales, o aves, ya que, desde ese momento, el chamán recibía poderes sobrehumanos con el único fin de ayudar a su pueblo. Y una vez elegido el intermediario (chamán), esa tribu, o aldea, no podía matar, ni comer, a ningún animal de esa misma especie, sino de otras diferentes. Estos espíritus guardianes no solo pueden aparecer con forma de animales, sino también con forma de seres humanos. El espíritu guardián no permanecerá mucho tiempo junto al chamán, porque su visita es temporal, pero después, la tradición dice que llegarían otros espíritus menores, o asistentes, a seguir la misión de los primeros espíritus guardianes.

Chamanismo en Vietnam (Yap) y Tailandia

Y el chamán, desde entonces, no solo puede comunicarse con los espíritus guardianes, sino también con los animales, quizá por la antigua superstición de que los animales, y los humanos, han estado relacionados en sus orígenes mas ancestrales. En algunas antiguas civilizaciones, e incluso en la actualidad, se tenía el convencimiento de que cada criatura recién nacida lo hacía acompañada por un espíritu guardián (o ángel de la guarda en las religiones pre-cristianas) que lo iba a proteger durante toda su trayectoria vital. Y si el recién nacido no llegaba junto con su protector, esa criatura nunca alcanzaría la edad adulta. Sin embargo, también hay otra creencia que mantiene que si el recién nacido no tiene a su espíritu guardián junto a él, esa criatura va a tener una constitución física muy débil, y pasaría por toda una serie enfermedades, además de por numerosos fracasos, y seguramente moriría muy pronto.

Los espíritus guardianes, a través de la magia que habían transmitido al chamán, curan enfermedades, protegen al pueblo de los desastres naturales, y fortalecen a los guerreros, pero también son ayudados por otros espíritus menores, con mucho menos poder, y que actuaban de asistentes de los espíritus guardianes, ya que éstos tenían conocimientos superiores. Estos últimos ayudantes de los espíritus eran considerados como los espíritus que simbolizaban la reencarnación del alma de algún fallecido, sin tener que ser familiar de ningún miembro de la aldea, o tribu.

Chamanismo coreano (Munismo)

Las tradiciones indican que era relativamente fácil comunicarse con los espíritus guardianes, y con los espíritus menores, para los chamanes, y para que éstos pudieran comunicarse con todos los demás miembros de la tribu, lo hacían a través de los sueños, o meditando en soledad durante varios días aislados del resto del grupo. Para celebrar las visitas de los espíritus, mayores, menores, los nativos, y aldeanos, bailaban con los espíritus de esos animales, todos cubiertos con sus pieles, o plumas (lobos, osos, coyotes, águilas, etc.) y hacían rogativas para tener buenas cosechas, o para pedir lluvia, o para librar a su pueblo de algunas enfermedades, o plagas.

Chamanismo en Oriente

En la lengua coreana contemporánea, el sacerdote-chamán: “mu”, es conocido como “mudang”, si es mujer; o “baksu”, si es hombre, aunque también se utilizan otros nombres.​ El término “mu” (chamán) es sinónimo del término chino “wu”, que define tanto a sacerdotes como a sacerdotisas. ​ El rol del “mudang” (chamán) es actuar como intermediario entre el mundo de los espíritus, o dioses, y el plano humano, a través de los rituales, y buscando resolver problemas en las vidas de los humanos mediante la intervención divina.

