Taseomancia (adivinación con hojas de té, café y vino)

La taseomancia, tasomancia, o taseografía, es un método de adivinación en el que se usan los posos de las hojas del té, del café molido, o de los sedimentos del vino. La etimología de la palabra taseomancia, o tasología, viene del francés: “tasse”, taza, que, a su vez se deriva de la palabra árabe: “tassas”, y del griego: mancia (adivinación).

Los primeros indicios que se tienen del arte de la taseomancia se remontan a la Edad Media ya que los magos, y adivinos, occidentales, desarrollaban las lecturas de futuro interpretando los símbolos, o formas, que iban apareciendo en las gotas de cera de las velas cuando ardían. Esta técnica dio paso a la lectura de las hojas del té, del café, y de los sedimentos del vino hacia el siglo XVII, al poco de que los comerciantes con Oriente introdujeran el té en Europa en sus rutas comerciales desde China. El origen de esta mancia se cree que viene de Japón, y luego de China, países en los cuales utilizaban todo un ritual muy ceremonioso, y con mucha más frecuencia que ningún otro método de adivinación del futuro puesto que este sistema de adivinación se puede dividir en horas, días, o meses, lo cual le convirtió en un método muy popular en esa sociedad y, posteriormente, en Occidente.

La tradición que llegó de Oriente, junto con todo tipo de hierbas y especias, mantiene que leer las hojas del té, o del café, o del vino, es una forma de explorar el alma del consultante ya que esas hojas forman una historia, y una energía, además de signos y símbolos, que ayudarán a conocerse a uno mismo mucho mejor, y le guiarán a la hora de buscar consejo. Esta práctica podría estar relacionada con el deseo humano de la comprensión de sí mismo. Esta técnica estaba considerada como un análisis psicológico que creció de forma rápida en Europa, aunque la taseomancia se consideraba, también, como un juego de salón. No se trataba de hacer magia, sino tener una herramienta para aprovechar las habilidades del consultante, o para reconocer sus emociones, y por lo tanto, enfrentarse a ellas. La taseomancia también está considerada como una forma de meditación, así para conocer mejor el subconsciente de cada uno. Hay toda una filosofía acerca de estas artes adivinatorias relacionadas con el simbolismo y la forma que tiene de reaccionar el consciente, ya que los símbolos empleados en la taseomancia estimulan la imaginación a la hora de crear interpretaciones, y soluciones, individualizadas, ya que se trata de una forma saludable y relajada de escucharse a uno mismo y desarrollar, o potenciar, las capacidades psíquicas de cada uno.

Como leer las hojas de té, o posos de café, o sedimentos del vino

El procedimiento es sencillo y se puede hacer para los amigos, pero nunca para uno mismo, sino que otra persona debe leer nuestras hojas por nosotros. El proceso a seguir es el siguiente:

1. Una taza de tamaño mediano, pero de boca ancha, con mango, de color blanco, si se hace como un pasatiempo, o como diversión, y una taza con dibujos del zodíaco, o cualquier otro signo, si la lectura la hacen los profesionales.

2. Elegid un buen té de hoja (no de bolsitas), evitando que sean tés demasiado baratos porque tienen mucho polvo y ramas. Hervid el agua para el té, a como estéis acostumbrados a hacer, y después, hay que añadir las hojas de té a la tetera de agua hirviendo dejándolo reposar unos minutos, y servid esa infusión en una taza, pero sin pasar el líquido por el colador, permitiendo que las hojas caigan, junto con el líquido, dentro de la taza.

3. Una vez se haya servido el té, el consultante debe tomar la taza con las dos manos y concentrarse bien en lo que va a preguntar, pero sin distraerse con nada, sino centrando sus pregunta, o preguntas, en el líquido caliente que tiene en la taza. Es un proceso de meditación muy corto, o lo que el consultante considere oportuno, pero es importante que se concentre bien en sus preguntas.

4. Una vez que el consultante se haya concentrado lo suficiente, y el té se haya enfriado un poco, entonces el consultante puede empezar a beberlo. Es importante que el consultante beba despacio y esté bien concentrado en lo que va a preguntar. Lo más recomendable sería que el consultante vaciara la mente de todo tipo de pensamientos, excepto las preguntas que se vayan a hacer.

5. Si el consultante es diestro, tiene que beber de su taza con la mano izquierda, y si es zurdo, tiene que beber de la taza con la mano derecha. Si es ambidiestro, tiene que pasar la taza de una mano a otra entre sorbo y sorbo.

6. Una vez que el consultante haya acabado casi completamente de beber su té, debe mantener en la mente la pregunta que va a hacer, o el problema que va a consultar, intentando bloquear el resto de pensamientos. Es importante centrarse en las preguntas de una en una, y no todas a la vez. Si el consultante no consigue concentrarse en una sola pregunta, o se queda en blanco, entonces hay que dejar la lectura para otro momento.

7. El consultante debe dejar una pequeña cantidad de líquido en el fondo de la taza.

8. Con esa pequeña parte de líquido, el consultante debe mover la taza en círculos por tres veces. Las hojas de té se dispersarán en el interior de la taza, y entonces el vidente, o el intérprete, quitará el líquido sobrante volcando la taza sobre un plato. El líquido habría quedado en el plato, y en la taza estarían solamente las hojas de té adheridas a las paredes y al fondo. Y ahora es cuando podemos empezar a leer.

9. El intérprete, o adivino, tomará la taza con la mano, y empezará a identificar los símbolos, o formas, que haya dentro de ella, y tomará nota aparte, o irá dando su interpretación verbalmente, pero siempre dependiendo de la experiencia del intérprete. Las interpretaciones que se hacen de los símbolos pueden variar de un lector a otro, pero siempre teniendo en cuenta que cada persona es un mundo y que su manera de pensar, y de vivir, es totalmente diferente a la de los demás, lo cual significa que, como todas las lecturas en general, aunque los símbolos que aparezcan sean iguales, o parecidos, a otras lecturas, hay que tener muy en cuenta la personalidad y el estado de humor del consultante, su edad, y su actitud, con el fin de ayudarle a aclarar las dudas que pudiera tener y que, según la tradición, saldrían del subconsciente del consultante y se reflejarían en los posos del té, o del café, o del vino.

10. Aunque de un vidente, o intérprete, a otro haya diferencias a la hora de interpretar los símbolos, hay que tener en cuenta la pregunta que ha hecho el consultante, así como lo que le preocupa, y que varía de un consultante a otro, por eso las respuestas del adivino nunca pueden ser iguales, sino que tienen que responder a las preguntas que les hayan hecho.

11. Es conveniente que la taza que usemos sea blanca para los aficionados, y que tenga mango, porque es el punto de partida, es la “casa”, desde donde todo sale, o todo vuelve. El mango también representa al consultante. En la taza blanca el vidente debe trazar la línea imaginaria de un reloj con las doce horas, pero partiendo de ese mango y como si estuviéramos mirando la esfera de un reloj. Los profesionales usan tazas con los símbolos ya dibujados, pero no es aconsejable que lo hagan los principiantes porque si no se domina bien la técnica, los dibujos pueden llegar a confundir más al aficionado, o aprendiz. En cuantos menos signos, o dibujos, tenga el principiante en la taza, más fácil le resultará interpretar las hojas de te, o símbolos, que aparezcan en la lectura.

12. Suponiendo que estemos usando una taza blanca, sin dibujos ya en ella, el vidente, o intérprete, debe dibujar mentalment tres secciones de igual tamaño dentro de la taza (además de la esfera del reloj).

– Zona alta de la taza = por encima del té vertido en la taza y hasta el borde de la misma = presente, e inmediato.

– Zona media de la taza = la franja que hay entre la zona alta y la zona baja, o fondo = futuro próximo/no más de dos semanas + influencias externas.

– Zona baja de la taza= la franja que hay entre la zona media y el círculo de la base, o fondo, de la taza = respuesta final, o conclusión a la pregunta del consultante.

En estas tres partes en que hemos dividido la taza podrían aparecer burbujas, ramitas, o gotas, y habría que anotar, en una libreta aparte, todos los símbolos, o signos, que han quedado pegados a las paredes y al fondo de la taza, y tenerlos muy en cuenta en la lectura. Es importante tener mucha paciencia y tomarse un tiempo.

Normalmente las formas hechas con las hojas de té que asocie el intérprete a una letra se refieren a nombres, tanto de personas, como de cosas, o sitios. Pero, al lado de esa letra habrá otro signo que puede darnos una idea más clara de lo que significa la letra. Es importante anotar, o interpretar, todos los signos por el mismo orden en el que el vidente los vaya descubriendo.


La interpretación de las hojas de té es un ejercicio magnífico de concentración, tanto para el consultante como para el intérprete. Es una especie de ritual donde nada ni nadie debe interrumpir la ceremonia que puede durar todo el tiempo que se quiera seguir investigando en el subconsciente, tanto el consultante, como el intérprete. Para leer uno mismo las hojas de té hay que mantener la mente muy fría y no dejarse llevar por las emociones porque, de lo contrario, la interpretación no sería acertada.

Los símbolos más comunes que aparecen en el fondo, y las paredes de la taza, se pueden ver con facilidad: una letra, un corazón, un anillo, o también, una serpiente (se interpreta como enemistad, o falsedad), una espada (buena fortuna a través del trabajo duro), una montaña (viaje y obstáculo), una casa (modificar algo, y éxito). También hay que tener en cuenta que cuando las hojas pierden la humedad podrían caer al fondo de la taza, lo cual no nos permitiría leer los símbolos, por eso mismo, un profesional tardará unos minutos en hacer una buena interpretación, sin embargo, un principiante, o aficionado, si lo considera un juego de distracción, lo más recomendable es que no trate de interpretar nada, sino que se limite a anotar en una hoja aparte los símbolos que cree ver en la taza, y luego, con calma, hacer una interpretación sobre las notas que ha tomado dejando que las hojas de té se vayan secando, y cayendo al fondo de la taza. También pueden aparecer símbolos con números o diseños geométricos, o líneas rectas, u onduladas, o formas de animales, u objetos. La variedad de símbolos es infinita y las combinaciones que se pueden hacer a la hora de interpretar también son muy grandes.

Es importante que el intérprete, o adivino, escuche a su instinto porque será el que pueda interpretar antes, y mejor, los símbolos que vayan apareciendo. Es recomendable dejarse llevar por la primera impresión que nos cause una u otra figura, o símbolo. Hay que tener en cuenta que en cuanto más grueso, o fácil de leer, sea el símbolo, más fuerte será el impacto, o la influencia, en la vida del consultante.

Es necesario tener un punto de partida en la taza con el propósito de hacer hincapié en los eventos que se están acercando, pero que todavía están muy lejos del consultante (el mango). Las hojas que están cerca del borde de la taza denotan cosas que van a ocurrir muy rápidamente; las hojas que están directamente debajo del mango (el consultante) se refieren a los acontecimientos actuales, e inmediatos; aquellas hojas que estén adheridas los lados de la copa sugieren acontecimientos más distantes; mientras que las hojas que están en la parte inferior, o más baja de la taza, se refieren a acontecimientos en un futuro lejano. Este método para calcular el tiempo aproximado en el que ocurrirán los acontecimientos, y siguiendo las agujas del reloj imaginario que el vidente ha trazado en la taza, junto con su intuición, hacen posible dar al consultante una idea de cuándo se espera que ocurrirá algún evento.

Para aquellos que deseen utilizar el plato como un medio más de adivinación, las siguientes sugerencias serán útiles. El ritual para leer las hojas del plato empieza igual que el del té, solo que el vidente, o intérprete, vuelca los posos, y un fondo de líquido, sobre un plato, y lo mueve de un lado a otro con cuidado, por tres veces. Las hojas irán quedándose adheridas a los círculos naturales del plato, y se interpreta como que el círculo redondo interior representa la casa, o si el consultante está fuera de casa, representa la morada actual donde se encuentra, y los eventos cercanos aparecerán cerca de la mano que sujeta el plato. El círculo más distante de la mano, indica las cosas más lejadas y que no son de esperar durante un tiempo. El círculo exterior, y el borde, indican las cosas que están en el futuro más lejano. Los símbolos se leen de igual forma, tanto si la lectura se hace en la taza, como en el plato.

Estas son las interpretaciones más comunes que se hacen de los símbolos o signos, aunque, tal y como digo más arriba, la interpretación puede variar dependiendo del consultante y de las preguntas que haya efectuado al intérprete, o adivino:

Letra A

– Aguila = honor – riquezas – cambio de residencia

– Aguja = la mala suerte – la costura – tejido – labores con tejidos – lanas

– Anillo = matrimonio – Si hay una letra cerca indica el nombre del futuro cónyuge – Si hay nubes cerca = matrimonio infeliz – Si todo está claro = matrimonio feliz

– Araña = el dinero entra en la vida del consultante

– Arbol = éxito – prosperidad – felicidad – vida social intensa

– Arma = discordia y calumnias

– Arpa = amor – armonía – creatividad

– Aves = ascensión – buenas noticias – en cabeza

Letra B

– Ballena = buena suerte

– Bandera = gran logro – éxito a través del esfuerzo

– Barco = un buen viaje – amigos que visitan

– Bebé = algo nuevo – noticias – embarazo

– Brújula = viajes por negocios o trabajo

– Búho = mal presagio – enfermedad – pobreza – precaución en todo – engaño – traición – escándalos – chismes – rumores

– Buitre = enemigos antiguos y nuevos

– Burro = un legado – herencia – dinero esperado

Letra C

– Caballo = deseos cumplidos – viajes de negocios prósperos – buenas noticias

– Cabeza de caballo = amante nuevo

– Cabra = cuidado con los enemigos

– Cadena = matrimonio precoz – compromiso – boda – eslabón en cadena – Si está rota = problemas en el matrimonio

– Camello = una carga – tener paciencia

– Camino = oportunidades

Canguro = un rival en los negocios o el amor.

– Casa = éxito

– Castillo = fortuna inesperada – herencia – legado

– Catedral = prosperidad

– Cerdo = buena suerte mezclada con mala suerte – amante fiel – amigos envidiosos

– Cerradura – obstáculos si está cerrada – novedades – Información, si está abierta.

– Círculo(s) = dinero o regalos – éxito – terminación de un ciclo

– Cisne = buena suerte – un matrimonio feliz

– Clavo = injusticias

– Conejo = conquista – éxito en ciudad diferente

– Copa = recompensa

– Corazón = amor – confianza – compasión

– Corona = éxito y honores

– Cruz = problemas – protección – sacrificio

– Cuadrados = comodidad – paz

– Cuerpos celestes (sol, luna, estrellas) = felicidad y éxito

– Cuervo = decepción en amor – divorcio – fracaso en negocios – enfermedad

Letra D

– Daga = advertencia – peligro

– Dragón = grandes y repentinos cambios

Letra E

– Edificio = una retirada

– Elefante = buena suerte – buena salud

– Escopeta = discordia y enfrentamiento

– Espada = controversia – peleas de enamorados

– Espada rota = victoria de un enemigo

– Estrella = buena suerte – riquezas – honores

Letra F

– Faisán = un legado

– Figuras torcidas = disputas familiares, o de negocios

– Figuras humanas = amor en el matrimonio – armonía en general

– Flores = felicidad – buena fortuna – éxito – matrimonio feliz

Letra G

– Gallina = aumento de la riqueza – aumento de la familia

– Ganado = prosperidad

– Gato = engaño – falsos amigos – dificultades derivadas de un traición

– Gusano (s) = enemigos secretos

Letra H

– Hacha = dificultades – Si está en la franja de arriba = las dificultades se superan

– Halcón = celos

– Herradura = buena suerte – magnetismo – atracción – suerte en matrimonio y en negocios – viajes

– Hombre = visitante – Con el brazo extendido: trae regalos

– Huevo (s) = creación – nuevos comienzos

– Hurón = enemigos activos

Letra L

– León = amigos influyentes – fuerza

– Leopardo = emigrar – abandonar lugar de origen – éxito posterior

– Letras = si son cuadradas: noticias. Si son iniciales: nombres

– Liebre = un largo viaje – o el regreso de un amigo ausente – un matrimonio rápido – buena suerte para aquellos que son solteros

Lince = peligro de divorcio – rotura de compromiso.

– Líneas = desplazamientos – viajes . Si son onduladas: desplazamientos molestos – pérdidas en los mismos.

– Líneas = si son curvas: evitar acciones compulsivas – efecto rápido – camino incierto

– Línea recta: un viaje muy agradable – progreso – paz – felicidad – larga vida

– Líneas onduladas: si son largas denotan pérdidas y disgustos.

– Lobo = intrigas y celos

– Luna (media luna) = prosperidad y fortuna

Letra M

– Madera (troncos, pedazos) = éxito en los negocios

– Mano (s) = si está abierta significa amistad. Si está cerrada indica una explicación – señala algo

– Manzana = fertilidad – equipo – logro

– Mariposa = éxito – placer – transformación

– Martillo = el trabajo duro es necesario – triunfo sobre la adversidad

– Máscara(s) = algo oculto – posible engaño o trampa

– Molino de viento = el éxito en una empresa arriesgada.

– Moneda (s) = cambio en situación financiera

– Mono = el consultante será engañado en el área sentimental

– Montaña = obstáculos en áreas específicas – enemigos poderosos

– Motor (de coche) = se acerca la riqueza – visitas de amigos – amigos poderosos

Letra N

– Nube(s) = dudas – necesidad de claridad – problemas serios

– Nudo(s) = preocupaciones – estrés

– Número(s) = depende del resto de símbolos y de la pregunta del consultante

Letra O

– Oveja(s) = éxito – prosperidad

Letra P

– Palmera = buena suerte – éxito en cualquier empresa/negocio – matrimonio rápido

– Paloma = buenas noticias – símbolo de la buena suerte – prosperidad y cariño – felicidad doméstica

– Paraguas = molestias – problemas

– Pato (s) = dinero inesperado que llega

– Pavo real = éxito en compras de propieades – matrimonio feliz

– Payaso = peligro

– Pera = mejora posición social – éxito en negocios – marido/esposa ricos – riqueza en general

– Perro(s) = amigos fieles – Si aparece en la parte media de la taza = amigos poco fiables – En la parte inferior de la taza = enemigos secretos

– Pescado = buenas noticias desde el extranjero – emigración

– Pistola/revólver = desastre

– Puente = decisiones necesarias – viajes favorables.

– Puerta = Abierta = apertura a algo nuevo – Cerrada = problemas antiguos que vuelven.

– Pulpo = cierto peligro – precaución

 

Letra R

– Rana = éxito en el amor y en el comercio

– Rata = sirvientes traidores – pérdidas debido a los enemigos

– Ratón = robo – estafa

– Reloj = éxito en los negocios – mejora en la salud – tomar decisiones – la creación

– Reptil = peleas – discusiones

– Roble = salud – larga vida – árbol de la vida – negocio rentable – matrimonio feliz

– Rosa = buena suerte – buena fortuna – felicidad

– Rueda = herencia

Letra S

– Sapo = enemigos inesperados – engaño

– Seta = separación de amantes después de crisis – frustración

– Serpiente(s) = enemigos rencorosos – venganzas – precaución – prudencia

– Silla = invitado

– Sombrero = conciencia – cabeza – éxito

Letra T

– Tiburón = peligro

– Tijeras = peleas – separación – enfermedad

– Toro = difamación – enemigos

– Trébol = buena suerte – felicidad – prosperidad

– Triángulo(s) = símbolos de buena suerte – legados inesperados

– Tridente = éxito – honores

Letra U

– Unicornio = escándalo

Letra V

– Vela(s) = luz sagrada – llama de creación – inspiración – espiritualidad – ayudar a los demás.

Letra Y

– Yate = placer – felicidad

Letra Z

– Zorro = traición por un amigo de confianza.

De esta manera las hojas de té pueden ser consultados una vez al día, y muchos de los acontecimientos menores de la vida pueden ser previstos con bastante exactitud, pero siempre de acuerdo a la habilidad del vidente, o intérprete, para distinguir los símbolos, y tener la intuición necesaria para hacer una lectura correcta.

En todas las lecturas de futuro hay que tener muy en cuenta que cada persona lleva en sí misma su propio destino, y tanto su presente, como su futuro, estarán intrínsecamente relacionados con su pasado, es decir: nada ocurre por casualidad, sino que los resultados finales serán las causas de las acciones del pasado de cada uno, así como de las circunstancias (Providencia) del momento en su entorno, todo lo cual empujará a cada persona hacia una decisión, u otra, de acuerdo a la situación, y a su actitud, del momento. Esto nos lleva a que todo lo que hagamos en el presente es lo que irá tejiendo, o formando, nuestro futuro, además de los imprevistos de cada momento.

Los signos de buena y mala suerte en una taza de té, deben ser equilibrados uno contra el otro, y en este sentido podemos decir que los símbolos que se distinguen claramente por sí mismos, son de más importancia que los que tienen cierta dificultad para ser distinguidos entre masas de nubes, o de hojas sin forma. Cuando estas nubes oscuras, y si rodean un signo de buena suerte, éste se debilita y pierde bastante fuerza.

La lectura de los posos del café

En la ciencia de la taseomancia también está incluída las lectura de los posos del café, especialmente si se trata de café turco, debido a la gran cantidad de posos que desprende. Una vez que el consultante haya bebido su café, debe dejar un fondo del mismo sin beber, y moverlo en círculos con la mano derecha si es zurdo, y con la mano izquierda, si es diestro, por tres veces, antes de entregar la taza, al adivino, o intérprete. También se pueden usar otros tipos de café que dejen los posos suficientes como para poder llevar a cabo una buena lectura. La técnica que usaría el intérprete, o adivino, es la misma que para la lectura de las hojas de té, y la división de las tazas en espacios diferentes, así como la esfera imaginaria del reloj, también es la misma. La única diferencia del café con el té, es que el primero, una vez bebido casi todo el líquido por el consultante, se debe dejar reposar el café restante en el fondo de la taza durante un rato, y después, sería el adivino el que quitaría el agua sobrante de la taza volcándola sobre un plato, y dejando solamente los posos del café que estén pegados a las paredes, y al fondo de la taza, tal y como hemos hecho con las hojas del té. En estas mancias también está incluída la lectura de los sedimentos del vino utilizando la misma técnica que la lectura de los posos del café.

Así como en las lecturas de las hojas de té hay pocas variaciones en el ritual de lectura, y apenas unas pocas en la interpretación de los símbolos, en las lecturas del café y del vino hay variaciones dependiendo de los países donde se lleven a cabo. Algunas tradiciones interpretan la copa de vino dividida en dos mitades, y consideran que los símbolos que aparecen en la parte inferior son mensajes relacionados del pasado, y los símbolos, o signos, que aparecen en la mitad superior de la copa son mensajes relacionados con el futuro. En las tazas de café, especialmente en el centro de Europa, también se usa esa técnica de lectura. En Oriente y en Turquía trazan una línea imaginaria dentro de la copa, o de la taza, e interpretan la parte de arriba como “si”, y la de abajo como “no”. O los símbolos de la izquierda de la taza, o copa, son negativos, y los de la derecha los interpretan como positivos.

Estas técnicas, como todas las mancias en general, requieren de mucha paciencia y constancia hasta desarrollar la intuición necesaria en el vidente, o intérprete, como para entender a primera vista los símbolos que han aparecido en la lectura, y poder hacer una interpretación correcta. Si se considera un juego de mesa como distracción, es importante tener en cuenta que hay gente muy influenciable, además de vulnerable, lo cual significa que hay que ser muy prudente a la hora de hacer interpretaciones, tanto si son muy positivas, como si no lo son.

María de Gracia

https://www.lecturatarot.com/blog/

https://www.lecturatarot.com/

www.mariadegracia.net/

www.lectura-tarot.com/

(derechos reservados-prohibida su reproducción)

 Bibliografía:

-“The Art of Turkish Coffee” – Bilkent Univ.

-“Teacup Fortune-telling” – J. Sheridan

-“Coffee Folklore, Magic and Divination” – S. Mizomuto

-“Telling Fortunes By Tea Leaves” – C. Kent

Acerca de María de Gracia

Me llamo María de Gracia, soy natural de Madrid, España, y dedico todo el tiempo que puedo a mi blog, a mis artículos, a las clases, a algunas terapias, y también a leer las cartas del Tarot de Marsella. No estoy en ninguna red social, ni en facebook, ni en ninguna otra, ya que mi trabajo en el blog, y mi familia, ocupan la mayor parte de mi tiempo. Gracias por visitar mi blog y por seguir confiando en mi trabajo. Un saludo muy cordial, María de Gracia
Esta entrada fue publicada en Mis artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *