Meditación con las cartas del Arcano Mayor

Tarot Fenestra

Sobre el uso de las cartas del Tarot hay algunas cosas que es necesario saber antes de ponerse a trabajar con ellas. El valor principal de los veintidos Arcanos Mayores del Tarot se encuentra en la gran ayuda que ofrecen para la comprensión de uno mismo y del mundo que nos rodea. Las cartas no tienen ningún valor intrínseco en sí mismas. Su magia radica sólo en la capacidad que tienen de suscitar una respuesta en quien las observa. Las cartas, por si solas, son pedazos de cartulina coloreadas. La imagen reflejada en ellas es una pequeña ayuda a la hora de comprender, pero no es todo. Los nombres y los números que vemos en ellas son una forma muy simple de identificación y clasificación de las mismas.

Para obtener el máximo provecho de los trabajos que llevemos a cabo con las cartas del Tarot, es primordial que dichos trabajos estén basados en una intención altruista; en una conexión con lo divino; en la meditación; en la purificación y en la visualización. Si alguien no se siente capacitado para llevarlos a cabo lo mejor sería que de momento no realizara ningún trabajo porque de lo contrario todo lo que haga se verá obstaculizado tanto directa como indirectamente.


Una buena forma de conocer las cartas del Tarot es, primero, estudiarlas atentamente, y después al cerrar los ojos reproducir mentalmente lo que hayas visto. Después, sin mirar la carta, tendrías que reproducir con lapiceros de colores la imagen y todo lo que recuerdes de ella. En este proceso te estarás preguntando lo que significan los colores, los objetos que aparecen en las cartas, etc. Cuando hayas acabado con tu dibujo podrás comprobar si se parece mucho a la carta original y si no es así, añade en tu dibujo todo lo que hayas pasado por alto.

Después de esta operación, cuando vuelvas a mirar la carta imagínate que eres tú el personaje que hay en ella y no el que hay realmente. Si es necesario adopta la postura de la imagen de la carta y pronto te verás dentro de ella.

Si quieres escuchar lo que te dicen las cartas, sólo necesitas contemplar con atención una de ellas antes de irte a dormir y reflexionar sobre lo que estás viendo. Cuando hayas recordado las cualidades benéficas de la carta, la colocas debajo de tu almohada y la dejas allí toda la noche. Los sueños que tengas a partir de ese momento serán mucho más nítidos de lo habitual y podrás recordar la mayor parte de ellos sin problemas. La tradición dice que las cartas del Tarot son los puentes que une tu cuerpo físico con el astral.

Es muy importante saber, aunque sea en líneas generales, lo que significa cada carta y adaptar la meditación a los estados de ánimo de cada momento. No todas las cartas sirven para la misma meditación puesto que cada una tiene una particularidad especial que la hace diferente a las demás. Puesto que es importante seguir una disciplina a la hora de meditar con el Arcano Mayor del Tarot, lo mejor es seguir el orden mismo de las cartas empezando por el número cero: “El Loco”. A continuación voy a especificar las características de cada carta y las recomendaciones necesarias para la meditación con cada una de ellas con el propósito de que podáis llevar a cabo una meditación constructiva a la vez que provechosa.

El Loco (0)

Descripción:

Esta carta no es precisamente la primera etapa en el camino hacia el conocimiento de uno mismo. Más bien es una pre-etapa necesaria. Esta pre-etapa tiene mucha importancia. La meditación con esta carta suele hacerse a diario puesto que tiene que ver con el cuerpo de las cosas que parece que todavía no han despertado la consciencia. Se trata solo del cuerpo, no el alma, ni del espíritu, excepto por la reflexión, y el cuerpo también puede estar simbolizado por nuestro propio planeta, la Tierra. El cuerpo es una cáscara, un recipiente ( en este caso, para el alma y el espíritu que lo motiva), yo tiene nada que ver con ningún tipo de demonio, excepto tal vez porque los demonios somos nosotros mismos.

La figura en la carta nos habla del desarrollo de la consciencia. Nos regimos por lo que son, básicamente, las consideraciones del cuerpo, aunque es posible que no las reconozcamos como tales, atribuyendo nuestros deseos a las influencias externas y a otras personas.Incluso en esta primera etapa está obrando en nosotros una consciencia superior que está tratando de desarrollarse con el fin de acercarnos a la auto-realización. Esto se hace de diferentes maneras y siempre dependiendo del tipo de personas que seamos a la hora de tratar de cambiar de dirección y para hacer el mejor uso de cada opción. En esta etapa, sin embargo, no sabemos lo suficiente como para hacer esto correctamente.

De hecho solo sabemos que no sabemos, y a menudo suponemos que sabemos mucho. Tenemos que aprender que lo que a menudo parece ser la base de la experiencia puede no ser en realidad más que un reflejo condicionado , una función de las reacciones a los eventos y circunstancias que tiene poco que ver con la elección que hemos hecho por nuestra parte. Cuanto más se esfuerza nuestra consciencia en desarrollar , sin embargo , mayor es la probabilidad de que nuestra consciencia siga el camino de la figura de la carta. El perro en nuestros talones representa la ley que rige la dirección de las cosas, y el cuerpo de las cosas. La carta está tratando de decirnos que despertemos y miremos bien hacia dónde nos dirigimos . Como en general no nos damos cuenta de donde estamos ( en términos relativos), damos el paso inevitable hacia el precipicio , y nos encontramos con que nuestros valores anteriores ya no sirven, lo que hace que el despertar (con un golpe) sea a menudo doloroso .

Después de esto, y antes de dar el primer paso, tendríamos que ser conscientes de que estamos viviendo nuestras vidas como si estuviéramos dormidos y que deberíamos tratar los sueños como si fueran realidad. La conciencia de la vida es posible en comparación con lo que a veces pasa por ella; es decir: la diferencia entre el sueño y la vida real. Para empezar a conocernos a nosotros mismos tenemos que ver lo mucho que hemos malgastado en nuestras vidas tanto en algunas acciones como en algunas reacciones. Para ver todo esto solo necesitas un poco de observación honesta de tu propio comportamiento, así como el análisis de la acción-reacción en los acontecimientos de la vida diaria, la observación de la apariencia de las cosas.


Para ello hay que ser prácticos y tenemos que tener presente que hay que detenerse antes de dar el siguiente paso. Es decir, que cada vez que nos acordemos de algo, deliberadamente, detengamos el flujo de la acción-reacción en la que estamos inmersos para poder verlo tal y como es. El sentido común debería indicarnos cuando practicar y no practicar este ejercicio. Podrías sorprenderte con lo que vieras.

Meditación:

Cuando visualicemos esta carta tendremos que tener muy en cuenta lo siguiente:

– El Loco encarna al torbellino del viento que sopla entre los mundos.

– El Loco es existencia pura, sin fondo y sin forma.

– Este espíritu cae en el abismo de la mortalidad.

– Este espíritu se convirte en todo lo que es, pero parece bloqueado.

– Sin embargo este ser se eleva libremente de nuevo al silencio y a la ausencia de la forma.

– El Loco errante es como el polvo que viene de ningún lugar visible, asume una nube de materia y luego se desvanece de nuevo en lo desconocido.

– El resto de las cartas del Tarot son imágenes congeladas en el tiempo. El torbellino del Loco está más allá del tiempo.

– Cuando el Loco gobierna el Mundo, es el Emperador.

– Cuando el Loco se siente solo en el pensamiento, es la Sacerdotisa.

– Cuando el Loco es el terror y la explosión, es la Torre.

– Todos están obligados en la unidad del Loco.

– Pero el Loco no está obligado por nada ni a nada.

El Mago (I)

Descripción:

En esta etapa estamos particularmente sensibles a las influencias de las fuerzas psíquicas: “luna”, pero la tenacidad y la autocontención del cangrejo son necesarias para mantener el equilibrio. Este es el primer paso hacia la purificación de la consciencia y por esta razón debemos mantenernos muy despiertos y atentos, para poder ver el potencial oculto y cuyas energías se encuentran ante nosotros. En la carta de “El Mago” se muestran con cinco objetos; cuatro en la mesa, y uno en la mano derecha que tiene levantada. Este último representa la libertad de elección y acción, el libre albedrío, mientras que la otra mano, apuntando hacia la tierra, representa la dirección en la que el poder se va a emplear: en el mundo real de los seres vivos simbolizados por el crecimiento de la vegetación que hay frente a la mesa.

Sobre la mesa en realidad están los cuatro símbolos del Tarot: la varita , la copa , la espada y la moneda. Estos cuatro símbolos se relacionan directamente con los cuatro mundos de la Cábala , y también con la naturaleza humana. La Vara (Bastos) representa el mundo que en nosotros es de origen espiritual. La Copa (Copas) representa el mundo que en nosotros simboliza nuestra esencia más fundamental: la del Espíritu, que en su pureza original es reconocible por nosotros sólo a través del conocimiento.

La Espada representa el poder de la razón, entendida correctamente como la inteligencia que nos hace humanos de una manera diferente a las demás criaturas. Es esta inteligencia humana original que ahora debemos aprender a usar como nuestra “espada” de la verdad con el fin de separar y distinguir entre lo que es real y lo que no es real. La discriminación es la virtud. Es el desarrollo de esta cualidad la que ha traído consigo el despertar. Ahora aprenderemos a discriminar entre las cualidades que antes estaban ocultas en el interior gracias a lo cual desarrollaremos en la misma proporción la virtud de la independencia.

La moneda (Oros) representa la materia visible, y ha sido interpretada como las pasiones más primitivas . El uso de la palabra “pasió ” es un poco desafortunado porque el uso moderno ha distorsionado su significado original . Es mejor pensar en este principio como nuestra naturaleza animal muy relacionado con el propio cuerpo , que en origen es la forma animal en la que estamos confinados temporalmente. Lo importante es entender que todas las etapas del trabajo que hacemos se reflejan a través de este cuerpo de los animales y también de su naturaleza animal . Serán con esta naturaleza y este cuerpo, con los que vamos a dar forma a los principios y la energía que vamos a descubrir y que se encuentran dentro de nosotros.


