Los sueños premonitorios

Hay varias clases de sueños y cada uno de ellos está catalogado, y estudiado, científicamente, pero también lo está por los especialistas en las ciencias ocultas. No hay evidencias científicas sobre los sueños premonitorios porque muchos de sus analistas consideran que se trata del azar, o de las casualidades, o de la sugestión del soñador, y que ese tipo de sueños nunca se convierten en realidad.

Sin embargo, en el mundo de las ciencias ocultas hay especial interés por los sueños conocidos como proféticos, o premonitorios, lo cual significa que podemos encontrarnos con diferentes versiones sobre los mismos, pero con muy pocas diferencias de interpretación entre unos estudiosos y otros. El sueño premonitorio es el que se manifiesta como una realidad en el futuro que acabará tomando forma dentro de unas tres semanas, o quizá lo haga inmediatamente. Estos sueños están considerados como mensajes personales, o universales, que nos envían los Angeles, si se trata de un creyente, o el Cosmos, para anunciarnos sobre algo que ocurrirá en nuestras vidas. Pero también pueden tratarse de sueños más globales, como lo que ocurrirá en la Tierra en sí misma, o en la vida de otras personas, en el futuro.

Hay varias teorías, tanto científicas, como esotéricas, sobre los sueños premonitorios. Una de ellas es que el Universo tiene dos fuerzas opuestas simultáneas con respecto a la vida humana. La primera es el libre albedrío, la capacidad del ser humano de elegir, y la segunda es el Destino, o propósito en la vida, la razón por la que hemos nacido y sobre la que no tenemos control. El Universo es como una gran tela de araña en la que cada hilo conecta eventos, gente, circunstancias, etc..

Hay un aspecto de la mente humana que permanece latente en el inconsciente para la mayoría de las personas, y es consciente de las cosas en general en su totalidad, y cuando se conecta con los sueños, es cuando empezamos a ver fuera del tiempo real. El tiempo es solo real desde ciertos puntos de vista, sobre todo para el ser humano, puesto que los cinco sentidos los usamos a diario. Hay momentos en la conciencia del ser humano que cuando estos elementos se manifiestan, la sincronicidad de enviar un mensaje claro sobre que no solo podemos estar al tanto de lo que ocurre, sino que también hay una Inteligencia Superior que lo guía.

Los sueños premonitorios nos permiten ver el futuro, ya sea el nuestro, o el de otra persona, con claridad, pero a veces con símbolos, o a base de metáforas. A menudo, los sueños se revelan a través de símbolos, ya que nuestra mente en el sueño (dormida) no funciona con la misma lógica que nuestra mente en vigilia (despierta). A veces puede resultar difícil saber si un sueño es realmente una premonición o no, y cómo interpretarlo, aunque, normalmente, estos sueños son muy claros y específicos, sin embargo, otras veces, necesitamos a un intérprete para que descifre las alegorías, o símbolos, o los mensajes encriptados.

Algunos psicólogos explican que la prevalencia aparente de los sueños premonitorios son sesgos de la memoria, es decir: la memoria selectiva se pone en marcha para las predicciones precisas, y la memoria distorsionada actúa de manera que los sueños estén entrelazados de forma retrospectiva a los acontecimientos futuros. El hecho de escribir los sueños nada más despertarse, cuando se recuerdan, impide que la memoria selectiva ya no se proyecte sobre el futuro. También es conveniente anotar los sueños a diario, y después, una vez que ocurran en la vida real, podremos saber cuales son los premonitorios.

Los sueños promonitorios son aquellos que preceden a acontecimientos reales y pueden predecirse varios días, o semanas, antes de que ocurran en la realidad. Ya en el año 1.900 Sigmund Freud (Moravia, 1.856-1.939) en su trabajo “La Interpretación de los Sueños”, aludía varias veces a la creencia antigua de que algunos sueños predicen el futuro. También añadió a este estudio, donde describe, y analiza, este tipo de sueños, que podrían considerarse desde la perspectiva del cumplimiento de algunos deseos. A todo lo cual, unos meses mas tarde escribió: “Es interesante a este respecto comprobar que la creencia popular de que los sueños siempre predicen el futuro se confirma en el futuro, y que el sueño en realidad nos muestra que no es lo que va a ocurrir, sino que es lo que nos gustaría que ocurriera”. Sin embargo, en la práctica científica, la creencia del carácter premonitorio de ciertos sueños no puede ser considerado como algo espontáneo, sino que tiene algún sentido al que hay que prestar mucha atención, sobre todo cuando el asunto del sueño se relaciona con algo siniestro, o catastrófico.

Los sueños premonitorios pueden llegar en términos simbólicos, o como eventos de flujo en tiempo real. Un evento de flujo en tiempo real se produce de la misma forma como lo haría en tiempo real en una fecha posterior, y que puede ser dentro de unos días, semanas, o incluso meses. Hay algunas referencias en los escritos sagrados, y mitológicos, de la antigüedad, acerca de todo tipo de sueños premonitorios como el bíblico (Génesis, 41:25/32) en el que José, hijo de Jacob, fue vendido como esclavo y acabó en una prisión egipcia. Pero pronto corrió la voz acerca de su habilidad a la hora interpretar sueños, ya que lo había hecho correctamente a sus compañeros de prisión. Y entonces fue llamado por el faraón, el cual había soñado con siete vacas gordas y siete vacas flacas, y José lo interpretó como que en Egipto vendrían siete años de abundancia, pero después llegarían siete años de hambruna. Tal y como ocurrió algunos meses después.

Figura de Gilgamesh del palacio de Sargon II (Museo del Louvre, París)

También encontramos referencias a este tipo de sueños en las tablillas sumerias conocidas como: “La Epopeya de Gilgamesh” (año 2.000 aC.) en las que, según la número XII, los dioses anuncian en sueños al héroe Gilgamesh que se acerca la hora de su muerte, y él se rebela contra su Destino, pero no puede evitarlo.

Sin embargo, una de las premoniciones más famosas de los tiempos modernos está en un libro titulado: “El hundimiento del Titán” (año 1.898), escrito por Morgan Robertson (New York,  1.861-1.915)  sobre un barco insumergible que choca contra un iceberg, y que, debido a la falta de botes salvavidas, la mayoría de los pasajeros muere, y que fue publicado catorce años antes del hundimiento del Titanic.

La ciencia es, obviamente, escéptica cuando se trata de la capacidad del soñador de predecir el futuro, pero en muchas tradiciones místicas, esotéricas, y en diferentes culturas, ha habido, y seguirá habiendo, tanto experiencias personales, como premoniciones, que luego, con el paso del tiempo, se convierten en realidad.

No es difícil distinguir un sueño premonitorio del resto de sueños, y seguramente hemos tenido más de uno que no recordamos, o ha ocurrido que cuando esos sueños se han convertido en realidad, empezamos a recordarlo, o creemos que ya lo habíamos visto, o vivido, antes de ese momento, es decir: la realidad nos devuelve hacia el pasado, hasta el momento en el que habíamos vivido esa experiencia por primera vez, pero esa vez en sueños.

El problema con que se puede encontrar el soñador es con el carácter simbólico, o encriptado, o metafórico, del sueño, lo cual le convierte en imposible de entender, a no ser que lo traduzca un intérprete. Hay que tener en cuenta que los sueños son volátiles, y que se olvidan al poco tiempo de despertarnos. Algunos de esos sueños son recurrentes, ya que vuelven a aparecer intermitentemente, y otros, sin embargo, no vuelven a hacerlo.

Recordar los sueños 

Si queremos recordar los sueños es importante que al despertarnos tengamos algo a mano para anotarlos, así como permanecer en la cama en la misma postura en la que nos despertamos durante, al menos, unos minutos, e intentar recordar los sueños que hemos tenido esa noche, pero haciendo un esfuerzo si no los recordamos inmediatamente. Seguramente empezaremos a recordar pequeños detalles, o símbolos, sin conexión unos con otros, y que podrían no tener un significado claro a simple vista. Es importante ir escribiendo lo que vayamos recordando durante todo el día para poder comprobar, más adelante, si se ha tratado de un sueño premonitorio, o simplemente uno volátil, o recurrente.

Teniendo en cuenta que la actividad cerebral no se detiene durante las horas de sueño, sino que pasa por diferentes fases y funciones de la conciencia, dado que el cerebro sigue trabajando, es posible centrarse en nuestros problemas y preocupaciones. Y es precisamente mientras eestamos dormidos cuando nuestro cerebro puede utilizar los alementos que ha almacenado durante el día con el fin de encontrar soluciones a nuestros problemas. La creencia popular dice que la noche ofrece sabios consejos.

Los sueños premonitorios en tiempo real no deberían ser ignorados por la ciencia. No se entiende todavía la forma en que se producen, pero hay muchas pruebas y estudios que lo corroboran. Estos sueños indican que la mente humana tiene la capacidad de trascender el tiempo lineal de alguna forma desconocida científicamente, pero que está ocurriendo en la vida real. Aunque seguramente ya entraríamos en el terreno de las ciencias ocultas para poder entenderlo.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía:

-“The interpretation of dreams”, Cap. I, 4:1-338 y ss – Cap. II: 5:339-625 – Sigmund Freud (año 1.900)

– “Génesis, IV:25/32″

– “La Epopeya de Gilgamesh” – Tablilla XII – British Museum

http://psychologydictionary.org/premonitory-dream/

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los sueños premonitorios

  1. Israel Alejandro dijo:

    Desde luego, hay que reconocer la labor que hace la propietaria de esta web.
    Muy acertado lo de las Serpientes; parece una radiografía de personalidad.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>