Angeología hebrea – Dumah (Silencio)

“Hashmallin” son entes angélicos en la religión Hebrea”. (“Biblia Hebrea – Ezequiel 1:4)

“Dumah” (silencio) es el nombre del ángel (espíritu guardián) que está a cargo de guiar a las almas en el mundo inferior en su camino hacia el infierno, el limbo, o el paraíso. Este nombre, “Dumah”, también fue adoptado por la angeología pre-islámica (Mahoma, año 600 de nuestra era), donde se habla del “ángel que guía a las almas al mundo inferior” llamado Dhudat (de Dumah). El ángel de la muerte tiene que entregar todas las almas a Dumah, en ambas angeologías, para que las guíe hacia el lugar de la bienaventuranza eterna, y que los jueces decidan su futuro. Pero el ángel Dumah también anuncia la llegada de las nuevas almas al mundo subterráneo, y se encarga de arrojar por una sima a las profundidades del Hades, a todos los que han sido considerados malvados. Y esta ceremonia se repite cada sábado, cuando las almas salen de su lugar de tormento antes de ser arrojadas al fuego eterno.

Según los cabalistas, Dumah (mal’akh = mensajero) era originalmente el ángel guardián de Egipto, pero cuando huía ante el decreto del Señor (Éxodo 12:12), fue destinado al mundo inferior sobre los espíritus de los muertos (Zohar II: 18a), junto a Mashḥit, Af y Ḥemah los oficiales de la ejecución bajo las órdenes de Dumah. El nombre de Dumah también ha aparecido en las mitologías de la antigua Mesopotamia, y su misión era, además de guiar las almas al mundo subterráneo, liderar al grupo de espíritus guardianes de los recién nacidos, entre otra serie de misiones en la tierra.

De acuerdo a las antiguas tradiciones pre-cristianas, los espíritus guardianes no tenían forma de animales, sino de seres humanos, tanto de hombres, como de mujeres, e incluso podían adoptar la forma de niños. Sin embargo, la angeología hebrea, y la mesopotámica, anterior, nos muestra figuras de ángeles con forma mitad humana y mitad animal, que pertenecerían a los “Querubín” y “Serafín”, y solo se tienen imágenes de estos ángeles las que provienen de la mitología cananita (Fenicia), y la avesta, de la antigua Persia, ya que estas imágenes fueron hechas por artistas egipcios y asirios, y en las que los artesanos plasmaban su gran imaginación. Este tipo de artesanía se vendía en todos los mercados de los Pueblos del Mar (Mediterráneo), y adornaban la mayoría de los templos. Haya innumerables piezas en los museos de todo el mundo.

Angeología persa

El zoroastrismo reconoce varias clases de seres espirituales además del ser supremo, Ahura Mazda, y son los coros de ángeles: Amesha Spentas (Arcángeles), Yazatas y Fravashis. En la práctica (Sad Dar, capítulo 26), los zoroastrianos eligen a un ángel guardián para su protección, y durante toda su vida estudian, y aprenden, las oraciones dedicadas a ese ángel.

Angel persa

Y dentro de esos grupos están los Fravashis (en plural Farohars), es decir: los ángeles de la guarda, también conocidos como “Arda Fravash” (Santos Angeles Guardianes). Según la angeología persa cada recién nacido está acompañado por un ángel guardián que actúa como guía durante toda su vida. La tradición dice que estos ángeles primero vigilaban las murallas del cielo, y después se ofrecieron voluntarios para descender a la tierra y proteger a los individuos hasta el final de sus días.  El dios supremo Ahura Mazda aconseja a Zaratustra que los invoque para pedir ayuda cuando se encuentre en peligro. Ya que si no fuera por su tutela, los animales y las personas no podrían haber continuado existiendo, porque el perverso Druj (demonio) los habría destruido a todos. Los espíritus guardianes manifiestan la energía de Ahura Mazda, y preservan el orden en la creación. Se dice que vuelan como pájaros alados, y están representados por un disco alado, y a menudo con una persona superpuesta.

Esfinge Asiria – Siglo IX-XVIII antes de C. Mesopotamia, Nimrud

Angeología hebrea y pre-cristiana

En las tradiciones hebreas, y primeros cristianos, nos encontramos con que hay seis clases de espíritus, como en algunas religiones anteriores, y se trataría de espíritus que han vivido siempre en el cielo, y, por lo tanto, pueden proporcionar una perspectiva diferente a los espíritus que habrían vivido en el mundo físico. Estos espíritus serían los intermediarios entre el Cielo, y la tierra y son de un gran apoyo a todo lo que activa primero, y luego eleva: el yo espiritual de los seres humanos. Estos espíritus poseen gran experiencia y tienen orden de mejorar el mundo físico, por lo tanto ayudan a grupos de personas, o de forma independiente, y son apoyados por los Angeles Guardianes, ya que éstos también han sido espíritus anteriormente. Algunas tradiciones indican que estos guías espirituales una vez estuvieron en la tierra, y habrían vivido muchas vidas aprendiendo todas las lecciones en ellas, y después pasaban a un nivel superior para que, con su experiencia, puedan ayudar a los hombres en la tierra. De acuerdo a una antigua tradición, cada persona tiene su propio Angel Guardián, y ese espíritu tiene la facultad de adoptar el aspecto de un ser visible. También se mantiene que las influencias del bien y del mal, que forman parte de la naturaleza humana, son bien conocidas por estos espíritus y su presencia nos protege de las tentaciones.

Espíritus guardianes en el Islam

Angeles del Islam

Al heredar los conceptos de angelología del judaísmo y el cristianismo, el Islam también desarrolló una jerarquía de ángeles. En orden descendente de importancia son: los cuatro portadores del trono de Alá (hamalat al-‘arsh), simbolizados por un hombre, un toro, un águila y un león en la leyenda islámica (que se extrajo de las imágenes del Apocalipsis); los querubines (karubiyun), que alaban a Alá; cuatro arcángeles: Jibril, (o Gabriel, el Revelador); Mikal, (o Miguel, el Proveedor); ‘Izra’il, el Angel de la Muerte; e Israfil, el Angel del Juicio Final; además de ángeles menores, como los “hafazah”, o “hafza”, (Angeles Guardianes).

Angel Sembrador

También se desarrollaron jerarquías de seres celestiales, o espirituales, en varias religiones surgidas de las principales religiones occidentales, y entre religiones sincretistas, como el gnosticismo, que combinaba elementos de tradiciones judías, griegas y cristianas, y el maniqueísmo, una religión dualista que fue fundada por el reformador persa del siglo III de nuestra era, por Mani. Tales religiones generalmente incorporan en sus conceptos jerárquicos aspectos de las teorías de la emanación, como los Eones, o los Arcontes, o de la astrología, como los signos del zodíaco.

En el Islam está el arcángel que tocará la trompeta desde una roca sagrada en Jerusalén para anunciar el Día de la Resurrección (Qiamah o Qiamat). La trompeta se balancea constantemente en sus labios, y está lista para ser soplada cuando Dios lo ordene. En la literatura bíblica judeocristiana, el Arcángel Rafael es el correspondiente al Israfil islámico. La tradición dice que fue Israfil quien instruyó a Mahoma durante tres años en los deberes de un profeta antes de que pudiera recibir el Corán.

Concepción moderna de los ángeles

Los Espíritus Guardianes, o Ángeles de la Guarda, empezaron muy pronto a convertirse en tema de poetas y escritores, partiendo de la base de algunos pasajes bíblicos que hacen mención a “espíritus ministrantes” ante el trono de Dios, y de algunas leyendas eclesiásticas, de las tradiciones hebreas y de los primeros cristianos, y que seguramente tenían un origen mucho mas antiguo, pero que perdura hasta nuestros días.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografia:

-“Dictionary of Paranormal”

– “Nuevo Testamento”

-“Torah” – “Sha’re Orah”

-“Enciclopedia Británica”

-“History of Zoroastrianism”

www.avesta.org

www.jewishencyclopedia.com

https://www.ancient.eu/Mesopotamia/

http://indians.org/articles/american-indians.html

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los Espíritus Guardianes (Angeles de la Guarda)

  1. Alejandro dijo:

    Muy buen artículo; detallado históricamente e ilustrativo.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>