El desarrollo de estos principios y potencial se reflejará a través de nosotros de acuerdo a nuestra comprensión , junto con la dirección de nuestra voluntad . Las energías invocadas por la varita (Bastos) de dos extremos iguales en la mano derecha del personaje tendrán que pasar por “El Mago”, (tu mismo) antes de que puedan ser dirigidas al mundo con su mano izquierda, hacia abajo. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que esta varita tiene dos extremos y que la espada de la razón tiene doble filo (la discriminación) , lo cual significa que son absolutamente esenciales en todas las etapas (o cartas).

Meditación:

– Antes de convertirse en el Mago , el Loco es una brisa que sopla con ráfagas de luz por todas partes en el espacio.

– Cuando el Loco se convierte en El Mago , la brisa se ​​convierte en un torbellino de fuerzas muy concentradas.


– Cuando el Loco está quieto, con la mirada ausente, se convierte de repente en alguien brillante que tiene ojos de halcón, entonces el Mago se despierta .

– Mira la figura de la carta de El Mago . Imagínate a ti mismo como el Mago . Su mano derecha se levanta para recibir un rayo de luz cálida y brillante.

– La luz viaja a través de ti , influenciada por tu mente. El poder está concentrado en la mano izquierda y el mundo se moldea a la imagen de tus pensamientos .

– Imagínate a ti mismo en total soledad y en algún otro lugar . No puedes ver las paredes ni el techo. El aire se revuelve sobre ti en suaves toques , todo ocurre al azar .

– Tu mente está clara y recibes una luz dorada sobre tu cabeza. La luz se inclina y te envía una ráfaga de energía , como un gran brazo curvado y sin forma que se acerca a tu ombligo.

– El brazo de la energía atrapa el aire sobre ti .

– Los vientos comienzan a soplar sobre tu persona en movimientos circulares .

– Cierra los ojos y siente el remolino de energía que te envuelve.

– A continuación una tenue luz empieza a brillar y te ilumina .

– Debajo de ti, en la luz, hay una gran sala llena de muchas puertas.

– Las puertas se abren y se cierran.

– Una puerta atrae tu atención más que las otras . Deja la puerta abierta. Examina lo que está más allá de esa puerta.

La Sacerdotisa (II)

Descripción:

El talento para la reflexión puede ser una forma de imitación. Lo mismo sucede con nosotros. Con el fin de comprender la naturaleza de las personas , sobre todo de nosotros mismos , tendemos a reunir con tenacidad las cualidades que pueden ser utilizadas para reflejar y dirigir las cualidades internas y más profundas de nuestro ser, más allá de la apariencia superficial , para aprender a conocernos; también tenemos predisposición a entendernos a nosotros mismos y por consiguiente a los demás.

En la segunda etapa, o carta, sin embargo, estudiamos el principio en que se basa la personalidad como una fuerza aparentemente desconocida y muy poderosa, que se encuentra en todos nosotros. Quiero decir que en nuestra personalidad se encuentra el poder de control que es en sí mismo la causa de la tenacidad, así como las cualidades de reflexión que necesitamos. En la astrología, el elemento del agua se asigna a Cáncer y se puede decir que el fundamento de la personalidad humana es de naturaleza acuosa, fluida, reflectante; tal y como el agua en la noche puede mostrar el reflejo de la Luna en el cielo y como la propia Luna refleja la luz del Sol.

Es en este segundo nivel, o astral, donde se encuentran los llamados ángeles y demonios, y huelga decir que tales experiencias son de una variedad interna subjetiva y en consecuencia poco fiable como prueba de nada, excepto tal vez dependiendo del estado de ánimo de la persona que experimenta tales fenómenos. Esta experiencia pertenece únicamente al estudio de la psicología.

En la práctica la relación entre el cuerpo etérico y físico es mantenida por los complejos centros nerviosos que hay en todo el cuerpo físico . En circunstancias normales el centro etérico , o chakra, parece estar entretejido con el complejo nervioso físico, o su equivalente, por conexiones muy finas o hilos de sustancia etérica . En la proyección etérea estas conexiones se destensan para que el doble etérico pueda actuar con independencia de lo físico, y por lo tanto la interacción de la energía que es necesaria entre ellos para mantener la vida física se dice que es mantenida por lo que se ha denominado en la literatura oculta y espiritual como: “el cordón de plata “. Esto puede ser observado (si es posible verlo) cuando se unen los dos cuerpos, ya sea a través del centro del plexo solar, o del centro entre las cejas.

Meditación:

– El Loco es una suave brisa que sopla por todas partes en el espacio.

– El Mago es un torbellino poderoso de la tierra y el cielo .

– La Sacerdotisa es la suave brisa en el viento, la ráfaga pacífica

dentro de la tormenta .

– Ella vive en un lugar donde el aire es suave e incluso los pensamientos

son armoniosos.

– Sus cualidades de protección y confianza siguen con ella.

Con ella también está la primera flor de los misterios de la Luna , los misterios después de pasar la primavera al verano en su cuerpo.

– Mira la foto de la carta de la Sacerdotisa. Deja que tus ojos se encuentren con los de ella. Sus ojos todavía parpadean y se reflejan en los tuyos . En tu corazón crece una pregunta. Tu mente se eleva lentamente hacia la claridad.

– La Sacerdotisa espera poder responder a tus preguntas.

– Cierra los ojos al mundo exterior . Deja que el azul y blanco de la pequeña figura brille en tu mente.

– Desde el templo de la sacerdotisa la está llegando la respuesta .

– La respuesta no está en las palabras porque la necesidad de saber las supera.

– Deja que el azul suave y blanco de la figura se ​​diluya en el reflejo de una luna plateada.

– En ese resplandor encontrarás el significado.

La Emperatriz (III)

Descripción:

Necesitamos tener la cabeza muy fría si queremos mantener las distancias con la sobrecarga de energía que se percibe en esta carta del Tarot. La carta de la Emperatriz está directamente relacionada con la clasificación, el orden y la comunicación. Esta carta nos recuerda que debemos tener muy en cuenta todo lo que hemos descubierto acerca de nosotros mismos, así como del mundo en el que vivimos, y también de todo lo que estamos aprendiendo con el fin de poder relacionar cada uno de ellos con el otro, y a la vez con nosotros mismos, hasta que hayamos establecido una cierta estabilidad de pensamiento y de enfoque, que será simbolizado por la carta de El Emperador en la cuarta etapa.

Esta carta también está relacionada con el dar y el recibir de la energía vital desde, y hacia nuestro entorno, lo cual significa que utilizamos la luz astral como medio para transmitir nuestras energías de un lugar a otro y de una persona a otra. Algunas personas tienen una comprensión instintiva muy desarrollada sobre dichas energías y son capaces, de alguna forma, de aprovecharse de los demás robándoles la vitalidad, o la energía. Esta puede ser la teoría sobre los conocidos como “vampiros de la energía”. Para protegerse de un vampiro de la energía, o de una pérdida no deseada de la misma, lo mejor es cerrar el circuito del cuerpo a la influencia exterior y esto se consigue asegurándote de mantener los pies juntos y también las manos, o bien cruzando los brazos, o entrelazando los dedos de las manos.

Con esta carta se empieza a apreciar que el conocimiento de algunas cosas es adquirido por la observación y la experiencia. Hay una gran diferencia entre el conocimiento y la información . Para ser útil , la información debe estar relacionada con otra información , y con la comunicación. En la tercera carta se aprende a hacer esto por nosotros mismos de forma natural.

Meditación:

– La Emperatriz es una suave brisa que refleja la armonía que emana de la carta de la Sacerdotisa .

– Ella es la luz del Sol que llena de energía todo lo que crece .

– Ella es causa de inspiración; su influencia es la vida del mundo .

– Cuando el dolor y el miedo amenazan , los bálsamos de la madre Emperatriz nos protegen.


– Mira bien la figura que hay en la carta de la Emperatriz .

– Deja que tus ojos contemplen el cielo brillante de la mañana.

– Escucha el sonido del agua al caer .

– Siente la suavidad del viento que agita los árboles imitando a una cascada.

– Siente el frescor de las piedras bajo tus pies. ´

– Disfruta del jardín acogedor que te ofrece la Emperatriz .

– Cierra los ojos, pero mantén las imágenes y los sentimientos de la carta de la Emperatriz dentro de tí.

– Estás en un gran bosque de árboles centenarios .

– Es el tipo de lugar donde a veces las personas se atreven a entrar, pero estás en casa.

– El aire es refrescante. Hay sonidos de las hojas y del agua que fluye ; de ramas de árboles que se mueven al compás de las caricias del aire fresco y perfumado.

– Un gran árbol está cerca de vosotros . Detrás del árbol parece crecer una presencia.

– Hay una vasta morada invisible en el árbol.

– Una brisa se mueve más allá del árbol y agita tu cabello. La madre protectora Emperatriz te bendice.

El Emperador (IIII)

Descripción:

Esta carta es la más adecuada para el desarrollo de la conciencia y del individualismo. Se puede ver en ella que hemos llegado a algún lugar. La individualidad empieza a encontrar su forma de expresión y pronto se dará cuenta de la importancia que tiene en realidad.

La figura de la carta es majestuosa; tiene vestiduras reales, lleva el cetro y está sentado en un trono. Pero el simbolismo no tiene nada que ver cuando nos fijamos en el territorio que gobierna el emperador. Es el reino de las rocas y de las montañas. Es el lugar de la racionalización y de la inteligencia. Hay fascinación por las capacidades intelectuales que podemos tener y es del todo necesario que seamos conscientes de que nuestro aprendizaje puede frenar y retrasar el desarrollo de nuestro futuro.


Tenemos que evitar la tentación de sustituir el intelecto para comprender, y la información para el conocimiento, de lo contrario nuestro medio ambiente puede llegar a ser estéril como las rocas que rodean al Emperador. Si sucumbimos a la tentación podemos hundirnos en la complacencia, pero sería entonces poco probable que pudiéramos desarrollar aún más.

Pero sin embargo, después de haber alcanzado la altura intelectual necesaria, esa misma satisfacción de nuestro propio progreso es seguro que nos proporcionará estímulo. En este momento estaremos en condiciones de utilizar bien lo que hemos aprendido. Antes de continuar deberíamos empezar a apreciar la función más intensa de la inteligencia, es decir: la capacidad, como hace el Emperador, de sentarnos y contemplar silenciosamente lo que nos rodea.

La verdadera contemplación es de hecho un proceso imaginativo, y constructivo, pero no hay motivo para la complacencia.

Meditación:

– La Emperatriz aporta a la luz las formas e ideas.

– El Emperador da formas y escoge .

– Los pensamientos de la Emperatriz se mueven alrededor del Emperador como lo harían alrededor de una gran piedra .

– El viento da forma a la piedra y la piedra da voz al viento.

– Una mano suave y delgada lo mueve todo con suavidad y de repente aparece una mano áspera y maltratada.


– Mira la carta de El Emperador . Deja que tus ojos contemplen el río y la montaña. Siente el viento que sopla con frialdad sobre ti. Te refrescas con el viento de la mañana.

– Cierra los ojos. Imagínate a ti mismo caminando hacia las montañas más altas .

– Siéntate sobre una roca en un lugar donde sople el viento. El aire agita tu pelo.

– En tu mano derecha tienes un bastón de madera, pero parece de oro y brillantes a la luz del Sol.

– En tu mano izquierda tienes una jugosa manzana roja que te quitará la sed.

– En tu aventura has encontrado una cueva. Es un lugar de sombras frescas . Un arroyo corre fuera de ella.


– Hay espacio cerca del agua para pasar a la cueva . Entras en ella . Caminas a lo largo de la cueva al lado del agua.

– Has llegado a una gruta donde la luz emite reflejos sobre las paredes en color azul, verde y plata.

– Descansa allí y contempla el espectáculo.

– Mira hacia arriba para ver el resplandor de oro que sale del agua desde una abertura que hay en la roca gris que cubre la gruta.

– Si lo deseas, sal de la cueva a través de la ventana de luz.

El Sumo Sacerdote (V)

Descripción:

Esta carta se llama El Papa, y la figura que representa está en posición de gran respeto. Es importante que nos sintamos en esa etapa de nuestra vida. Hemos progresado mucho desde que empezamos a conocernos y somos conscientes de todo lo que hemos hecho para llegar a este punto. Al haber aprendido a usar nuestro intelecto de mejor manera, ahora nos sentimos capaces de discurrir y también tendremos la confianza de ser escuchados por los que no han llegado tan lejos como nosotros. Tal vez nos mostramos demasiado papistas con ellos. Eso es del todo justificable puesto que el camino que hemos recorrido no ha sido nada fácil y tenemos motivos para sentirnos orgullosos de ello.

Hemos tomado mayor conciencia de nosotros mismos y aunque vayamos a seguir nuestro viaje después de un descanso, más largo o corto, si por un casual nos sentimos inclinados a no seguir adelante, esta es una etapa de relajación independientemente de lo que vayamos a hacer después.

Meditación:

– En el mundo de los dominios del Emperador se escucha una melodía.

– Una vez los vientos del pensamiento enviaron nubes de polvo volando a través de una tierra a medio formar .

– Ahora las formas aparecen y las voces llaman .

– El aire de fuego ha quemado la tierra y da forma a la arcilla.

– Los ecos de la mente han formado las palabras en el exterior.

– Abre los ojos y mira la imagen de la carta.

– Imagínate a ti mismo ante un maestro mágico.

Prepárate para recibir el conocimiento de los grandes misterios.

– El interior y el exterior se unen más cuando el mundo hace preguntas .

– La comunión entre la mente y el mundo, junto con las enseñanzas del Sumo Sacerdote, convierte al mundo exterior e interior en un solo ser.


– Estás cansado . Hay muchas experiencias y visiones detrás de ti . Estás ante un grupo de personas . Ningún pensamiento viene a tu boca. Sin embargo, debes hablar.

Se espera que enseñes. Abre la boca.

– Las palabras se forman en tu mente. Tus labios se hacen eco de ellas .

– Los pensamientos que nunca antes habías tenido fluyen a través de tí para llevar luz a los que te precedieron .

– Tienes el mejor asiento en la conferencia.

Los amantes (VI)

Descripción:

Esta carta refleja muy claramente nuestro estado de ánimo en ese preciso momento. Es aquí donde empezamos a sentir el poder de nuestros propios sentimientos, la intuición y la pasión. Es el: “tú debes, pero no lo harás”, que emana de la inteligencia. Podríamos descubrir que nos cuesta emprender esta parte del viaje. Nos encontramos a medio camino y nos resulta alarmante; podríamos empezar a oscilar entre el intelecto y los sentimientos como si fuera un péndulo loco. Primero empezamos a pensar si seguir adelante o dar marcha atrás, y podría resultarnos todo muy difícil. El objetivo inmediato de nuestro viaje comienza a ser ahora visible en la distancia a medida que somos conscientes de las posibilidades, aunque sean vagas, que se nos van presentando.

El Arbol de la Vida se encuentra por encima de nosotros, como la luz detrás de las figuras de la carta. Si lo apreciamos bien podríamos seguir adelante porque nos daríamos cuenta de que la voz que nos llama es nuestra propia voz, pero nos está llamando desde lo más profundo de nuestro ser.

Meditación:

– Has estado solo.

– En los lugares donde otros se abrazan calurosamente, has sentido el frío.

– A veces los ojos de otras personas han mirado hacia tu lado. Sin embargo, lo que se veía no era de fiar.

– No hubo intercambio de vidas.


– De la oscuridad viene un toque suave . El calor irradia un aura como el perfume de una rosa.

– Hay una bendición sobre dos mentes que son como una sola. Hay mucha alegría en amar y ser amado.

– Mira la carta de los Amantes . El hombre es como una llama que sólo conoce la luz y la pasión. La mujer es el sabor brillante de la fruta dulce en un día de primavera. El Ángel es su unión. Cierra los ojos y fantasea.

– Deja que las cosas de este mundo estén en paz .

– Las obligaciones del día , hora y año están satisfechas.

– Deberías decir estas cosas en voz alta o mentalmente, como quieras.

– Deja que las imágenes que las acompañan se posen en tu mente – o visualiza lo que te ofrece tu mente.

– Yo no he hecho nada erróneo o incompleto .

– Imagina una casa limpia o un lugar ordenado .

– No he soñado con el miedo.

– El calor se propaga a través de ti.

– No he planeado nada perjudicial.

– Una luz dorada te llena .

– No he deseado hacer daño a nadie .

– La luz dorada se extiende sobre ti .


– No he dado la espalda a ningún amigo .

La felicidad te llena .

– No has temido nada.

– Una presencia se acerca a ti .

– Nada se ha cerrado .

– Un velo de oro brilla delante de ti.

– Puedes avanzar más allá de la persona amada.

– Cuando lo desees, puedes volver a este lugar .

El Carro (VII)

Descripción:

La figura de la carta está muy bien vestida y viaja a la sombra de un toldo protector que brilla intensamente. Los caballos son dos esfinges, una blanca y otra negra, tal vez se trate del Yin y el Yang. El Carro no tiene riendas y seguramente no irá a ninguna parte. Esto no parece molestar al conductor. Es fácil ver que el conductor empezó el viaje huyendo de la austeridad de la inteligencia y necesita relajarse durante un tiempo en el resplandor armonioso de los sentimientos. Necesita descubrir nuevos placeres gracias a su intuición en contraste con el esfuerzo que ha hecho en la búsqueda intelectual.

En esta etapa de nuestra vida tendemos a utilizar nuestro toldo para protegernos demasiado de algunos aspectos desagradables de la realidad y mirar al mundo desde un cierto ángulo a través de lentes de color rosa. Esto es necesario y también natural, ya que se necesita un tiempo para asimiliar nuevas experiencias basadas en el sentimiento de la vida. No es que no tuviéramos todo eso antes, pero ahora somos conscientes de que lo tenemos.

No hay nada nuevo en nuestra vida, pero ahora empezamos a experimentar más todo lo que ocurre en ella de forma consciente con la diferencia de actitud que acompaña a dicha actividad. De hecho es nuestra consciencia la que se está desarrollando hasta el punto de que la consciencia se transfiere de la personalidad, o pequeño ego, a sí misma.

Meditación:

– Recuerda la última vez que estuviste en un viaje emocionante.

– Tal vez fue en un coche deportivo, en un barco, o incluso en una montaña rusa

u otra atracción de feria .

– El viento corre más allá de su cabello.

– El pasado pasa en flashes por tu mente.

– Las curvas y acelerones te emocionan.

– Las risas y los gritos de alegría van acerándose a ti.

– Abre los ojos y mira la carta del Carro .

– Se trata de una figura en un desfile.

– Las calles están llenas de extrañas visiones .

– La gente en trajes extravagantes están bailando . Los diablos y los ángeles se entremezclan.

– Las esfinges hacen cabriolas y los dragones escupen llamas de papel crespón .

-Las ráfagas de la noche abren con su fuego el cielo.

– Un brillante fuego en la chimenea, o en unas velas, envía parpadeos de calor por la habitación.

– El amanecer señala a la luz solar para formar dibujos calientes en el suelo.

– Un gato ronronea , un pájaro canta y la música llena el cuarto

– Pon a un lado las comodidades del hogar . Prepárate para hacer frente a los ojos de los extraños. Todo está bien en su mundo .

– Las nubes se mueven a través del cielo . La gente sonríe y agita sus manos . Tu corazón se alegra . La felicidad te llena .

– Hoy vas a disfrutar de un día excepcional.

La Justicia (VIII)

Meditación:

Examina los eventos y actividades de tu día a día. Empieza desde el momento en que te levantas por la mañana. Continúa con el desayuno y todo lo que hagas en las primeras horas del día. Analiza cada acción, u omisión, en el mismo orden en que las llevas a cabo desde la mañana, al mediodía y hasta la noche, que es cuando se piensa en las actividades del día. Ahora, en la noche, piensa si hiciste todo lo que debías hacer. Si podías haber hecho más, o menos. No te sientas culpable; tampoco te preocupes; sólo trata de ver las debilidades y la forma en que podrías haberte hecho más fuerte. Deja que los éxitos te embriaguen, pero recuerda que todo se puede mejorar. Concéntrate en la acción, o en la falta de acción. Examina tu día a día durante varios minutos.

Ahora contempla la carta del Emperador y también la de la Justicia. Deja que tus ojos la examinen de arriba a abajo y de izquierda a derecha. Compara ambas cartas como si leyeras la página de un libro. Busca las diferencias y también las similitudes. La carta de la Justicia se concentra en tu cuerpo. Empieza por tus pies. Trata de mover los dedos de los pies por separado si es posible. Aumenta la concentración. Luego intenta mover cada músculo de tus piernas ligeramente. Haz lo mismo con el resto de tu cuerpo siguiendo el orden de abajo hacia arriba. Cuando hayas terminado de mover todos los músculos, vuelve a mover los dedos de los pies por separado y sigue la misma ruta otra vez, pero esta vez relájate y deja que los músculos se relajen también; cuando hayas terminado te sentirás más relajado durante un buen rato.

En esta etapa hemos sido capaces de ayudar a quienes lo han necesitado. Hemos sido capaces de hacerlo de forma intelectual. Pero hacer lo mismo a partir de ahora no es tan sencillo, excepto que al mostrar nuestra comprensión podemos hacer mayor servicio que de otra forma, simplemente poniendo en práctica la experiencia y el buen uso de la intuición. También hay una tendencia en esta etapa a juzgar y evaluar a otras personas comprobando como encajan en un modelo de vida y comparando su situación con la nuestra y quien sale beneficiado con la comparación. Caemos fácilmente en la crítica negativa, sobre todo cuando se reciben algunos golpes. Podemos evitar este peligro si utilizamos mejor nuestra experiencia y también nuestro sentido común, algo que acabará recompensándonos.


Poco a poco podemos llegar a acuerdos con nuestros sentimientos y entender el poderoso efecto que tiene el mundo que nos rodea. Los conocimientos adquiridos por medio de nuestras capacidades intelectuales, junto con la limitada experiencia de nuestros instintos, nos ayudarán a emprender los pasos definitivos para establecer nuestras bases, nuestra fundación, y también para alcanzar la primera parte de la preparación necesaria que nos lleve a la autoconciencia.

El Ermitaño (VIIII)

Descripción:

La figura de la carta muestra a un hombre llevando en una mano la luz del conocimiento y del entendimiento, con el fin de encontrar al verdadero ser. Ahora estamos necesariamente solos por un tiempo, y nos retiramos de la instrucción, a la búsqueda de la experiencia en nuestro medio, a salir sin compañía , con la luz que hemos recogido en estas etapas preparatorias para guiarnos. Nos estamos acercando al ser mismo y miramos hacia dentro más profundamente que antes con el fin de integrar la personalidad, la inteligencia , el sentimiento y el instinto , haciendo de nosotros mismos una unidad en el nivel más bajo del ser, para que podamos llegar al nivel más alto del yo.


Hemos experimentado cada uno de los tres atributos más bajos por separado y hemos aplicado esta experiencia con nosotros mismos y con nuestro entorno . Nuestra tarea en la novena carta (o etapa) es fusionar esta experiencia junto con una personalidad del “todo” y completar así una base sólida sobre la que seguir construyendo.

Meditación:

– Estás en un gran edificio circular que tiene forma de planetario.

– Hay una cúpula de sobrecarga de hormigón sin ventanas .

– El lugar es oscuro y fresco , el aire es fresco y perfumado con el pino y el almizcle .

– Hay un gran parque en el interior del edificio redondo.

– Paseas entre árboles sombríos gigantes. Las raíces de los árboles son largas y parece patas de araña gigantes.


– Hay una sensación de tensión en el aire como antes de una tormenta de truenos y relámpagos .

– Otras personas que se adentrarn en el parque de los árboles gigantes tienen miedo y se van.

– No tienes miedo y permaneces . Tienes que esperar a descubrir el significado del momento para entrar en el parque de los árboles.

– Abre los ojos y mira la carta de la Sacerdotisa. Imagínate a ti mismo en espera de algo en un lugar tan sagrado. Poco a poco hay que ir hacia la oscuridad exterior a la luz de una candela.

– Mira ahora en la carta del Ermitaño . Has entrado en la oscuridad de la noche. Levanta la lámpara hasta que su llama se funda con la luz del cielo.


– Con tu voluntad deberías conseguir que el resplandor dorado de la lámpara fuera disipando poco a poco la oscuridad.

– Esta es la técnica de la energía siempre en movimiento .

– Siéntate, no demasiado rígido, pero tampoco relajado. Envia pensamientos sobre el lugar que tienes en mente. Que una cosa sea otra .

– Los sueños engañan. Los ojos ven . ¿Qué ves ahora? .

– Deja que tu mente fije vague de un sitio a otro . Traza las letras, los remolinos y las espirales con la energía divina.

– Deja que se posen en cualquier parte . Acércate a la energía. La mueves . Vete más allá de la energía. Regresa.

– Sin calma y sin miedo, pero hazlo.

La Rueda de la Fortuna (X)

Descripción:

Aquí está la oportunidad de traspasar la personalidad y empezar a darte cuenta de cómo es tu ser interior. Podrías darte cuenta de que esto no es tan fácil, porque la puerta de entrada en sí misma es estrecha, y tienes que pasar a través del velo que envuelve a la luz del ser, y que se encuentra simbólicamente detrás de la Sacerdotisa en la segunda carta (etapa), y en las alas del ángel en la sexta etapa (carta). Pero hacer la transición de la consciencia de la personalidad a la conciencia de sí mismo requiere sacrificio. La palabra sacrificio se utiliza en el sentido espiritual de la transmutación o el cambio, y no en el sentido de “dar algo.”


Es posible que tengamos que cambiar nuestras actitudes hacia algunas ideas más arraigadas, o los ideales, o las ilusiones. La personalidad experimenta la luz del autoexamen.

Podemos encontrarnos con que tenemos que seguir el camino de la rueda alrededor del instinto, el intelecto y el sentimiento muchas veces, y descubrir e integrar partes de la personalidad que hemos pasado por alto previamente antes de que estemos en condiciones de entrar en el corazón, donde reside el yo. La inteligencia, la tentación, por la que Dios pone a prueba a los devotos.

Para entrar en la siguiente carta tienes que seguir los vínculos que unen a la conciencia con la personalidad para que ésta quede atrás (pero no por ello olvidada o perdida) para que podamos descubrir nuestro yo más profundo como si fuéramos un recién nacido.

Si optamos por seguir adelante vamos a tener que ajustar nuestras actitudes, deseos y ambiciones, en términos de conciencia de sí misma, términos que no podemos comprender plenamente porque vemos:”como en un espejo, oscuramente”, y hay que tener confianza en nuestro yo. Habría que tener muy en cuenta que el ser que buscamos no es un extraño, sino que es nuestro ser. La personalidad es simplemente el medio a través del cual se expresa el yo, lo que de hecho ha estado haciendo desde el principio.

Meditación:

– Esta carta se convertirá en tu propio pensamiento y no te conviene hablar mucho.

– A partir de la primavera , imagina el clima de la temporada.

– Trata de poner tu mente en el estado que tiene la carta antes de salir a la calle.

– Imagínate haciendo cosas al aire libre en primavera , en verano, otoño e invierno.


– Piensa en la temperatura y en la longitud de los días.

– Intenta visualizar cuántas veces puedes completar un ciclo a través de las cuatro estaciones en los próximos dos o tres minutos .

– Mira la carta de la Emperatriz. Incluso si eres un hombre , trata de imaginarte a tí mismo sentado como lo hace en su jardín .

– Imagínate a ti mismo en los últimos meses de un embarazo. Hay un abultamiento , cálida plenitud dentro de ti , por debajo de tu diafragma.

– De vez en cuando algo se mueve dentro de ti y te da un codazo fuerte, pero no doloroso.


– Ahora , manteniendo la imagen del embarazo todo lo que como puedas , mira a la carta de La Rueda de la Fortuna.

– Concéntrate en la propia rueda . Mira fijamente sin mover la cabeza. Deja que el color de la imagen se ilumine y se oscurezca. Deja que la rueda se mueva en tu mente.

– Notas la sensación de una rueda intermitente dentro de su vientre. Cierra los ojos. Imagina una vida dando vueltas en tu interior que brilla intensamente con la vida de la rueda .

– Siente como aumenta su brillo.


– Debes saber que se trata de una vida entera y completa .

-Deja que crezca más luminosa y más fuerte hasta que alcance el límite de su poder . Luego deja que suba hasta la frente y que nazca a través de tu cabeza.

La Fuerza (XI)

Descripción:

Esta carta del Tarot es la representante más sutil del equilibrio entre el resto de cartas. Muestra a una mujer vestida con sencillez inclinada sobre un león y abriendo sus mandíbulas. No hay coacción, ni dominación. El león parece bastante tranquilo; la mujer está al mando. Esta carta simboliza el autocontrol; es decir; el control de la personalidad. En ninguna parte se ve la fiereza ni de la bestia ni de la mujer. La mujer [el alma] es serena, y el león (personalidad) es obediente.

Esta es precisamente la relación que encontraremos en nuestro interior. Nos daremos cuenta de la libertad y la claridad. Todo es más nítido y más claro. Aquí ya no podemos engañarnos a nosotros mismos acerca de lo que queremos o lo que somos. Podemos ignorar lo que vemos, pero no podemos ignorar el hecho de haberlo visto.

Algunos trabajos terminan con el descubrimiento del yo, porque cuando el yo se descubre, se ha encontrado la expresión del cielo interior. Sin embargo, habrá personas que querrán explorar la condición recién descubierta.

Con el fin de conocer verdaderamente el yo, lo primero que descubrimos es el ser, y luego aprender a ser uno mismo (yo). Investigamos e integramos las partes del yo tal y como lo hicimos con la personalidad. Hay problemas del yo por resolver, y tendremos que solventarlos. Después de esto viene la realización del ser, en la forma en que uno “se da cuenta”. Antes de continuar, si así lo decidimos, nos detenemos aquí y consolidamos lo aprendido.

El próximo viaje es una búsqueda del espíritu, tanto humano como divino. Si estamos decididos a perseverar podemos aprender a conversar con los ángeles para llegar a conocer y reconocer la presencia espiritual de la Creación.

Meditación:

– El Carro es un lugar hueco en movimiento, y la fuerza crece dentro .

– La Fuerza es la energía natural y el poder .

– Los latidos del corazón , el envío de la sangre de la vida corriendo por canales serpenteantes .

– El alimento pasa a través del cuerpo por un largo pasaje sinuoso .

– Puede ser que necesite respuestas. Los brazos y las piernas no tiemblan .

– La mente sigue derroteros de conocimiento oculto .

– Mira las dos cartas del Mago y la Fuerza. Compara en tu mente.

– El Mago se coloca alto y firme en su jardín. He aquí, un cambio. El manto rojo cae al suelo del jardín. Se mueve , cambia, se convierte en una gran león rojo.

– Las rosas debajo se entrelazan con la serpiente y encadenan al hombre y la bestia . Rosas para calmar a la bestia furiosa . Los lirios se transforman en dientes blancos y afilados.

– El hombre se ha convertido en la mujer como la humildad interior hace humilde a la bestia .Las mandíbulas de rosas y lirios se han cerrado para abrir la boca de la naturaleza.

– Echa un vistazo a tu alrededor . Asegúrate en que lugares se encuentran los objetos de la sala . Mira bien donde están sentadas las personas.

– Ahora, cierra los ojos. Imagina una gran masa de luz dorada que sale de cerca de la base de la columna . Deja que recorra la carta. Déjala crecer. La luz sube a tu abdomen y aumenta un poco más su brillo .

– La luz se mueve lentamente hacia el exterior. Trata de sentir la textura y la posición de las cosas cerca de tí en la sala a través de los destellos de la luz .

El Ahorcado (XII)

Descripción:

Cuando ya hemos avanzado tanto en nuestras etapas (cartas) es necesario que consolidemos nuestra posición en relación a lo que ha pasado anteriormente con el fin de tener una idea muy clara de nuestra situación.

La figura de esta carta del Tarot está suspendida por una pierna sobre un foso, con una especie de resplandor, o halo, alrededor de la cabeza. Pudimos comprobar que el auto-descubrimiento requeriría sacrificio de algún tipo, pero vimos el sacrificio como una pérdida. Ahora podemos apreciar que hemos ganado mucho y que el intelecto ahora puede convertirse en una fuerza pura, como el halo sobre la figura colgante, una fuerza y una capacidad que somos capaces, posiblemente por primera vez, de utilizar conscientemente, sin identificarla con nuestros pensamientos e ideas.

Porque no somos nuestros pensamientos, tenemos pensamientos. Podemos ver también todo lo incompletos que estuvimos durante las diez primeras etapas (cartas). Estamos en condiciones de utilizar el intelecto, observar nuestros pensamientos, y los eventos individuales independientes que forman parte de nuestra experiencia de vida.

En la vida hay dos clases de eventos: los externos, que tienen lugar en las circunstancias de nuestro entorno, que nos afectan en mayor o menor medida en función de su importancia para nosotros, y los eventos internos que tienen lugar dentro de nosotros como individuos de pensamientos o procesos de pensamiento completos, que interactúan constantemente con los acontecimientos exteriores.

Ahora somos capaces de observar estos procesos, tanto interiores como exteriores, sin ser demasiado fácilmente identificables con cualquier tipo de evento o circunstancia. Una de las lecciones que esperamos aprender en estas etapas posteriores, que son las etapas de la conciencia de sí mismo en la búsqueda de la auto-realización, es la forma de elegir. Para esto necesitaremos un intelecto claro y vigilante.

Meditación:

– En cierto modo, esto es lo contrario de la meditación después de la etapa anterior.

– En vez de ir a través de los acontecimientos del día desde la mañana hasta ahora, y tomar decisiones sobre ellos, hay que invertir el proceso.

– A partir de ahora, debéis volver sobre los acontecimientos del día, pero a la inversa.

– Trata de ver lo que ha causado cada variación en tus actividades.

– No te juzgues, sólo trata de volver sobre eus pasos en este día.

– Si puede penetrar hasta el fondo en los recuerdos de tu infancia, hazlo.


– Este proceso de recordar a la inversa se ​​utiliza a veces por personas que quieren recordar reencarnaciones anteriores.

– Cualquier cosa que desees hacer; volver sobre los acontecimientos del día a partir de ahora de nuevo a la mañana, o los acontecimientos de tu vida a partir de ahora hacia atrás lo más posible – tienes tres minutos antes de la siguiente parte de la meditación.

– Tómate un momento para comparar las figuras de las dos cartas: el hombre colgado y el sumo sacerdote. Piensa en el hombre colgado como un ejemplo de historia instructiva. Piensa en el sumo sacerdote como alguien que utiliza una historia para enseñar algo (una moral, una idea abstracta o una idea práctica).

– Ahora quédate con alguna idea que aprendiste con la carta de el Ahorcado. Trata de conseguir la idea con claridad en tu mente. Tan pronto como la idea sea tan clara como deseas, deberías fingir que eres un maestro enseñando esa misma idea sobre el ahorcado a una sala llena de gente.

– En tu imaginación, describe la idea a la gente. Tómate tres minutos para hacer estas cosas.

– Esta última parte de la meditación tiene que ver con el razonamiento. El truco es conseguir un punto de vista u opinión muy clara en tu mente y luego sustituirla por la idea contraria lo más rápidamente posible. Comienza con cosas sencillas.

– Cierra los ojos e imagina una luz blanca. La luz blanca te llena de felicidad. Entonces imagina que todo se nubla y aparece la oscuridad. Debes ser tan feliz en la oscuridad como eras en la luz.

– Continúa con las cosas más complejas. Imagina un objeto que te guste. Podría ser un florero, una mesa, un coche, una casa; nada de eso.

– Deja que la atracción que sientes hacia esa cosa crezca hasta que te llene totalmente. Luego invierte el proceso. Piensa en todas las características negativas que pueda tener esa cosa hasta que la detestes. Por último haz el mismo proceso con una persona (mejor que se trate de alguien que no vas a ver durante unos días por lo menos).

– Comienza por concentrarte en todas las cosas desagradables de esa persona.

– Continua libremente y sin reproches hasta que la persona parezca totalmente negativa para ti.

– Ahora revierte el proceso y piensa en las buenas características que tiene esa persona. Después de todo, esa persona no es tan mala. Los defectos no son tan diferentes de tus propias debilidades y pequeños fracasos.

– Realmente esa persona se parece mucho a ti. Algunas de las cosas que son difíciles para esa persona también son difíciles para ti.

– Hay algunas buenas cualidades también en esa pesona (sigue así hasta que esa persona que odiabas hace un momento llegue a gustarte.

– Llevar a cabo la reversión de este ejemplo con conceptos simples, con las cosas y las personas hasta que hayas terminado con la meditación.

La Muerte (XIII)

Descripción:

La persona que se basa en el sentimiento, a diferencia de la persona que se basa en el intelecto, detecta la importancia del cambio que se produce cuando descubrimos a nuestro auténtico yo, y mientras estamos en el nivel inferior tales consideraciones despiertan los aspectos inconscientes de la vida en los que la mayoría de nosotros prefiere no mirar. Tememos a lo desconocido , y lo asociamos con una especie de muerte . Pero llegar al ser de nuestros sentimientos implica que hay que vagar entre estos elementos inconscientes que parecían representar una amenaza real para la conciencia misma, y una caminata por el valle de las sombras.


Ahora vemos que estamos experimentado la muerte de alguna forma . La persona que éramos antes se ha ido para siempre , y aunque las huellas puedan permanecer , nunca pueden volver a esa persona . No son los sentimientos, porque tenemos sentimientos. Al hacer uso consciente de los sentimientos y pensamientos a través de la conciencia del yo, podremos utilizar la personalidad al servicio de las etapas posteriores.

El simbolismo de la muerte es de la misma forma que en la carta anterior. Si fuéramos a recorrer este camino y volviéramos a identificarnos con los sentimientos, sería una especie de muerte a nuestra conciencia recién despertada . Algunos simbolismos cristianos se describen como la búsqueda de la salvación. La batalla contra el mal sólo puede tener lugar desde el nivel del ser.

Uno tiene la sensación de que los sentimientos se apoderan del auto-descubrimiento más fácilmente que de la intelectualidad, puesto que tiene que analizar y clasificar las verdades antes de reconocerlas. La persona, consciente de sí misma, en busca de su propio yo es capaz de darse cuenta de que más cerca de los sentimientos está el verdadero ser que forma una parte igual de su personalidad junto con otras partes de la misma. La carta de la Muerte simboliza la posibilidad de ascender ante el temor de la misma muerte, porque cuando hayamos encontrado al ser estaremos en contacto directo con el espíritu.

La claridad que la consciencia trae a la mente, a medida que avanzamos, hace que lo desconocido se convierta en conocido. Podemos descubrir que los dos somos inmortales y eternos. El cuerpo muere, pero no somos cuerpos. Tenemos cuerpos, eso es todo. El cuerpo es el medio por el cual somos capaces de localizar la conciencia en este mundo con el fin de adquirir experiencia.

Meditación:

– Para la primera parte de esta meditación, piensa en la vida que tuviste en algún momento en el pasado.

– Vete a través de los eventos habituales de tu día desde que te levantas por la mañana hasta al ir a la cama por la noche, pero recuerda que no hay electricidad, no hay comida, no hay coches, no hay televisión, ni radio.

– Recuerda cada cosa que haces normalmente e imagina hacerlo dentro de las condiciones de hace un siglo.

– Si te siente mal, ten muy claro que los remedios caseros son lo único disponible

– Haz todo esto con un sentimiento de felicidad por tener tantas cosas. Sólo trata de sentir como si estuvieras viviendo en una pequeña ciudad, tal y como vivían tus abuelos o bisabuelos.

Mira bien la carta de los Amantes y de la Muerte. Cada vez que participas en algún evento en la vida se convierte en una cosa brillante. Cada amor es una armonía. Sin embargo, todo tiene que subir, prosperar por un tiempo en el Sol y luego pasar de nuevo al silencio. Cada momento de la vida tiene su propio fin en sí mismo. Esfuérzate por ver amor y muerte como una sola cosa, no la vida seguida de la ausencia de ella, sino toda la vida. Deja que estos asuntos ocupen tus pensamientos por un rato.

Esto es importante. Comienza como una metáfora. Tu vida es una sarta de cuentas. Cada día de vigilia es una perla. Cada sueño es una cadena o enlace entre las cuentas. Las formas de las perlas son a veces diferentes. Algunas son redondas. Algunas son de madera, algunas de metales preciosos con diseños extraños, algunas son de plástico. Muchas de las cuentas de tus días son oscuras y son de mala calidad. Algunas son claras y están llenas de luz. Algunas son más grandes que otras.

Algunas son opacas; otras son brillantes, como algunos de tus sueños. En algunos puntos aparecen cuentas especiales, tal vez cada siete cuentas hay alguna más grande que recoge la luz dispersa entre el resto. Quizás hay cuentas especiales en los trescientos sesenta y cinco espacios de separación. Deja que la visión de tu vida haya llegado a ti como un collar alrededor del cuello de una diosa o de un dios. Más allá de la longitud de las cuentas de tu vida puede haber otras cuentas y otras perlas. Cuando la metáfora se convierte en suficientemente real, que ha ido más allá del dominio de la muerte y del tiempo, todo lo que alguna vez ha sido y nunca será, nunca pasará.

La Templanza (XIIII)

Descripción:

Ahora nos preparamos para partir hacia el nivel de los deseos. Aquí se habla de las necesidades más profundamente arraigadas de nuestro ser que no tienen nada que ver con lo que nos gusta o no nos gusta, y este es un aspecto de la naturaleza de la personalidad en la séptima etapa (o carta). La carta representa a un ángel vertiendo el agua de una copa a otra. Es una carta de la belleza, y el ángel tiene grandes alas . Se mantiene que la muerte no cambia nuestro ser fundamental, y vamos a descubrir que ser consciente no lo cambia. El cambio que ha tenido lugar al llegar al conocimiento de uno mismo es que ahora vivimos de uno mismo y somos capaces de utilizar nuestra personalidad en lugar de vivir de ella, así como también dejamos de ser esclavos de sus impulsos.

Nuestra naturaleza elemental no ha cambiado, y consciente sólo nos muestra más claramente lo que somos básicamente, para bien o para mal. Con mucho, el mayor problema, y, seguramente el único problema real al que nos enfrentemos en la experiencia con uno mismo es el orgullo, el vicio del ser, y el único pecado realmente original. Es natural estar orgullosos de nuestros logros, y ver que somos seres eternos con el único patrimonio que poseemos que es el de la verdad. La imagen de la carta es cierta, pero tenemos que hacer buen uso de nuestro patrimonio; sin embargo el alma es eterna, y nosotros todavía no somos ángeles.

La figura de la carta vierte el agua de un recipiente a otro (es un procedimiento un tanto inútil). No podemos aferrarnos a lo que tenemos, y simplemente podemos disfrutar de nuestras nuevas capacidades en beneficio propio, por lo que tenemos que saber que esta no es la función del ser humano en el mundo, a pesar de que vemos a tantos y tantos haciendo esto. El trabajo que hemos emprendido conduce finalmente (para los que pueden llegar tan lejos) a un entendimiento de cómo podemos aplicar el elemento espiritual a los asuntos de la Tierra.

Esta primera parte cubrirá los eventos del día, pero de una manera diferente. Puedes ir de manera sistemática durante todo el día desde la mañana hasta la noche, o seleccionar puntos concretos para concentrarte sobre ellos. A los tres minutos siguientes examina las cosas que haces sin pensarlo mucho. Estos hechos podrían incluir escuchar la radio o la televisión, ir a supermercado u otras cosas, saludar a gente que conoces casualmente o cualquiera de las pequeñas cosas de la vida cotidiana. Para cada una de estas actividades ten en cuenta lo que otros han tenido que colaborar para que puedas hacer todas esas cosas diariamente, como los que prestan sus servicios, el hortelano, las fábricas envasadoras y productoras, etc., porque sin ese proceso tu no habrías podido hacer muchas cosas en tu día a día. Trata de ver cómo se vive en la colaboración con la gente que nunca verás, pero que te ayuda a ti con sus servicios.

Mira bien las dos cartas: “el Carro” y “la Templanza”. Considera que los significados de la Templanza comienzan con el Carro viajando hacia el sol alado (la Templanza) y se instalan en la parte inferior de la carta. A partir de este principio compara los símbolos de las dos cartas y considera cómo sus significados se interrelacionan entre sí. Alguien dijo una vez: “No haré nada que no pueda ser hecho por todos.” Esta es una variante de la regla de oro y también una declaración básica de la Templanza. Medita sobre esto. Piensa en cómo esta norma ayuda a la sociedad y en cómo afecta a la libertad individual. Consideremos el significado de: “la moderación, pero con moderación.”

El Diablo (XV)

Descripción:

El nivel en el que deseas actuar puede ser bastante aterrador. Más allá de la etapa del auto- descubrimiento, ahora empiezas a entrar en estrecho contacto con las fuerzas más profundas que motivan, no sólo a nosotros mismos, sino a ejércitos enteros de uno mismo, y también a algunos servicios de la naturaleza. El orgullo nos puede tentar con el fin de reclamar estas energías para nuestro propio beneficio. Tenemos tendencia a decir: ” mis deseos “, pero este nivel pertenece al mismo tiempo a todos nosotros, y a ninguno de nosotros . Los niveles de instinto, el intelecto y los sentimientos, también son de todos , pero estos son los niveles de la personalidad , las funciones del ser, y se encuentran en las reflexiones , en la personalidad del yo. Por encima de nosotros están los niveles más profundos del yo, y los niveles más allá del ser mismo.

El pronombre posesivo ” mi ” pertenece propiamente a la personalidad. En tanto que no podamos discriminar al nivel de los deseos estamos encadenados al deseo, al igual que la desafortunada pareja en la carta, que está encadenada a una piedra sobre la que se asienta el diablo. Mientras los incendios generados por el deseo nos puedan hundir, tendremos motivos para tener miedo.

El diablo no tiene existencia objetiva, como mito popular, sino que representa la tendencia humana proclive a los peores vicios, de ahí que la crueldad esté presente en la carta. En las lenguas semíticas de la antigüedad de las que deriva el concepto del “mal” se entiende como la mala disposición de los seres humanos.

Así que, si rezamos: “líbranos del mal”, entonces los arameos de los que heredamos esta oración lo habrían entendido en el sentido de “separarnos de [nuestra] inclinación al mal”.

También representa la facultad de la razón – no es el mismo que el intelectualismo. Para entender este nivel y esa función tenemos que ser capaces de mantener nuestra conciencia en sí misma dejando que el flujo de fuerzas que nos rodean, para que las conozcamos como lo que son, pero sin dejarse llevar por ellas en situaciones que no podemos controlar. Por esta vez seremos capaces de controlar bastante bien nuestras reacciones a los acontecimientos exteriores, y es nuestra situación interna la que requiere nuestra atención.

En esta etapa, podríamos encontrarnos con que la vida nos va a presentar la tentación de demostrar cuanto hemos progresado y en qué nos hemos convertido. Además, veremos que la vida nos presentará situaciones “diabólicas”, situaciones en las que tendremos que elegir, pero al mismo tiempo en las que parece que no hay elección. Sólo aquellos que hayan visto algo de este nivel pueden apreciarlo, pues el conflicto que se libra aquí hace estragos en el alma y tiene poco que ver con las circunstancias externas. Estos conflictos simplemente nos lanzan de nuevo a nosotros mismos, y serán muy duros, pero a los que deberíamos ser capaces de hacer frente. En esta etapa (carta) comenzamos a buscar el nivel más profundo del ser que trascien del mismo ser.

Una vez más deberías tener en cuenta los acontecimientos del día hasta ahora. O, si lo deseas, ten en cuenta los principales acontecimientos de tu vida. Esta vez, trata de identificar las causas de los sentimientos de culpa y de las limitaciones en tu comportamiento que parecen salir de dentro de ti. Pregúntate a ti mismo si hay una verdadera relación entre lo que has hecho o dejado de hacer, y lo que te habría ayudado a tener una vida más feliz y más valiosa. Trata de identificar esos límites que tu inconsciente se ha establecido a sí mismo. Quizá existan límites en tus sentimientos que necesitan ser quitados. También podría ocurrir que haya nuevos límites que deben establecerse. Considera especialmente las pequeñas cosas como los alimentos que comes y la forma de vestir. Si eres lo suficientemente fuerte, considera también las preguntas más difíciles de la fe, o la falta de ella, en ti mismo o en otras personas y cuestiónate los deberes que tienes hacia ti mismo y también hacia los demás.

Mira las tres cartas: “El Mago”, “La Fuerza” y “El Diablo”. Hay que tener muy presente que “el Mago” representa lo que es simbólico en la carta de “la Fuerza”. Considera la posibilidad de que “el Diablo” sea el uso inconsciente de los poderes de “la Fuerza”. Identifica a la mujer de “la Fuerza” con “el Mago”, y al león de “la Fuerza” con “el Diablo”. Después de haber reflexionado sobre este simbolismo por un tiempo, analiza uno de los eventos que se examinaron en la primera parte de la meditación y trata de ver las funciones desempeñadas por “el Mago”, “la Fuerza” y “el Diablo” en ese evento de tu vida.

Por encima de todos los cambios del mundo hay un gran ojo. En el mundo hay un ojo que mira hacia delante y hacia atrás de manera compulsiva. Todo lo que el ojo ve, como la belleza, parece desvanecerse o romperse ya que se ve con pasión. Entre la luz y la oscuridad hay un gran ojo que a veces parpadea por el calor del fuego, y a veces le desbordan las lágrimas, pero su visión nunca se nubla. “El Mago”, sabe. “El Diablo”, imagina.”La Fuerza”, ve la vida. El ojo de “el Mago” nunca se separa de “el Juicio”. El ojo de “el Diablo” nunca se une con la fe.

La Torre (XVI)

Descripción:

Esta carta, al igual que algunas otras, tiene un doble significado. Las imágenes en la tarjeta muestran claramente el efecto que se produce cuando nos atrevemos a llamar a las fuerzas más profundas en nosotros mismos, en lugar de ver su influencia obrando en nosotros, y a través de nosotros, en vez de llegar a un acuerdo con ellas y trabajar en su línea. Si persistimos en aferrarnos a nociones que tienen poca relación con la realidad y la verdad, tanto interior como exterior, nos encontraremos con que la vida nos golpeará muy duro y lo hará aún más difícil, hasta que todas las posiciones artificiales que intentamos mantener (el orgullo) podamos ver que son falsas. La verdad, sin embargo, es difícil de aceptar, pero tiene que ser aceptada.


Es sólo la parte superior de la Torre la que cae, y es sólo nuestro orgullo el que será lanzado hacia fuera por el rayo. El resto de la torre está intacto. Esta es una manera de decir que por mucho que nos merezcamos ser golpeados, es sólo nuestro orgullo el que tiene que marcharse. El trabajo que hemos hecho hasta este momento no se puede deshacer y seguimos en busca del ser, que ahora es un poco más sabio que antes.

Esta vez, piensa de nuevo a una época en la que estabas muy entusiasmado acerca de algo, o alguien. Céntrate en las emociones de la experiencia. Fantasea acerca de esa experiencia tan emocionante. Trata de conseguir esa emoción internamente y luego déjala salir.

Mira las tres cartas: “la Sacerdotisa”, “el Ermitaño” y “la Torre”. La sencillez y la calma de la Sacerdotisa están en la mente de “el Ermitaño”. A partir de “la Fuerza” de “el Ermitaño”, la mente interna se manifiesta como una luz brillante. “La Torre” es la existencia mundana de “el Ermitaño”. Los asuntos materiales se debe cambiar rápidamente, o la luz se desvanecerá. Continúa la meditación con las tres cartas durante un buen rato.

Ten muy presente la experiencia de las emociones que has sentido en la primera parte de esta meditación y analiza ls tres cartas. En “la Sacerdotisa” podrías preguntarte si tu mente está preparada para esa experiencia o tuviste dudas antes. Con la carta de “el Ermitaño”, podrías preguntarte si la experiencia en sí misma fue completa o fue interrumpita por algo. Con “la Torre”, podrías preguntarte si la experiencia tendrá un efecto duradero o será simplemente algo transitorio. La prueba definitiva no es el placer o la falta de él, que la emoción lleva consigo, porque se puede traer de nuevo a la memoria ese entusiasmo y sacarle algún beneficio.

La Estrella (XVII)

Descripción:

Esta carta muestra a una mujer desnuda, que representa el alma, con una estrella brillante en el fondo. Al igual que el ángel de la carta, ella tiene dos jarras de agua, pero a diferencia del ángel, ella está vertiendo uno en la tierra y el otro en un río. Aquí debemos saber como somos, no como nos gustaría que nos vieran. En esta etapa (carta) se muestra el principio de la auto-realización. Desprovisto de engaños, sin el apego a los niveles más bajos, y con actitud humilde, seremos capaces de utilizar de manera constructiva la verdad que se nos ha dado. Parte del agua se vierte en el suelo. Esto quiere decir que podemos usar lo que se nos ha dado desde el exterior, en el mundo. El resto del agua entra en un río o lago. Es decir, que también aplicamos la verdad interiormente hacia niveles cada vez más profundos, lo que nos permite trabajar dentro de nosotros de la misma manera que el agua que se vierte sobre la tierra puede trabajar fuera de nosotros.

Todavía tenemos mucho que aprender en esta etapa, a excepción de si hemos empezado a aprender sobre la marcha, poniendo menos énfasis en la observación, que ahora debe ser una segunda naturaleza para nosotros. Aquí comenzamos a estar abiertos a las energías espirituales y transmitirlas a quienes están detrás de nosotros en el camino.

Para empezar convendría hacer un inventario de todas las pequeñas cosas que te hacen diferente a otras personas. Examina las cuestiones de la ropa, la forma en que te muestras a los demás y la educación; la manera en que te relacionas con los amigos, con los extraños y con la gente que te gusta. Piensa también en tu salud y en las cosas que te producen placer o dolor. Trata de formar una imagen de ti mismo tal y como podrías parecer a los ojos de los demás. Construye una imagen única de tu personalidad.

Mira los tres arcanos del Tarot: “la Emperatriz”, “la Rueda de la Fortuna” y “la Estrella”. Deja que “la Emperatriz” sea tu interior, la totalidad de tus creencias, las emociones y el conocimiento que se encuentran en el jardín cerrado de tu mente. Deja que “la Rueda de la Fortuna” sea tu estado de ánimo cambiante con sus ciclos vitales internos. Deja que “la Rueda de la Fortuna” sean las oportunidades cambiantes y las energías que te rodean en el mundo físico y social. En cuanto a “la Estrella”, que sea la manifestación externa de la misma “Emperatriz”. Piensa en todo ello.

Trata de ver tu propia estrella. Deja que tu mente pase por encima, y a través de los miembros de tu cuerpo en busca del significado de la palabra “yo”. Busca detrás de tu cara, en tu corazón y en todas partes de tu cuerpo en este punto de la individualidad esencial en cada ser humano. Luego, deja que tu búsqueda pase a los pensamientos que llenan tu mente, busca allí a tu “yo” No uses la razón para escoger y elegir lo que es y no es “la Estrella”. Deja que el sentimiento de la vida te guíe en su búsqueda de la llama divina.

La Luna (XVIII)

Descripción:

Estas es la etapa (carta) de los orígenes. Una criatura primigenia se arrastra fuera de las aguas. Dos antiguos pilares de piedra están de pie en silencio formando parte del paisaje, y flanquean un camino muy compacto, pero primitivo, el cual lleva a un lugar lejano. Dos criaturas con forma de perro aúllan a la Luna. Todavía es de noche. En esta carta están las raíces de los elementos y las de la forma física. Aquí nos encontramos con el aspecto mental pasivo, pero potente, de la naturaleza. Aquí estamos en contacto con el poder de la misma Madre Naturaleza, y estamos sujetos a su dominio.

Aquí llegamos a un acuerdo con la ley natural y encontramos nuestro lugar en él. En este nivel (carta), al igual que en el anterior, no se nos permitirá identificarnos con él, ni a reclamarlo como propio. Si tratamos de hacerlo, entonces seríamos eliminados de manera sutil, pero firme, y enviados a un lugar más bajo para aprender de manera diferente. La ley natural sobrepasa las leyes y las convenciones humanas. Las leyes humanas sólo son viables siempre y cuando estén de acuerdo con ellas. La ley humana puede legítimamente restringir el movimiento de la naturaleza en formas que están en consonancia con las necesidades de una época o lugar, pero no puede derogar la ley natural. Podemos colocar cubos en la lluvia para restringir el flujo de agua sobre un punto en particular, pero no podemos detener el flujo y, si la lluvia es torrencial, ningún recipiente que pongamos podría evitar que el suelo se inundara.

Tómate un momento para recordar lo que pensaste por ti mismo. Construye un plan original antes de ponerlo en práctica. Cuando lo hayas hecho, busca en tu memoria el evento real. Quizá tengas que hacer cambios en el plan original para poder ponerlo en práctica. Podría ocurrir que los acontecimientos influyan en ese plan. Compara punto por punto las diferencias y similitudes entre tu plan abstracto y el intento de plan real.

Mira las tres cartas: “el Emperador”, “la Justicia” y “la Luna”. Consigue que “el Emperador” y la diosa “Justicia” medie entre el plan y su aplicación. “La Luna” es el proceso real de hacer lo que está previsto. Trata de sentir el deseo de organizar mentalmente las cosas cuando te fijes en “el Emperador”. Trata de sentirte presionado por el mundo físico cuando mires a “la Luna”. Deja que “la Justicia” equilibre estas dos influencias.


“El Emperador” es una chispa que salta alegremente de un mundo perfecto a otro. “La Luna” es un agua densa que se mueve lentamente de un mundo a otro. “La Justicia” es la chispa que se mueve entre la chispa y el gran mar donde se mezclan el fuego de la imaginación con el flujo de los acontecimientos en el mundo de la materia. Cierra los ojos y piensa en las chispas saltando de un sitio a otro y al agua moviéndose lentamente de un sitio a otro. Siente los esfuerzos de la chispa moviéndose hacia arriba. Siente la energía del agua moviéndose hacia abajo. Tu voluntad debería ser la de mantener el equilibrio hasta que el fuego se enfríe y el agua empiece a hervir; esta es la naturaleza de la mente en acción con la materia.

El Sol (XVIIII)

Descripción:

Al igual que con la carta anterior, aquí hay más que el sol que forma parte de ella. Aquí vemos lo que puede suceder si el sentimiento que despierta este nivel (carta) nos hace identificamos con las fuerzas de la naturaleza. Estamos en peligro de deslizarnos en un resplandor, ignorando lo que está ocurriendo en la etapa siete (carta). Animados quizá por una falsa sensación de seguridad (debido al orgullo) estamos convencidos de que hemos conquistado la naturaleza. La caída, aunque suave, de esta carta, es igual de devastadora.

El caballo representa a las fuerzas de la naturaleza. El jinete no tiene riendas para guiar al caballo, y va donde el caballo le lleva. La luz del ser se queda atrás al otro lado de la pared, aunque todavía brilla sobre los niños como lo hace el sol en la carta. La lección que hay aquí es ser capaz de moverse con las fuerzas naturales, pero sin dejarse llevar por ellas.

Cierra los ojos. Deja que una visión cálida se construya lentamente dentro de ti . Los remolinos de la niebla te envuelven. No hay temor , sólo una luz amarilla muy cálida empieza a iluminar poco a poco. Eres un niño que juega de nuevo bajo la luz del sol sobre la hierba verde. Vuelve con tus sus pensamientos a un lugar de consuelo y paz . Deja que tu memoria construya sobre ti la suave caricia de ser amado por alguien.

Ahora mira a las tres cartas: “el Sumo Sacerdote”, “el Ahorcado” y “el Sol”. El Sumo Sacerdote es un viejo amigo de la infancia que está contando una extraña historia sobre el hombre colgado y todos los peligros que venció en su día . Eres un niño otra vez y te encuentras en el jardín del Sol escuchando tu cuento de hadas preferido. Deja que el cuento se reproduzca en tu imaginación.

De vez en cuando tenemos que volver a la inocencia de la infancia . Debemos dejar de lado la vida real con sus sinsabores y luchar para volver a la tierra más allá del borde del mundo donde los sueños son regalos. En los brazos del amor todos los dolores desaparecen. Las aventuras viven dentro del niño con imágenes encantadoras de los príncipes, los peligros y las princesas. La belleza duerme dentro de un jardín encantado , sin preocuparse por las espinas que se esconden en las flores.

El Juicio (XX)

Descripción:

Esta carta representa el ángel del juicio llamando a los muertos para que salgan de sus tumbas, la cual simboliza la última etapa (carta) antes de completar la realización del yo . “El Juicio” significa el juicio que hacemos sobre nosotros mismos. Todos los cabos sueltos son atados en esta carta . Todos los impulsos contenidos, los pensamientos y los miedos son sacados a la luz. Nuestra casa se ha puesto en orden. En esta etapa se puede caminar por el valle de las sombras sin tener miedo, el tratamiento que debemos dar a cada fantasma que nos encontramos, la integración de lo que encontramos en los niveles más profundos dentro de nosotros , y todo lo que recibimos de los niveles más altos por encima de nosotros, entrando en estado de gracia que se llama aquí la autorrealización.


Esta etapa es equivalente a la novena etapa (carta) del desarrollo de la personalidad mostrada por “el Ermitaño” , pero en el nivel más alto del yo. Aquí completamos nuestra fundación propia con el fin de dar el paso hacia el espíritu , como en la novena etapa , hemos preparado el terreno para dar el paso hacia uno mismo.

Cierra los ojos. Imagina una llama fría azul en algún lugar. Esta llama no es el fuego como lo conocemos nosotros. No tiene ningún calor. No devora nada. La luz que da no enciende nada en el mundo. Acércate a la llama inmortal. Entra dentro de ella. Deja que te llene. Su tacto se siente como si estuvieras en una maravillosa lluvia de diminutas chispas que estimulan cada parte de ti. Toma el sol bajo la llama viva durante un tiempo.

Mira las tres cartas: “los Amantes”, “la Muerte” y “el Juicio”. Los amantes crean la llama de la vida. La Muerte corta la llama de todas las limitaciones. El Juicio abre los ojos al habitante de la llama hacia los reinos más allá de todos los mundos imaginables. Medita por primera vez en el amor para iniciar el fuego. Luego corta con todo lo que debilite la llama y que no es la luz. Por último, respira profundamente y deja que tus ojos vean, pero sin mirar el mundo físico.

Vivimos en una caja formada por nuestras creencias y las que tiene la gente acerca de nosotros. Esa caja no tiene dominio sobre lo más íntimo del alma. Con una gran luz es posible elevarse por encima y más allá de esa limitación, y elevarse en sus destellos hacia el espacio infinito de la luz sin límites, que está más allá incluso la idea del tiempo y la cuestión de la muerte.

El Mundo (XXI)

Descripción:

Nuestro viaje está casi completo. Hemos construido nuestros cimientos y son capaces de estar en contacto directo con el poder del espíritu; ahora estamos preparados para convertirnos en seres espirituales cuando se nos llame desde el otro lado del abismo. En esta etapa los mansos realmente heredarán la tierra, y pueden llegar a ser un canal directo para el poder del espíritu.

Esto no es algo fácil de hacer, pero creo que te resultará valioso para la adivinación y otras cosas. Ahora vamos a experimentar con el sentido del tiempo , para poder revertirlo si es posible. Es un buen ejercicio de calentamiento para la adivinación , con o sin las cartas de por medio. Aunque hay que utilizar un ritual de calentamiento especial, lo principal es la técnica básica que viene después.

– Esta vez , quiero que lo hagas por tí mismo. Escucha lo que digo . Trata de eliminar toda distracción. Trata de limpiar tu mente de los acontecimientos del día y de cualquier sentimiento de malestar o ansiedad.

– Antes de comenzar, tómate un momento para pensar en una pregunta que quieras que sea contestada acerca de tu propio futuro

– Consigue claridad en tu mente.

– Cualquier método que puedas utilizar para relajarte será adecuado .

– Utiliza los siguientes minutos para seleccionar la pregunta que deseas sea contestada, y la responderás tú mismo, pero aún no ahora. Selecciona y concéntrate en la pregunta.

– Imagina una luz gris detrás de tí. Utiliza tu memoria visual para llenar el espacio de color gris con detalles del pasado que se relacionen con tu pregunta.

– Concéntrate en ella. Permite que tus contactos emocionales del pasado alimenten la visión en el espacio gris.

– Ahora , presta toda tu atención para entrar en el espacio alrededor de su cuerpo. Imagina que una luz blanca te rodea. – Vagamente sientes que el espacio gris del pasado está detrás de ti.

– El espacio en blanco sobre ti es el presente. Es el lugar donde te encuentras ahora .


– Es lo que significa la pregunta para ti ahora . Permítete sentir la tensión de querer saber la respuesta a tu pregunta, la pregunta que surgió a partir del pasado gris detrás de ti. La pregunta que se quema en la luz blanca del ahora.

– Ante ti hay una gran oscuridad . Es como una pared de nubes negras .

– Con gran esfuerzo intentas ver la respuesta a tu pregunta en tu oscuro y desconocido futuro.

– Mantén durante un momento la imagen del pasado gris que está detrás de ti, recordando esas mismas emociones.

– La luz blanca que cae sobre ti debe saber la respuesta.

– Debes forzar a que el color gris empiece a moverse hacia ti. Al mismo tiempo, obliga a la zona oscura a moverse también hacia ti . Deja que el gris y el negro pasen junto al blanco. Deja que el negro pase a través de ti en el espacio que hay detrás de ti . Deja que el gris pase a través de ti. Recuerda lo que va a suceder. Recuerda que la respuesta a la pregunta que has hecho en el pasado se convertirá en el presente y en el futuro , todo en uno.

María de Gracia

www.lectura-tarot.com

www.lecturatarot.com

http://blog.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía:

http://billheidrick.com/

http://billheidrick.com/works/tarotmed.htm

– “Understanding the Tarot”,  “Gnostica” – Bill Heidrick.

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Meditación con las cartas del Arcano Mayor

  1. desimil dijo:

    Q significa la carta de la tumba en el cementerio con dos angeles al lado.

    • Hola, Desimil:

      Supongo que te refieres a esta carta: “El Juicio”. Significa que al final se hará justicia, que la verdad saldrá a la luz, y que el tiempo, o algunas acciones de los hombres, darán los frutos esperados y no habrá más dudas. Pero en el Tarot las cartas se leen acompañadas y nunca solas, porque su significado varía dependiendo de las cartas de las que estén rodeadas. De forma individual cada carta significa algo concreto, pero para hacer una lectura fiable hay que leer también las demás.

      Un saludo muy cordial,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>