Ovomancia/obomancia (adivinación con huevos)

“Al que devuelve mal por bien, el mal no se apartará de su casa”. (Proverbios, 17:13)

La “obomancia”, o también: “ovomancia”, del griego antiguo: “oon” (un huevo), y “manteia”, (adivinación), es una técnica de adivinación en la que se utilizan huevos cocidos, o frescos, los cuales rompemos, y dejamos caer su contenido en un cuenco con agua, y se interpretan las formas que van creando las yemas, y/o las claras. Se desconocen los orígenes exactos de esta forma de adivinación, pero algunos historiadores atribuyen su creación a Orfeo, que además de ser músico, e inventor de numerosos instrumentos musicales, también tenía fama de mago, o brujo, y las crónicas decían que poseía poderes misteriosos. Hay muchas referencias a ésta, y otras mancias, en el libro titulado: “Noto Canone”, escrito por el médico, y filósofo, Avicena (Persia, 980-1.037 AD).

En todo este tipo de sistemas de adivinación antiguos hay diferentes formas, y métodos, de leer la clara y las yemas del huevo, pero el sistema tradicional, y más sencillo, consiste en separar la clara de la yema, y verterla en agua caliente para poder interpretar las formas que tome una vez se haya mezclado con el agua. Con este método se mantiene entonces la yema aparte. Esta práctica era muy popular en tiempos de los griegos y los romanos, y los adivinos, y magos de los templos, predecían, e interpretaban el futuro mediante la observación del comportamiento de las gallinas, o aves, para posteriormente usar los huevos que éstas ponían. Aunque hoy en día la mayoría de adivinos solo utilizan la clara del huevo para hacer sus predicciones, también se pueden usar otros métodos, y que son como sigue.

“Bodegón” – fresco – Pompeya – Siglo II

Hay algunas referencias más a este método de adivinación descritas en el libro:De vita Caesarum”, por el historiador romano Suetonio, (AD 70-120) en el que cuenta historias sobre los diferentes métodos de adivinación que se usaban entonces, como por ejemplo la relacionada con la emperatriz Livia Drusila (Roma, 58aC-29 AD), que estando ya embarazada, deseaba saber el sexo del bebé, y se cuenta que el mago del templo, entregó un huevo a la emperatriz y ésta lo incubó en su pecho, hasta que, pasados unos días, abrieron el huevo y vieron manchas dentro del mismo, lo cual significaba que el sexo del bebé sería un niño.

Preparación del ritual:

Hay diferentes rituales a la hora de llevar a cabo la adivinación con el huevo, y lo importante es que el adivino se sienta cómodo y esté en un ambiente relajado para que pueda concentrarse bien en las formas que toman las yemas, o las claras, y hacer una interpretación correcta.

-Se necesita un vaso, o cuenco, de cristal, medio lleno de agua.

-Algunos adivinos añaden unos granos de sal gruesa al agua y la deshacen con la mano derecha.

-Los huevos frescos son los más fiables a la hora de hacer una interpretación. Conviene dejarlos descansar durante veinticuatro horas antes de ser utilizados por el adivino.

-Algunos adivinos utilizan una vela también para acompañar el ritual.

Hay adivinos que forman un círculo con sal gruesa alrededor del sitio donde va a hacerse la consulta con el fin de limpiar el espacio que se va a utilizar para la interpretación, y poder establecer una barrera para evitar que las energías negativas interfieran en las formas que va tomando el contenido del huevo.

Si se trata de una lectura normal, es decir: que no se trata de un embarazo, el consultante debe tumbarse y estar cómodo, y el adivino pasará rozando ligeramente, un huevo entero fresco, desde la cabeza hasta los pies del consultante para hacer después una buena lectura. Si el consultante no tiene ninguna pregunta concreta, puede no hacer ninguna y dejar que el adivino interprete las diferentes formas que saldrán de la clara y la yema del huevo en el agua.

Algunos adivinos desean invocar a sus dioses, o espíritus, o rezan oraciones, o plegarias, para que les ayuden en su trabajo.

Una vez pasado el huevo fresco por el cuerpo del consultante, se rompe el huevo en un borde duro, y se deja caer la clara en el recipiente con agua. La yema se aparta. Si hemos puesto una vela, es importante que esté cerca del recipiente de agua donde vamos a dejar caer la clara.

Si la cáscara del huevo al romperla se agrieta por varios lados, también tiene su propia interpretación:

– Si la cáscara del huevo se rompe más hacia la mitad superior del huevo, indica que las cosas positivas ayudarán al consultante.

– Si la mitad inferior de la cáscara del huevo es la que se rompe pro más sitios al golpearla, indica que habrá más cosas negativas que podrían obstaculizar los deseos del consultante.

Algunos adivinos utilizan una vela para interpretar las diferentes formas que ha dejado la cáscara de huevo al romperla, proyectando esos pedazos sobre un fondo blanco.

Métodos de adivinación con huevos coloreados

Hay otros métodos de adivinación también muy antiguos en los que se usan tres huevos previamente cocidos, duros y coloreados, que se introducen en una cesta, o cuenco. Uno de ellos estaría pintado de color naranja, otro de azul oscuro y el tercero se dejaría en su color natural. Luego el consultante cerraría los ojos, y movería con las manos esos tres huevos dentro del cuenco. El consultante haría la pregunta correspondiente, y después escogería un huevo entre los tres. Si ha elegido el huevo azul, la respuesta sería negativa. Si ha elegido el huevo color naranja, la respuesta sería positiva, y si ha elegido el huevo sin colorear, entonces indica que en ese momento no hay respuesta.

Otro método de adivinación también muy antiguo es el de hervir siete huevos en agua, y una vez que estén duros, y fríos, se pintan de diferentes colores. Uno se pintaría de color azul, otro de verde, otro de naranja, otro de morado, otro de rojo y otro de amarillo; el séptimo huevo quedaría de su color natural, sin pintar. Después se colocan los huevos en un cesto, o recipiente donde quepan todos holgadamente. Se cierran los ojos, y se revuelven con las manos para mezclarlos. Se hace una pregunta concreta y se elige con los ojos cerrados uno de los huevos.

El huevo azul indica : amor

El huevo verde: es un signo positivo, e indica que vas a tener un período muy creativo en la vida.

El huevo naranja quiere decir que hay un cambio en tu futuro. Pero este cambio puede ser positivo, o negativo.

El huevo color morado significa trabajo.

El huevo color rojo significa que las cosas se están moviendo, y que te conviene estar atento a esos movimientos.

El huevo color amarillo indica que deberías pensar más sobre el tema que has preguntado, y que no te conviene confiar en las emociones que tienes con respecto a la cuestión.

-El huevo de su color natural indica que no hay respuesta en ese momento.

Para embarazos

Este método se utiliza normalmente para determinar aspectos en los embarazos. La embarazada debe tumbarse y ponerse muy cómoda. El adivino frota el huevo en el estómago de la mujer, y después lo abre dejando caer la clara y la yema, en un recipiente sin agua.

El número de yemas de huevo que tenga, determinará la cantidad de bebés que ella traiga al mundo.

Una yema indica que nacerá un solo bebé.

– Dos yemas indica que serán mellizos, o gemelos.

– Tres yemas indica que serán trillizos.

– Si hay sangre en el huevo, la embarazada podría sufrir un aborto espontáneo, o también podría tener un embarazo difícil a medida que se fuera acercando la fecha del nacimiento del bebé.

Lectura de las claras de huevo

Para hacer una buena lectura de las claras del huevo tenemos que romperlo y separar las yemas. Es importante no romper la yema porque entonces mancharía la clara y la interpretación no sería correcta.

Se pueden hacer preguntas muy concretas, y el adivino interpretará las diferentes formas que van tomando las claras al contacto con el agua. También se puede verter la clara en agua fría, aunque las formas que adopte la clara sean algo más difusas que si se utilizara agua caliente. Como en todas las artes de la adivinación, este método tiene diferentes interpretaciones dependiendo de las formas que vayan tomando las claras, pero voy a exponer las más sencillas y populares:

La clara en el agua:

– Si tiene forma de anillo, o de campana, se interpreta como un futuro compromiso, o una boda.

– Si tiene forma de serpiente, se interpreta como que hay un enemigo, o que se acerca uno, pero también se puede referir a la sabiduría.

– Los viajes se interpretan por las formas que aparezcan de medios de transporte, como aviones, trenes, coches, o barcos.

– Si aparece un círculo, entonces podría interpretarse como peligro inminente.

Para detectar energías negativas usando solo la yema

El ritual es parecido a los anteriores en cuanto a la necesidad de pasar por el cuerpo del consultante un huevo fresco, y después abrirlo en un recipiente con agua, pero esta vez no se utiliza la clara, sino solamente la yema. Al abrir el huevo podemos encontrarnos con:

-Si el olor del huevo no es agradable, o aparecen motitas de sangre, o la yema está demasiado difusa, o nublada, entonces indica que alguien te está enviando energías negativas y sería conveniente que te hicieran una limpieza.

-Si en la yema del huevo se puede ver una forma de cara, entonces podría tratarse de algún enemigo, y habría que alejarse de esa persona lo más posible. Pero para contrarrestar esa energía negativa que envía alguien, sería recomendable enviar mucho amor y energía positiva a esa persona, con el fin de neutralizar esa energía tan negativa, y que no haga daño a nadie. Antes de nada es importante perdonarse a uno mismo y ser muy indulgente con los errores cometidos porque, de lo contrario, no podremos perdonar a nadie.

– Si la cara que aparece en la yema es delgada, entonces se refiere a un hombre, o muchacho, pero si es redonda, entonces se refiere a una chica, o mujer.

– Si la yema tiene forma de un ojo, o dos, indica que el consultante podría tener mal de ojo. Es importante que te hagas una limpieza para reforzarte.


– Si hay pequeñas burbujas en el agua, indica que la energía negativa ha sido neutralizada por el propio consultante, enviando lo contrario de lo que estaba recibiendo, y todo habría quedado reducido a la nada.

– Pero, si una vez echada la yema en el agua, ni ésta, ni el agua, tienen formas extrañas, ni mal olor, ni figuras, entonces indica que al consultante no le han enviado energías negativas y que está limpio.

En interpretaciones como estas últimas hay que tener en cuenta que el consultante podría no estar recibiendo energías negativas de nadie, sino que, por su propio carácter, o actitud, o que esté cargado de odio, o de resentimientos, o frustraciones, sea el mismo consultante el que no esté canalizando de forma positiva esa energía negativa, y al volverse contra él, acabe perjudicándole. La mayoría de las veces son los mismos consultantes los que han desatado todas esas energías negativas, tanto si iban dirigidas hacia alguien, o algo, como si no iban dirigidas a nadie en especial, pero que, al final, acaban teniendo el efecto bumerán y vuelven a quienes las han liberado.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografia:

-“Noto Canone”, Avicena

-“Encyclopedia of Occultism” – S. Lewis

 -“Wiccan Guide to Divination” – G. Dunwich

– “Vidas de los doce césares” – Suetonio

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>