Los Sarim (Angeles Guardianes de las Naciones)

“11.Y llegó Jacob a cierto lugar, y pasó la noche allí, porque el Sol se había puesto; tomó una de las piedras del lugar, la puso de cabecera, y se acostó. 12.Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo; y he aquí, los Angeles de Dios subían y bajaban por ella. 13.Y he aquí, el Señor estaba sobre ella, y dijo: “Yo soy el Señor, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en la que estás acostado te la daré a ti, y a tu descendencia”.

(Génesis, 28:11-12-13)

Las leyendas y tradiciones relacionadas con los Angeles, y los Coros Celestiales, estaban muy arraigadas en las diferentes civilizaciones desde las primeras religiones paganas, y han seguido manteniéndose hasta la actualidad. Casi lo único que tienen en común todas esas religiones, es que los Angeles siempre han estado  considerados como los mensajeros, o gobernantes, pero a las órdenes directas de Dios, cada uno de ellos en un grado, o estatus diferente, y con unas misiones muy específicas. El orden de los Coros, o las Jerarquías, ha variado a través de los siglos dependiento del teólogo o historiador, de ahí que entre unas religiones, y otras, haya cambios en cuanto a sus responsabilidades se refiere. También compartimos con otras religiones, los trabajos que les habían sido encomendados a cada uno de los Coros, y las ligeras variaciones que existen entre unos nombres y otros.

Aunque algunas versiones de los teólogos, e historiadores, difieren unas de otras, al final todas comparten los mismos grandes rasgos en general, como la que diera Dionisio, patriarca de Alejandría, en el año 264, cuando especifica que en algunos pasajes del Nuevo Testamento, especialmente en la epístola de los Efesios (VI:12), está la base sobre la cual se desarrollaron las tres Jerarquías, Esferas, o Tríadas de Angeles, y cada una de ellas alberga tres Ordenes, o Coros.

Posteriormente, el teólogo cristiano Dionisio el Areopagita, escribió en “De Coelesti Hierarchia” (La Jerarquía Celestial), en el año 532 de nuestra era, (AD), lo siguiente:

“…………Esto también es digno, creo yo, de la consideración intelectual, que la tradición bíblica, con respecto a los Ángeles, da un número, ya que se trata de miles de miles y diez mil veces diez mil, se multiplican y se repiten los números más altos que tenemos, por tanto, claramente muestran que las Ordenes de los Seres Celestiales son innumerables para nosotros; tantos son los anfitriones benditos de las Inteligencias Superiores”.

“El orden decreciente de los Coros sería como sigue:

La primera Jerarquía está compuesta por: Serafines, Querubines, Tronos y (o) Ophanim

La segunda Jerarquía está compuesta por: Dominaciones, Virtudes y Potestades.

La tercera Jerarquía está compuesta por: Principados, Arcángeles y Angeles.”

A través de los siglos, y gracias al trabajo llevado a cabo por los eruditos de las tres grandes religiones, la Hebrea, la Cristiana y la Islámica, (por orden de antigüedad), se han desarrollado diferentes organigramas en cuanto a las Jerarquías Angelicales se refiere; unas ampliando los Coros, y otras reduciéndolos, o dando clasificaciones variables entre unos y otros.

En el Antiguo Testamento sólo constan dos órdenes de Angeles: Serafines y Querubines. Luego los diferentes profetas, y eruditos, fueron añadiendo nuevas Jerarquías, a la vez que las ordenaban por su importancia, y así nos encontramos con:

Coros:

1 – Serafines

2 – Querubines

3 – Tronos

4 – Dominaciones o demonios

5 – Virtudes

6 – Potestades (poderes o potencias)

7 – Principes y principalidades

8 – Arcángeles

9 – Angeles

Y precisamente los Sarim, pertenecen al Coro séptimo de los Príncipes y Principalidades, de la Tercera Jerarquía, cuya labor es la de proteger a los reyes, a los príncipes y a todos los gobernante de la tierra, inspirándoles para que lleguen a tomar decisiones justas y beneficiosas para sus pueblos. También protegen a las naciones, a las organizaciones, a las religiones y a los príncipes de la Iglesia, incluyendo al Papa. Sus símbolos son el cetro, la cruz y la espada.

Guardianes de las Naciones – los Sarim. (séptimo Coro) (tercera Jerarquía)

Daniel, X:20-21, escribe que cada nación tiene un Angel Guardián, o Celestial, o Príncipe, que la gobierna. Enoch en LXXXIX,:59, indica que son setenta los Pastores Guardianes de las setenta naciones sobre las que el Arcángel Miguel, como Angel Principal de Israel, se establece como gobernante. Con estos setenta y un Angeles Príncipes del mundo, Dios se sienta en el Consejo a presidir el Juicio sobre el mundo, y cada uno de ellos defenderá la causa de su nación ante El. A veces, El acusa a Israel (Pesiḳ xxvii 176ª), y a veces encuentra méritos especiales en ella. Estos Angeles, Príncipes de las Naciones, de Babel, de los medios de comunicación, Grecia, Asiria y Roma. El Angel con quien Jacob luchó era el Angel Príncipe de Edom (Génesis, R. LXXII). Samael estaba a la cabeza de todos los Satanes. El nombre del Angel de la Nación de Egipto es Mizraim, o Uza. El del Angel Príncipe de la Nación de Persia es Dubbiel (Daniel, VII:5). Pero Miguel, el Angel Príncipe de Jerusalén, está por encima de todos los setenta ángeles (Midr.Yalk, 132).

En Yalk., Lam. 1001, se cuenta una extraña historia: “En la sitiada, por Nabucodonosor, Jerusalén, después de que el héroe poderoso Abika ben Gafteri hubiera caído, Hananeel, el tío de Jeremías, conjuró a los Angeles que sembraron el terror en los corazones de los caldeos, estableciendo así su fuga del sitio. Pero Dios, habiendo decretado la caída de la ciudad, había cambiado los nombres de los Angeles, justamente cuando Hananeel había invocado el nombre del Príncipe del Mundo, pero utilizando el Nombre Inefable, y Hananeel levantó la nación de Jerusalén en el aire, pero Dios la echó abajo de nuevo”.

A esta historia, Lam. Verso . II. 1, (Ibid.1012) se refiere como sigue: “De acuerdo con otra historia, los Principales (gobernantes) de la ciudad habían conjurado a los Angeles del Agua, y del Fuego, para que rodearan la ciudad con muros de fuego y agua; pero Dios cambió los nombres de los ángeles y éstos no acudieron a su llamada”.

Sarim, en hebreo, es el nombre en plura de “sar” (príncipe, o celestial), que se utiliza para varios tipos de Angeles. Los Sarim están considerados como los Angeles que residen en el cielo y cantan sin cesar las alabanzas del Señor, y que están bajo la autoridad del imponente Arcángel Tagas. Y de los Sarim, en los diferentes libros sagrados, se dice que son los setenta Angeles encargados de gobernar las naciones. Pero, según algunas tradiciones muy antiguas, todos los Angeles que guardaban las naciones cayeron en desgracia y están considerados desde entonces como ángeles caídos, con excepción del Arcángel Miguel.

El Rey Salomón escribió que los quinientos cincuenta (550) gobernantes del mundo se llamaban “Sarim”, que significa: “gobernantes”, “príncipes” y “jefes”. La Torah nos dice que hay tres Angeles Principales instalados en cada dirección, y que resultan un total de doce ángeles muy Principales, y también se hace referencia a ellos en el Zohar. Algunas tradiciones, tanto hebreas como cristianas, mantienen que los Sarim eran doce Angeles con seis alas cada uno (Serafines), que resultaban un total de 12 x 6 = 72 Sarim, o príncipes, o gobernantes, o jefes, de todos los grupos lingüísticos del mundo.

Además de algunas contradicciones que llevan a la confusión, en los diferentes libros sagrados, y a través de los siglos, se hace referencia a los “Se’irim”, o demonios peludos, que se mencionan también en el Levítico, XVII:7, y en 2 Crónicas, XI:15, definiéndoles como “cabra-demonios”. Isaías, XXXIV:14, dice que los “cabra-demonios” saludan entre las ruinas de Edom. En el libro de Enoch se mencionan los “sa’ir”, y “sa’irim”, y también se refiere a los chivos, a los cuales, el Angel Azazel estaba muy vinculado (el chivo expiatorio). Debido a los diferentes escribas, y eruditos, y a la complejidad del idioma caldeo-hebreo, la palabra “sarim” puede dar lugar a varias interpretaciones y también a algunas confusiones con respecto a su significado, o significados.

En lo poco en que los diferentes libros sagrados antiguos se ponen de acuerdo es que los “Sarim” están comandados por un gran Príncipe de los Angeles llamado, Tagas, que también es el director de orquesta de los ángeles cantores. Algunos ángeles identificados son los siguientes:

Aanfiel – Jefe de los Angeles . Corona – Juicio de la Merkabah.

Akatriel – (o Akatreil): Revelador de los misterios Divinos y el Angel de la Proclamación.

Anael – (o Haniel) – Jefe de la Orden de los Principales y las Virtudes; uno de los siete Arcángeles; gobernador del mes de Diciembre; conocido por haber transportado al profeta Enoch al cielo.

Azbuga – Uno de los ocho grandes Angeles de los Tronos que se visten con el ropaje de la Justicia, y lo ponen a aquellos considerados dignos de llevar esos ropajes entre los recién llegados al Cielo.

Barakiel – (o Barkiel, o Barbiel): Líder de la Orden de los Serafines, gobernador del mes de Febrero, y uno de los siete Arcángeles Principales.

Camael – (o Kemuel) – Jefe de las Órdenes de los Poderes, y de los Santos Sefiroth; es la personificación de la Justicia Divina; es uno de los siete Arcángeles que están en la presencia constante de Dios.

Chayyliel – Jefe de la Santa Hayyot (Querubines).

Gabriel – Angel de la Anunciación, la Resurrección, la Misericordia y la Venganza. Príncipe Gobernante del primer Cielo; Jefe de los Guardias Angélicos en el Paraíso.

Galgaliel – Cabeza epónima de la Orden de Galgalim (carros del Merkabah); Angel Principal de la rueda del Sol.

Iofiel – Preceptor Angel de Shem y príncipe de la Toráh. Uno de los siete Arcángeles y Jefe de la Orden de los Tronos.

Jehoel – (o Joel) – Uno de los Príncipes de la Presencia.

Metatrón – Canciller del Cielo. Príncipe de los Angeles Ministrantes y sustentadores de la humanidad.

Miguel –  Angel Jefe del Señor, libertador de los fieles.

Fanuel – (o Ragüel) – Arcángel de la Penitencia. Identificado con los arcángeles Uriel y Ramiel.

Quaddisin – Angeles gemelos que constituyen el Consejo del Supremo Juicio de la Corte Celestial.

Radueriel – (o Vretil) – El Angel Registrador y líder de los Coros Celestiales.

Raphael – Angel de la Curación, la Ciencia y el Conocimiento. Uno de los Príncipes de la Presencia y el Regente del Sol.

Raziel – Jefe de los Misterios Supremos que entregó el libro del ángel Raziel a Adán en el Paraíso.

Rikbie – Jefe de la Cuádriga Divina y Príncipe de los Angeles Merkabah.

Sopheriel Mehayye y Sopheriel Memeth – Dos de los Angeles Supremos del Merkabah, Guardianes de los Libros de la Vida y la Muerte.

Soqued Hozi – Guardián de las Balanzas Divinas y uno de los ocho Angeles Supremos del Merkabah.

Sandalfón – (o Elías) – Ángel del Poder y la Gloria. Sandalfón es el hermano gemelo de Metatrón.

Shemuil – El Gran Arconte (Magistrado) y mediador entre las oraciones de Israel y los Príncipes del Séptimo Cielo.

Suriel – Benevolente Angel de la Muerte. Instructor de Moisés y un Príncipe de la Presencia.

TZadkiel – Angel de la Justicia Divina.

Uriel – Arcángel de la Salvación y Regente del Sol . También un miembro de la Orden de Tronos.

Yafiah – (o Dina) – Angel de la Santa Toráh que instruyó a Moisés en los misterios de la Cábala.

Zagzagel – Ángel de la Sabiduría y el Jefe de la Guardia del Cuarto Cielo. En la Biblia, es el Angel que aparece en la zarza ardiente.

Es evidente que esta lista puede incluir los conocidos como  angeles caídos, además de los Arcángeles, Príncipes y Querubines que no son ángeles caídos, como por ejemplo: el Arcángel Miguel, el Arcángel Gabriel, el Arcángel Anael, Metatrón, Sandalphon y Uriel, que son ángeles caídos, aunque en un principio pertenecieran a los mismos Coros y Jerarquías que los caídos, y si hacemos caso a las tradiciones de las tres principales religiones, Judía, Cristiana e Islámica, la caída de los ángeles fue posterior, y hubo división dentro del orden ya establecido en los Coros, por eso algunos ángeles cayeron, mientras que  otros permanecieron en sus puestos.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net

www.lectura-tarot.com

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía:

-“Libro de Enoch, I – Los Vigilantes”

-“La Torah”

-“Antiguo Testamento-Nuevo Testamento”

-“De Coelesti Hierarchia”

-“Ministering Spirits” – Angeles en el Antiguo Testamento

-“Enciclopedia Hebrea/angeología”

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No participo en ninguna red social, ni en facebook, ni en otras empresas ni blogs diferentes al mío, ya que mi trabajo, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los Sarim (Angeles Guardianes de las Naciones)

  1. Claudia Muñoz dijo:

    Muchas gracias por compartir temas tan relevantes.

  2. nora rojaa dijo:

    Gracias por compartir este blog, no solo gusta, sino que comparando con La preciosa Toráh, se encuentra muchas cosas q tienen sentido comun, muchas gracias , El Eterno t bendiga, por ayudar a abrir el entendimiiento de tantas cosas, q ahora encajan como in engranaje perfecto con las ADVERTENCIAS que El Padre Eterno nos avisa desde el Principio=Bereshit, saludos desde Perú

    • Hola, Nora:

      Gracias por visitar mi blog. Me alegra mucho ver que lo que estoy publicando os resulta interesante. Y agradezco los mensajes de felicitación ya que son los que compensan el duro trabajo de muchos días, de muchos años, y que al final se puede comprobar que todos esos esfuerzos habían merecido la pena.

      Intento explicar con palabras sencillas lo que no es tan fácil de explicar, pero sí de entender, y las palabras a veces no son suficientes.

      Un saludo muy cordial desde Madrid.

      מזל טוב – Mazel Tov (buena suerte)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *