Nanshé, diosa sumeria de los sueños

“1-9 Hay una ciudad cuyos poderes son evidentes.

Nina es la ciudad cuyos poderes son evidentes.

La ciudad santa es la ciudad cuyos poderes son evidentes.

La montaña que se eleva del agua es la ciudad cuyos poderes son evidentes.

Su luz se eleva sobre el templo; su destino está determinado.

Hay perfección en la ciudad; los ritos de la madre Nanshé (hija de Enki) se realizan en consecuencia.”

(Tablilla de arcilla sumeria, años: 3500-2000 a.C.)

Reproducción de la biblioteca del rey Asurbanipal en Nínive (Irak)

A mediados de siglo XIX un grupo de arqueólogos descubrió el asentamiento de la antigua Nínive, capital de Asiria, hasta entonces sólo conocida gracias a las citas, y referencias, del Antiguo Testamento, y se encontraron con las ruinas del palacio de Asurbanipal (rey asirio, 687-627 a.C.) y dentro del mismo se hallaba una biblioteca con alrededor de veinticinco mil tablillas de arcilla, rollos, cilindros, y mosaicos, inscritos en cuneiforme (pictogramas), primera lengua conocida usada por el pueblo sumerio (años 3500-2000 a.C.) en la antigua Mesopotamia (Irak), zona en la que después se instalaron otras civilizaciones. El historiador, astrónomo, sacerdote, astrólogo y mago, llamado Beroso el Caldeo (Babilonia, siglo IV a.C.) escribió en su “Babiloniaka” (Historia de Babilonia) la historia y mitología de ese primer pueblo conocido inventor de la rueda, y de la escritura, entre otros inventos menores. Beroso el Caldeo indica en sus escritos que los sumerios eran una raza de extranjeros con cabezas negras que aparecieron en Mesopotamia hacia el año 3500 antes de Cristo, y desparecieron en el año 2000 antes de Cristo cuando las ciudades-estados sumerias, y la ciudad de Ur, fueron saqueadas por el pueblo amorreo.

Lista de reyes y ciudades sumerias antes del Diluvio Universal – (Babilonia 2000-1800 antes de C.). Museo del Louvre – París

En una de las numerosas tablillas de arcilla encontradas en la biblioteca de Asurbanipal aparece el nombre de Nanshé como primer rey sumerio de la dinastía de Lagash (ciudad-estado), nombre que aparece en diferentes tablillas y rollos, además de en las numerosas placas con las que se inauguraban edificios, zigurats, canales, etc., y en una de esas placas se puede leer: “Ur-Nanshé, rey de Lagash, hijo de Gunidu, construyó el templo de las diosas Nanshé y Apsbunda”. Los restos de este templo están actualmente en Hiba, ciudad que fué construida sobre las ruinas de la ciudad-estado de Lagash.

Museo del Louvre – París, Francia

En algunas tablillas se puede ver la figura del rey de Ur, Nanshé, además de su corte, todos ellos con las manos recogidas sobre el pecho y orando ante la diosa Nanshé, ya que este rey ordenó construir el templo principal de Sirara en la antigua ciudad de Nina. Y en estos mismos rollos aparecen los relieves, y textos, de todos los dioses sumerios con una mitología muy extensa y en la que seguramente se inspiraron el resto de civilizaciones antiguas debido a la similitud con algunos de sus dioses, y trayectorias vitales. El rey Nanshé aparece en algunas inscripciones como rey de Ur-Nanshé, cuyo nombre traducen como: “león”, o “perro guardián”, y la diosa sumeria Inana aparece como la guardiana del templo de la diosa Nanshé.

Reproducción por ordenador de la ciudad sumeria de Ur (Irak)

Y entre todos los dioses destaca Nanshé, (Nanse y Nazi), como diosa de la justicia, la fertilidad, la profecía, la pesca, la resurrección de los muertos, y la interpretación de los sueños, y concede este poder a los sacerdote de los templos. Y se especifica que ella era también capaz de profetizar el futuro de los dioses, además del de los seres humanos. Según consta en las tablillas de arcilla había un mensajero de los dioses llamado Zaqar que llevaba mensajes a los hombres a través de los sueños que interpretaba Nanshé. La diosa también tenía una conexión especial con el mundo de los muertos, y cada año bajaba al mundo subterráneo y participaba como juez de los actos en la tierra de cada uno de los fallecidos.  

Figuras sumerias orando en el templo de Abu-Tell-Asmar, en Irak (años 2700-2500 a.C.)

Nanshé era hija de Ninhursag, (diosa madre de la tierra) y de Enki (dios de la magia, la sabiduría y el agua), y su hija estaba considerada como una diosa menor, sin embargo tenía múltiples funciones y por ello era muy venerada en las ciudades-estado sumerias. Nanshé también tenía cierto poder sobre las aguas, como su padre, Enki, y protegía a los seres vivos, pescadores, navegantes, y animales, en el Golfo Pérsico. Su fama era tal que traspasó las fronteras de la antigua Mesopotamia en el año 3000 antes de C., al conseguir el poder sobre el santuario flotante de su padre, con lo cual ella debía garantizar que los envíos de pescado llegaran a salvo al continente. Nanshé también era la diosa de la adivinación, y la profecía. La diosa protegía a las viudas, y ayudaba a los huérfanos. Tenía también mucho poder sobre otros dioses menores con el fin de mantener el equilibrio social que le había encargado Enki, su padre. Y al tener poderes sobre la oneiromancia (interpretación de los sueños) prefirió repartir ese talento entre los sacerdotes de los templos para que también pudieran interpretarlos para sus feligreses, pero después de realizar varios rituales relacionados con el final de la vida y la resurrección.

Relieve de Nanshé con el pelícano y el pez – British Museum, Londres

Esta habilidad de interpretar los sueños concedido por la diosa es la que abre la psique durante el sueño del durmiente, y ayuda a los sacerdotes a comprender, y a interpretar, correctamente los símbolos y las situaciones de los consultantes. También era la diosa de los pesos y las medidas ya que ayudó a que éstos fueran precisos y fiables, y unificó por todas las ciudades-estado sumerias este sistema que no tardaron en adoptar los comerciantes y pescadores. Nanshé tenía una fuerte conexión con la vida silvestre, y muy especialmente con las aves, y los peces, y por lo tanto hay muchos himnos, y oraciones, dedicados a ella.

Reproducción por ordenador de zigurat, templo dedicado al estudio de la astronomía y a los dioses

En las tablillas de arcilla en las que se encuentra representada la diosa se la puede ver junto con los dos símbolos principales que la distinguen del resto de dioses sumerios, y que son el pelícano y el pez, y que posteriormente pasaron a formar parte de las tradiciones hebreas, así como de los primeros cristianos. Nanshé aparece rodeada de un gran pez, ya que es la diosa de las aguas y protectora de los pescadores, y con un pelícano, que representa al hogar y la protección a la familia.

.”10-19. Nanshé, la dama de los preciosos poderes divinos, ahora regresará.

Ella es la madre es la levadura para hacer la cerveza.

Nanshé es la causa de grandes cosas: su presencia hace que los graneros de la tierra,

Sigan aumentando, y que la miel sea mas dulce.

Gracias a ella, están los manantiales con agua que fluye constantemente;

Debido a Nanshé, las cestas que contienen los tesoros de la Tierra,

Cubren el suelo como el cieno del río.

20-31 Ella está preocupada por el huérfano y por la viuda.

Ella no olvida al hombre que ayuda a otros.

Ella es una madre para el huérfano……”

Pequeño relieve de Nanshé bailando entre dos dioses

Nanshé estaba especialmente preocupada por el destino de los refugiados que huían de las regiones devastadas por las guerras, y todos ellos encontraron refugio en el templo principal de la diosa, en Sirara, y en la ciudad de Nina dentro de la ciudad-estado de Lagash. El mismo himno también describe esos cuidados que ofrece la diosa. Nanshé cuida de los olvidados, de los pobres, de los solitarios y de los que han sido privados de sus derechos.

” (124).Quien busca justicia para los más pobres.

La reina Nanshé trae al refugiado hasta su regazo.

Y ella encuentra refugio a los débiles”.

El sueño de Gudea

Cilindros de terracota del gobernador Gudea (año 2120 a.C.). Templo de Ninurta. (Museo del Louvre, París, Francia)

En uno de los textos encontrados en los cilindros, el mismo gobernador Gudea escribió un sueño que había tenido cuando recibió la visita del dios de la ciudad de Lagash, Ningirsu (más tarde conocido como Ninurta), el cual le pidió que construyera un templo para recibir a sus feligreses. La visión del sueño se explica como si los acontecimientos tuvieran lugar en su vida de vigilia, y se interpreta el sueño con los comentarios de algunos historiadores especialistas en Sumeria:

Estatua del gobernador Gudea – (Museo del Louvre, París, Francia)

“En el sueño, Gudea vio a un hombre de gran estatura con una corona divina en su cabeza, las alas de un pájaro con cabeza de león y una “ola de agua” como la parte inferior de su cuerpo; los leones estaban agachados a su derecha e izquierda. Este hombre enorme ordenó a Gudea que construyera su templo, pero éste no pudo comprender el significado de sus palabras. El día se rompió, en el sueño, y apareció una mujer sosteniendo un lápiz dorado y estudiando una tablilla de arcilla en la que se representaba el cielo estrellado. Entonces apareció un “héroe” sosteniendo una tableta de lapislázuli en la que dibujaba el plano de una casa; también colocó ladrillos en un molde que estaba frente a Gudea junto con una canasta de transporte. Al mismo tiempo, un burro estaba dando coces con impaciencia en el suelo”.

Gobernador Gudea. Estatua del siglo XXII a.C. (Museo del Louvre, París, Francia) 

Como el significado del sueño no estaba claro para él, Gudea decidió consultar a la diosa Nanshé, quien interpretaba sueños para los dioses, y también para los hombres. Pero Nanshé vivía en una zona de la ciudad-estado de Lagash llamada Nina, a la cual se tenía acceso navegando por el canal. Por lo tanto, Gudea viajó hasta la misma en barca, asegurándose de detenerse en varios santuarios importantes en el camino para ofrecer sacrificios, y oraciones, a sus deidades con el fin de obtener sus apoyos. Finalmente la barca llegó al muelle de Nina, y Gudea entró en la corte del templo donde hizo sacrificios, derramó libaciones y ofreció oraciones. Luego le contó su sueño a la diosa, y Nanshé lo interpretó para él punto por punto, como sigue:

“El hombre de gran estatura es mi hermano Ningirsu, quien te ordenó que construyeras el templo de Eninnu. La ruptura del día en el horizonte: ese es Ningishzida, el dios personal de Gudea, que se eleva como el sol. La mujer sosteniendo un lápiz de oro y estudiando una tablilla de arcilla en la que se representaba el cielo estrellado, es decir, Nisaba (la diosa de la escritura y la deidad patrona de la ciencia), quien te ordena construir la casa de acuerdo con las “estrellas sagradas del cielo”. El héroe sosteniendo una tableta de lapislázuli: ese es el arquitecto dios Nindub dibujando el plano del templo. La cesta de transporte, y el molde de ladrillo en el que se colocó “el ladrillo del destino”, representan los ladrillos para el templo de Eninnu. El burro golpeando el suelo con impaciencia, ese es, por supuesto, el propio Gudea, tu mismo, que está impaciente por llevar a cabo su tarea”. (Tabs.: 138-139)

Devoto en templo sumerio – (Museo del Louvre, París, Francia)

El gobernador Gudea se despertó de su sueño y, después de la oración y el sacrificio, agradeciendo a Nanshé, informó la visión de su sueño a su pueblo y le pidió su apoyo. Su pueblo respondió con gran entusiasmo, y el poema que detalla la visión, y la interpretación del sueño, termina con la construcción del templo de Ningirsu en Larsa.

El poder e influencia de Nanshé eran muy grandes porque también estaba relacionada con el dios de la justicia Utu-Samash representado por el Sol. Así como el Sol veía todas las cosas en la tierra mientras cruzaba el cielo, también lo hacía ella, y además podía bajar al mundo subterráneo, y esa habilidad le facilitaba el contacto con los hombres y escuchar sus peticiones directamente, algo que solo podían hacer los considerados dioses menores. Sin embargo, esta diosa y sus templos eran tan populares que una vez desaparecida la civilización sumeria, el resto de civilizaciones, acadia, babilonia, etc., siguieron venerándola hasta la llegada de los primeros cristianos, y que también la adoptaron para su nueva religión, además de sus símbolos, el pez y el pelícano, que fueron añadidos a sus nuevos templos en esa zona de Mesopotamia.

Estatua de Utu-Shamash, dios supremo de Ur (Irak). (Museo del Louvre, París, Francia)

El primer día del año nuevo sumerio se celebraba un gran festival en el templo Sirara dedicado a la diosa al que asistían feligreses de todo el país. Primero se purificarían siguiendo un ritual, y luego se les arrojaba al río, y si si sobrevivían, entonces eran inocentes. Los visitantes que deseaban una audiencia con Nanshé para resolver una disputa legal, u obtener una visión de su futuro, tenían que someterse a los rituales de purificación (Ordalía) antes de entrar en el complejo del templo. No está claro si todos los visitantes que asistieron al festival tuvieron que hacer lo mismo, pero lo más probable es que no lo hicieran. Sin embargo, aquellos que vinieron pidiendo una visión del futuro, o una interpretación de sueños, tenían que ser puros de corazón para que Nanshé los recibiera y, sin duda, tendrían que demostrar que no tenían pecados sobre sus conciencias. El destinatario más famoso de la benevolencia de Nanshé fue el gobernador de Lagash, Gudea, que no necesitó someterse a las pruebas debido a la gran devoción que profesaba a los dioses y a seguir ciegamente su voluntad.

Sacerdote de templo sumerio – (Metropolitan Museum of Art, NY, USA)

Durante el tiempo del gobernador Gudea (2144 – 2124 aC), se escribieron muchos himnos dedicados a Nanshé y ésta aparecía en una posición muy destacada en el panteón de los dioses. Ella era la diosa venerada para establecer la justicia social. Había otros dioses que parecían estar bajo el mando de Nanshé. Hendursag y Haia eran sus asistentes. Nisaba era descrita como la hermana que teniendo una graduación más alta en el panteón de los dioses, era su escriba principal.

Manteniendo una graduación más alta en el panteón de los dioses, Nanshé podía compartir las mismas tareas que Utu, el dios tradicional de la justicia. Ella se sentaba en los tronos sagrados con los otros dioses mayores, y estaba considerada por ellos como diosa de la protección. En algunos pasajes podemos leer que Ninurta, el poderoso dios de la guerra, recurre a ella en busca de consejo.

Dios sumerio – (British Museum, Londres)

Muchos sumerios se preguntaban ya por entonces por qué Nanshé era tan popular y querida, ya que era la protectora de los débiles, entre otras muchas virtudes, y los poderosos no se ocupaban de estos débiles a los que dejaban a su suerte. Y llegaron a la conclusión de que por mucho que hiciera la diosa para proteger a los débiles, no tardarían los espíritus malignos (demonios) en salir a acabar con estos protegidos, por eso lo mas recomendable, según los sacerdotes de los templos, y si querían librarse de la influencia maligna de los demonios, era confiar ciegamente en la diosa Nanshé y llenar sus templos con oraciones, regalos, himnos y canciones, y esperar a que el poder de la diosa prevaleciera sobre las maldades y las fuerzas de la oscuridad y la desesperación. Y la mejor manera de conseguirlo era adoptar los valores que ella predicaba, y después, cuando ya hubiera pasado el peligro, les encomendaba difundir la doctrina de la diosa al resto de poblaciones.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

Bibliografía:

-“Sumer”, A. Parrot (1960)

-“History begins at Sumer” . Samuel Noah Kramer

-“Sumerian Mythology: Study of Spiritual and Literary Achievement in the Third Millennium B.C, Samuel Noah Kramer

-“Dictionary of Ancient Mythology”. G. Leick

-“The Nanshe Hymns” (Estudios Cuneiformes, vol. 33:2). W. Heimple

-“Babiloniaka”. Beroso el Caldeo

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *